Actualidad

El delegado del Gobierno anuncia una investigación para aclarar por qué se denegó la orden

Antonio Sanz ha asistido a la concentración de repulsa convocada en el Ayuntamiento de Sevilla por el crimen machista de Olivares

Acto presidido por el alcalde en el Ayuntamiento de Sevilla
Acto presidido por el alcalde en el Ayuntamiento de Sevilla - ABC
A.G.R. Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El asesinato de la joven de Olivares a manos de su expareja ha sido repudiado de forma unánime este lunes en las escalinatas del Ayuntamiento de Sevilla en un acto presidido por el alcalde, Juan Espadas, al que han asistido miembros de todos los demás partidos políticos, el vicepresidente de la Junta, el jefe superior de Policía y el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, entre otras muchas autoridades. En ese acto, durante el que han desplegado una pancarta con el rótulo "no murió, fue asesinada", el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha confirmado que la víctima había presentado una denuncia contra su agresor y que el juzgado competente había denegado la orden de alejamiento.

Sanz ha explicado que la Delegación del Gobierno el el grupo de Violencia de Género de la Policía abrirán ahora una investigación tanto de los hechos relacionados con el asesinato, como de los precedentes que tenía el caso, ya que "nuestro objetivo es que este tipo de cosas no sucedan más, por lo que hay que analizar donde se ha podido fallar y qué medidas se pueden tomar para que no vuelva a ocurrir". "Ahora habrá que ver por qué el juzgado denegó la orden de alejamiento", ha dicho el delegado, que también ha confirmado que a la mujer se le había ofrecido una casa de acogida por parte del Ayuntamiento y que los hijos de la pareja se encuentran actualmente en un centro de menores de la Junta, "ya que no tenían otros familiares".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios