Lorenzo del Río
Lorenzo del Río - ABC

Los jueces de lo social, obligados a asumir más carga de trabajo

El TSJA pospone la concesión de otro magistrado de refuerzo hasta el mes de enero pese a las críticas de la judicatura

SEVILLAActualizado:

No habrá, de momento, más refuerzos para los jueces de lo social que habían decidido suspender algunos juicios los lunes y miércoles después de quedarse sin uno de las magistradas que tenían de refuerzo. En su reunión del martes la sala de gobierno del TSJA trató el asunto de la situación de los juzgados de lo social que habían protestado airosamente y criticado que no se sustituyese a la juez que se ha marchado a la sección penal de la Audiencia de Sevilla, la encargada de celebrar el juicio de los ERE el próximo 13 de diciembre.

Sin embargo, aunque ayer la sala de gobierno del TSJA presidida por Lorenzo del Río no hizo pública la decisión que ha tomado por encontrarse atareada con la celebración de la apertura del año judicial en Granada, fuentes del alto tribunal confirmaron que la decisión que se ha tomado pasa porque el resto de magistrados de lo social asuman el trabajo de esta juez de refuerzo y no se produzcan así más suspensiones. Una decisión que, según fuentes del TSJA, provocó un «intenso debate» y que probablemente no guste a los magistrados del orden social.

De hecho esto supondrá que los once jueces titulares que existen en Sevilla mas los tres de refuerzo deberán repartirse los juicios de la sustituta que falta para evitar así que se dilaten aún más las vistas de esos asuntos, la mayoría pleitos por despidos, que se están fijando para noviembre de 2018. Así las cosas supondrá que estos magistrados, que criticaron la decisión del alto tribunal en una junta de jueces celebrada el pasado mes de julio, tendrán que hacer horas extra aún hasta que le concedan un juez más de refuerzo. Algo que, en principio, no está previsto antes de enero.

Actualmente los juzgados de lo Social de Sevilla celebraban una media de 352 juicios entre los cuatro jueces de refuerzo, unos 88 mensuales por cada juez. Según denunciaban, sin el refuerzo tendrían que celebrar cada uno 117 juicios al mes. Un sobreesfuerzo que, según habían criticado, supondrá que cada magistrado deba asumir una carga de trabajo muy cercana al 200 por cien del módulo de carga razonable para un juzgado de lo Social. La carga de trabajo sigue aumentando.