PATRIMONIO

La Junta gasta más en vigilar San Telmo que San Isidoro del Campo

La partida para su sede fue en 2015 de 183.000 euros, la del monasterio expoliado 86.765

Monasterio de San Isidoro del Campo
Monasterio de San Isidoro del Campo - ROCÍO RUZ

El expolio de dos paños de azulejos del Monasterio de San Jerónimo, obra del ceramista del siglo XVI Niculoso Pisano, y la posterior denuncia sobre la reducida vigilancia sobre Itálica, han puesto en cuestión la seguridad del patrimonio andaluz, una incertidumbre que no palian los datos de las partidas económicas que la Junta destina a su vigilancia.

El análisis de las cantidades destinadas a seguridad de la Junta demuestra, según señala la diputada del PP por Sevilla en la Cámara autonómica Alicia Martínez, que se presta más atención a vigilar los edificios administrativos que a cuidar de nuestro patrimonio. Y ello a pesar de que, añade Martínez, la Ley de Patrimonio y el propio Estatuto de Andalucía además de otorgar a la Junta las labores de vigilancia y protección del mismo, la obliga a preservarlo para las generaciones futuras.

La diferencias entre las partidas económicas destinadas a enclaves culturales y administrativos es patente en toda la comunidad. Sólo las consejerías tienen un gasto anual para seguridad y vigilancia de 53 millones de euros, de los que apenas cuatro millones, resalta Alicia Martínez, son para la Consejería de Cultura.

En el caso concreto de Sevilla, aún sin datos sobre lo que se destina a vigilar el recinto arqueológico de Itálica, que se supone que se incluye en el convenio general sobre la gestión de este espacio, la situación se hace patente atendiendo sólo al dinero invertido en seguridad en tres enclaves: el citado monasterio de San Isidoro del Campo; el palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, y el nuevo edificio administrativo construido en la calle Picasso, cerca de Santa Justa.

San Isidoro del Campo, en el municipio de Santiponce, es un BIC (Bien de Interés Cultural) considerado como uno de los principales monumentos del gótico mudéjar. Fundado en 1301, es el enclave cisterciense más meridional de toda Europa y además de contar con un patrimonio de gran valor, tanto en lo arquitectónico como en lo artístico, con obras de ceramistas importantes como el ya citado Pisano pero también con retablos de Martínez Montañés, y es un edificio de gran importancia histórica. La partida que la Junta destinó a la seguridad de este inmueble, que tiene un horario de visitas en el que se recomienda la reserva, fue de 86.765 euros en 2015.

El antiguo palacio de San Telmo enclavado en pleno centro de Sevilla y construído en el siglo XVIII, también es un BIC pero además, este edificio cua portada es uno de los elementos más representativos del barroco, es sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. La partida para la seguridad de este enclave, al que sólo se permiten visitas concertadas, alcanza los 183.000 euros, mucho más del doble de lo que se destina a San Isidoro.

Esa cantidad aún se queda pequeña si se compara con la que la Junta ha destinado a la seguridad de su nuevo edificio administrativo de la calle Picasso, que alcanza los 501.000 euros, una cifra que supera incluso a los 446.000 euros de la partida destinada al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) de la Cartuja.

«La clave —destaca Alicia Martínez— está en ver cómo se está gastando el dinero que se destina a seguridad, porque a la vista de los últimos hechos el patrimonio no está bien protegido. No se entiende que en edificios administrativos, donde no hay afluencia de público haya arcos de seguridad y varias personas del servicio de vigilancia y en espacios de alto valor patrimonial no haya nadie o la seguridad se reduzca, lo mismo hay que replantearse a qué se destina ese dinero».

De momento, el PP anuncia que presentará una batería de preguntas al Gobierno andaluz para que de cuenta de la seguridad en patrimonio monumental y cultural de Andalucía

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios