Los magistrados de las secciones penales de la Audiencia Provincial de Sevilla
Los magistrados de las secciones penales de la Audiencia Provincial de Sevilla - ABC
SOS DE LOS JUECES DE SEVILLA

Los jueces de lo penal de la Audiencia Provincial de Sevilla denuncian sobrecarga con 90 macrocausas

Veinte magistrados penales llevan al CPGJ su excesivo volumen de trabajo y denuncian que peligra la atención al ciudadano

SEVILLAActualizado:

«Si no podemos poner bien las sentencias, quien lo va a pagar es el justiciable», es la denuncia que en la mañana de este jueves han hecho veinte de los veintiún magistrados de las secciones penales de la Audiencia de Sevilla para hacer publica la situación de sobrecarga de trabajo que soportan, agravada además por la avalancha de 90 macrocausas de corrupción que les llegan para enjuiciar.

Los magistrados, que han comparecido en rueda de prensa, han anunciado que han puesto en conocimiento de la comisión nacional de prevención de riesgos laborales del Consejo General del Poder Judicial, la situación en la que se encuentran con una carga de trabajo muy superior a la media estipulada. De hecho, según han explicado los magistrados Juan Romeo y Francisco Gutiérrez, en la actualidad el trabajo de 20 magistrados lo están haciendo 17,5 cuando en realidad se trata de una tarea que deberían repartirse entre 27 magistrados,

Los magistrados han explicado que denunciaron esta situación ante el TSJA y su presidente Lorenzo de Río el pasado mes de junio sin que de momento hayan recibido respuesta satisfactoria. En 2017 recibieron 417 asuntos cada uno de media, en el año 2016 fueron 380,6 y un año antes, en 2015 fueron 372,4. Es una carga de trabajo que supera el 15,5 por ciento la media estipulada por el CGPJ y que se encuentra también por encima de la media nacional.

Por ello han pedido en reiteradas ocasiones refuerzos como que nombraran un apoyo para la sección III ya que uno de los magistrados está exento del 50 por ciento del trabajo por motivos de salud y otras peticiones como una sustitución para otra magistrada que se encuentra de baja o tres jueces mas para la sala I, que lleva el juicio de los ERE. Sin embargo la mayoría de las solicitudes de refuerzo o no han obtenido respuesta o ésta no ha sido satisfactoria. En la sección IV les nombrarán un refuerzo para una baja de tres meses y en la I, (la sala de los ERE) la comisión de servicio que iba a estar formada por tres magistrados se quedó en dos y los jueces llegaron a mitad del pasado mes de enero. Y en la III se nombró también un magistrado para que asumiera la mitad del reparto de uno de los jueces.

Es una situación de sobrecarga de trabajo que además se ve agravada por la avalancha de macrocausas de corrupción que están entrando en la Audiencia procedentes de los juzgados de instrucción. Según han dicho, la última cuantificación que hicieron es que se avecinan mas de 90 macrocausas, algo que va «va a alterar el normal funcionamiento de las secciones» y que, según han dicho, resulta imposible «simultánear la celebración de esos juicios de macrocausas, que precisarán la dedicación exclusiva durante meses del tribunal, con la llevanza del resto de asuntos ordinarios de las secciones».

Según han recalcado actualmente solo 17,5 magistrados están asumiendo y resolviendo el trabajo previsto para una planta de 20 magistrados, un numero que además siguen considerando insuficiente. Porque, según dicen, es un trabajo que deberían hacer al menos veintisiete magistrados.

José Manuel de Paul, presidente de la sección IV, ha sido muy claro al exponer su preocupación porque esta falta de personal se traduzca en una mala calidad de la Justicia y ha comparado la situación que soportan con la de los médicos. «Si no podemos poner buenas sentencias quien lo va a pagar es el justiciable», ha advertido el magistrado. De hecho, han dejado claro que tienen dos opciones, la primera sería el retraso indefinido de los asuntos y la otra «quitarse de encima» los juicios. Porque, según han explicado con la situación en la que están es imposible sacarlos adelante.

Las macrocausas saldrán adelante

Sin embargo De Paul ha recalcado que no le preocupan las macrocausas porque esas «van a salir adelante porque le interesa a los poderes públicos» o porque son asuntos en los que tienen mucha presión institucional y de la sociedad y que, por tanto, son juicios que se van a celebrar. Sin embargo, «el problema es la persona que tienen una orden de alejamiento y lleva un año y medio esperando que le resuelvan el recurso». Es decir, lo que peligra no son las causas de corrupciòn, sino los asuntos ordinarios.

Los magistrados, que hasta ahora no habían comparecido en una rueda de prensa similar, han dado hoy el primer paso para denunciar ante la opinión pùblica una situación para la que esperan la respuesta del CGPJ. Si no es así, se lo remitirán a las asociaciones judiciales para que tomen las medidas que consideren oportunas en defensa de sus derechos.

El documento, que ha sido remitido al CGPJ y al TSJA, está firmado por todos los jueces con excepción del presidente de la sección I, el magistrado Pedro Izquierdo, que volvió a la judicatura tras ocupar un alto cargo en la Consejeria de Justicia.

Fuentes del TSJA han explicado que el presidente, Lorenzo del Río, comparte la preocupación de los jueces por la sobrecarga de trabajo y que está dispuesto a reunirse con ellos. En cuanto a las decisiones sobre los refuerzos, dan por hecho que se renovará la sustitución para la juez de baja y engloban cualquier medida en los acuerdos tomados en la sala de gobierno.