Actualidad

Juan Carlos I y Felipe VI: un repaso a 50 años de visitas a Sevilla

Desde los primeros viajes de Don Juan Carlos, recién casado, hasta los actos de su hijo, ya como Felipe VI, mucho ha cambiado la ciudad y sus actos con la Casa Real

M. MOGUER Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Sevilla y la Casa Real tienen una íntima relación que se remonta muy atrás. No es casualidad que la primogénita del Rey Don Juan Carlos, la Infanta Elena, se casase en la capital de Andalucía. Ahora que Felipe VI visita Sevilla, es buen momento para hacer memoria sobre esa buena sintonía de la ciudad con los Borbones más recientes.

Juan Carlos I ha tenido siempre en Sevilla su casa. Literalmente -en la ciudad están los Reales Alcázares, el palacio real habitado más antiguo de Europa- y figuradamente -aquí han vivido queridos familiares y hasta su madre, la Condesa de Barcelona, vivió de joven en la ciudad y pasó largos periodos en los últimos años de su vida-.

Las imágenes de las visitas de Don Juan Carlos, primero como Príncipe de España, luego como Rey, son la crónica de su vida. A Sevilla vino tras casarse con la Reina Sofía. Aquellas primeras fotos hablan de un matrimonio joven con muchas ganas, que se lanzó a conocer la Semana Santa o la Feria de la ciudad. Estampas que, con el nacimiento de sus hijos, se irían llenando de gente. Las visitas a Sevilla de Don Juan Carlos eran en los 70 y 80 viajes familiares. Fe de ello dan las imágenes de las infantas y Don Felipe, aún Príncipe de Asturias, viendo a la Macarena o la Esperanza de Triana.

Don Juan Carlos, en la final de la Copa Davis en Sevilla
Don Juan Carlos, en la final de la Copa Davis en Sevilla- ABC

Con los 90, España se transforma. Lo mismo que la Familia Real y su relación con Sevilla. Los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 y la Exposición Universal de Sevilla son los hitos que marcan la metamorfosis de España y de Sevilla. El país entró a marchas forzadas en la modernidad. España se sentía de pronto joven, y la Casa Real también. Solo hay que ver las fotos del Rey en la inauguración de la Expo de Sevilla. O las de las Infantas y el Príncipe de Asturias.

Poco después de la Expo llegaría uno de los momentos más especiales en las visitas de los Reyes a Sevilla: la boda de la Infanta Elena con Jaime de Marichalar, en marzo de 1995. La ciudad, engalanada, se echó a la calle para ver a la novia y a su padre, el Rey. El Príncipe fue el segundo foco de atención, del brazo de su madre, la Reina.

Tras la boda, signo de madurez, Don Juan Carlos inauguraba una época de tranquilidad y apuesta por la cultura y la economía. Sus visitas a Sevilla, ya en los primeros años del nuevo siglo tienen que ver más con inauguraciones de empresas, de exposiciones, de fomento de la industria. De premios y reconocimientos, tras una vida dedicada a España y la Corona. Hasta 2014, cuando abdica en su hijo, quien será entonces Felipe VI.

Don Juan Carlos, en la Semana Santa de Sevilla
Don Juan Carlos, en la Semana Santa de Sevilla- ABC

El nuevo monarca no esperó ni un año para venir a Sevilla. Y lo hizo a lo grande: primero para apoyar a una empresa que cumplía 75 años -la sevillana Persán- y después para revisitar la Semana Santa de la ciudad. Auténtico baño de masas, demostración popular del cariño de la ciudad a su Rey. Pero no quedó ahí, porque poco tiempo después volvió a Sevilla, para la entrega de los premios académicos y taurinos de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

La relación de la Casa Real con Sevilla, ha evolucionado. De visitas para descubrir los encantos de la ciudad a actos de toda la Familia. De la Semana Santa a la Expo. Lo que queda inmutable, ya reine Don Juan Carlos o Felipe VI es el cariño que los sevillanos demuestran a su Rey cada vez que viene a Sevilla.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios