Actualidad

El juez decreta la suspensión cautelar del cierre de La Raza, que continuará abierta

El auto asegura que la decisión del Ayuntamiento provocaría un «daño irreparable» a un negocio con más de 30 trabajadores y que la administración pública no sufre ningún quebranto si se mantiene abierto hasta el final del juicio

Pedro Sánchez-Cuerda, propietario de La Raza, en la entrada del restaurante
Pedro Sánchez-Cuerda, propietario de La Raza, en la entrada del restaurante - J.M. Serrano
Alberto García Reyes Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El Juzgado de lo Contencioso-Administrado nº 13 de Sevilla ha dictado auto por el que concede las medidas cautelares solicitadas contra el cierre del restaurante La Raza dictado por el Ayuntamiento como consecuencia de la extinción de la concesión de este espacio situado en el Parque de María Luisa. La administración local había dado un plazo de tres meses desde la recepción de la notificación para el desalojo de las instalaciones, pero el juez ha decretado la suspensión cautelar de esta medida.

El auto indica textualmente que en este caso se da «la existencia de un daño irreparable a la recurrente de llevarse a efecto lo acordado, debiendo declararse al respecto que ciertamente la existencia de una actividad empresarial consolidada, y en curso, con compromisos de celebraciones de eventos, familiares y sociales, a largo plazo, al menos hasta 2017, la extinción o reducción temporal del empleo de al menos 32 trabajadores fijos, junto con la falta de contratación de otros temporales también en importante número, y la falta de cumplimiento de los compromisos ya contraídos con los proveedores, aconsejan evitar el daño». Además, incide en que «tratándose de una situación jurídica, la ahora controvertida, que data de bastante tiempo atrás, consentida o al menos tolerada, no resuelta con un procedimiento de revisión, iniciado en 1985, pero no concluido, como indica la propia resolución impugnada, no parece que el interés público sufra quebranto por mantener, de modo cautelar, el status quo, mientras se dilucida el recurso». Por lo tanto, se decreta «acordar la medida cautelar de suspensión solicitada por la parte actora siempre que para evitar perjuicios al interés público el recurrente garantice la suma de 30.000 euros mediante consignación en metálico».

Los propietarios de La Raza han querido manifestar «nuestra gran alegría y satisfacción porque se hayan concedido las medidas cautelares solicitadas, lo que nos permite garantizar el desarrollo de la actividad en el restaurante La Raza hasta el final del procedimiento judicial en curso, lo que conlleva el mantenimiento de todos los puestos de trabajo y la tranquilidad para todos nuestros trabajadores» y al mismo tiempo quieren «transmitir un mensaje de tranquilidad para los clientes que ya tenían eventos contratados y para los que deseen hacerlo en el futuro, pues el restaurante La Raza está abierto y funcionando con total normalidad, respaldados por las medidas cautelares concedidas, gracias a las cuales la actividad podrá seguir desarrollándose en el restaurante La Raza hasta la sentencia final».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios