Acreditación de calidad de 14 unidades este miércoles en el Hospital Virgen del Rocío
Acreditación de calidad de 14 unidades este miércoles en el Hospital Virgen del Rocío - JUAN JOSÉ ÚBEDA
SANIDAD

La Junta niega el desmantelamiento de la Unidad de Ortopedia Infantil del Hospital Virgen del Rocío

El PP dice que es «impresentable» la gestión de la marcha del doctor Farrington

SEVILLAActualizado:

A propuesta del Partido Popular, compareció este miércoles en la sesión plenaria celebrada en el Parlamento de Andalucía la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez Benito, a fin de informar sobre la situación de la Unidad de Referencia de Ortopedia Infantil del Hospital Virgen del Rocío, después de la dimisión en bloque de varios de sus profesionales, entre ellos el jefe de sección de esta unidad, el doctor David Farrington.

Según las palabras de la consejera durante su intervención, «es absolutamente falso que se haya producido o se vaya a producir el desmantelamiento o cierre de la unidad». Según afirmó, «es verdad que cuatro profesionales han decidido abandonar el sistema sanitario andaluz, una decisión legítima que respetamos», dijo.

«Total normalidad»

Álvarez Benito subrayó que «en el mes de septiembre la unidad ha recuperado su actividad con total normalidad, con un incremento de las citas de consultas de un 16 por ciento con respecto a las consultas del mes de septiembre del pasado año y con las mismas sesiones quirúrgicas que tuvo la unidad el pasado año por estas fechas», ofreciendo durante su intervención un mensaje de tranquilidad y confianza a las familias de los menores que son tratados en la Unidad de Ortopedia Infantil del Hospital Virgen del Rocío.

Tras su intervención, la diputada del PP por Sevilla, Patricia del Pozo Fernández denunció que hemos llegado a una dinámica en la que «no pasa nada aunque dimita en bloque el equipo médico de una unidad que es referencia nacional», dijo.

Según del Pozo, «es impresentable la gestión que se ha hecho del problema surgido en la Unidad de Ortopedia Infantil del Hospital Virgen del Rocío. Si hubieran sido más humilde hubieran evitado el desmantelamiento de esta unidad. La soberbia con la que se ha gestionado ha sido inadmisible cuando había tanto en juego». Para la portavoz popular, había otras salidas, ya que se trataba de un equipo «único en el mundo» y afirmó que «hasta cuatro opciones se pusieron encima de la mesa y a todas les dijeron que no, porque la decisión de prescindir del equipo había sido tomada mucho antes, no en julio, sino el 21 de marzo de 2017 a raíz de la dimisión del jefe de sección de Ortopedia Infantil, que dimitía de jefe de sección, pero que continuaba en la unidad, quedándose y ejerciendo la medicina privada por la tarde, después de la pública. Exactamente la misma situación que tienen en la actualidad tres coordinadores del mismo servicio de trauma» dijo.

Según declaró, «solo había dimitido de su cargo el jefe de sección, y no el equipo». Y desde la jefatura del servicio de trauma se comunicó de inmediato que dicha unidad «pasaría a depender de las unidades de adulto» que se encargarían por igual de la asistencia pediátrica y de adultos. y procedieron a la reubicación escalonada de todos los profesionales de la unidad». «Una respuesta desproporcionada que más bien parecía un castigo a los profesionales y a los pacientes que una solución sensata a la dimisión de una única persona», subrayó.

Según afirmó del Pozo, «nuestra sanidad pública está saliendo adelante exclusivamente por la responsabilidad, vocación y entrega de los magníficos profesionales que la integran». Para continuar diciendo que «se nos están yendo. Se van a la mínima que encuentran un lugar donde se les valore. Y se nos van los mejores. Aquellos en los que ustedes han invertido muchísimos recursos. Los que han llevado parcelas de nuestra sanidad a índices de excelencia inimaginables». Según la popular, «algunas personas del anterior equipo de la consejería hicieron todo lo posible para mantener la unidad, pero al final, cuando hubo que decidir entre apoyar a los profesionales en beneficio del interés de los pacientes o asumir determinadas posiciones políticas, se optó por esta segunda opción. Y creo que en el camino se quedaron algunas personas importantes en el organigrama sanitario que desde el principio quisieron apoyar a estos profesionales», dijo.

Del Pozo enumeró la profesionalidad del jefe de la unidad y su experiencia a lo largo de su trayectoria, una unidad «que atendía cada año a más de 9.000 niños y que operaba a 400 derivados de toda la comunidad y de toda España» según dijo, sin que nada «haya servido para parar esta sinrazón». «Si para retener a los mejores profesionales hay que dejarles compatibilizar con la privada cuando acaban su horario en la pública tienen que dejarlos. La legislación lo permiten. Así podrán prestar su servicio a todos los andaluces sin distinguir ninguna condición socioeconómica. De otro modo conseguirán que a los mejores profesionales solo puedan acceder las personas que tengan capacidad para ello. Fíjense que incongruencia, un sistema que expulsa a los mejores profesionales de la atención a los más débiles», concluyó.