Jesús Caballero, director del aeropuerto de Sevilla
Jesús Caballero, director del aeropuerto de Sevilla - ROCÍO RUZ
SEVILLA

Jesús Caballero, director del aeropuerto de Sevilla: «Hemos despegado gracias a las aerolíneas low cost»

San Pablo batió en 2017 el número de pasajeros con 5,1 millones y este año podría acabar con seis millones de viajeros

SEVILLAActualizado:

Jesús Caballero Pino (Granada, 1980) se hizo cargo del aeropuerto de Sevilla en 2013, año en que la terminal sevillana caía en barrena y perdía 1,5 millones de pasajeros debido a a crisis económica. En 2014, este ingeniero aeronáutico y MBA activó junto con las administraciones -Junta, Ayuntamiento y Diputación- un plan de marketing que puso a Sevilla otra vez en el mapa. En 2017, la terminal de San Pablo no sólo logró recuperar los pasajeros previos a la crisis sino que batió un record al alcanzar los 5,1 millones de viajeros. Este año va camino de batir otro registro, ya que crece a un ritmo de un 22%, por lo que es previsible que se alcancen los 6 millones de viajeros, siendo el tercero que más crece en Europa, después del de Verona y Creta. Para Caballero, los aeropuertos son su segunda casa, ya que toda su vida profesional la ha desarrollado en las terminales de Barcelona, Málaga, Melilla y Sevilla trabajando para empresas privadas y Aena. De la casa al aeropuerto y del aeropuerto a la casa... y cuando el tiempo lo permite coge un avión con la familia para hacer turismo.

En 2017, el aeropuerto de Sevilla recibió 5 millones de turistas. ¿Hemos recuperado el tránsito previo a la crisis?

En 2011, aunque estábamos en plena crisis económica, llegamos a tener 4,9 millones de viajeros porque un año antes Ryanair inició sus operaciones aquí y basó dos aviones (duermen en la terminal) en el aeropuerto. Sin embargo, en 2013 perdimos casi 1,5 millones de pasajeros por la crisis naciona, ya que dependíamos mucho del tráfico nacional, que representaba el 70% de los pasajeros.

¿El aeropuerto ha despegado gracias a los pasajeros extranjeros?

Bueno, ha sido gracias a un conjunto de cosas. En 2013 comenzamos a pensar que podíamos hacer para crecer de forma sostenible y en 2014 aprobamos un plan de marketing que dio sus frutos en 2015. Decidimos no depender tanto del mercado nacional y nos propusimos alcanzar 50% de tráfico domésticos y 50% internacional. Además, nos dimos cuenta que teníamos que diversificar las compañías aéreas porque estábamos en manos de Ryanair y Vueling, que tenían el 70% del mercado, y no teníamos compañías tradicionales de bandera que nos conectaran con los principales hubs (un centro de conexión es un aeropuerto que una aerolínea usa como punto de transferencia para cubrir sus destinos) de Europa. Para llevar a cabo ese plan de marketing Aena ha tenido el apoyo de todas las instituciones, como Junta, Ayuntamiento y Diputación, que al final son ellos los que llevan la marca Sevilla y los que hacen que el turismo de nuestra ciudad se conozca en todo el mundo.

¿Cuál es ahora la proporción de pasajeros extranjeros y nacionales?

Ahora estamos en 50-50, aunque creo que podemos seguir creciendo en el mercado europeo. Eso se logró porque en 2015 conseguimos que Lufthansa operara en Sevilla y nos conectara con Frankfurt y Múnich, lo que nos permitía estar conectado con el resto del mundo. En 2014 conseguimos que British Airways nos conectara con Gatwick. Después, Brussells Airlines nos dio también un punto de conexión con Bruselas. Además, habíamos detectado que no volábamos a unas 35 ciudades a un rango de vuelo de entre dos y cuatro horas, por lo que nos ofrecimos junto con todo el sector turístico de la ciudad a las compañías aéreas que operaban en esas ciudades. Ahora tenemos conexión con 62 ciudades de 43 países. Lo más lejos que volamos es a Varsovia, que son cuatro horas. Gracias a las conexiones con aeropuertos como Gatwick, Bruselas, o París-Charles de Gaulle o Frankfurt nos pueden visitar haciendo sólo una parada, cuando antes había que hacer dos o tres, lo cual nos limitaba mucho.

¿Debe aspirar el aeropuerto de Sevilla a conseguir más pasajeros extranjeros que domésticos?

Sí, aunque la proporción 50-50 es ideal porque somos un aeropuerto regional bien conectado, no tenemos hubs, por lo que el mercado nacional es importante y tenemos que seguir manteniéndolo.

¿Cuántas compañías operan en San Pablo?

Veinte, de las que el 85% son de low cost. Pero hay que tener en cuenta que el término low cost es ya obsoleto porque ha cambiado el modelo de negocio. Cuando estas compañías irrumpieron en España en los años 90 transformaron el mercado de la aviación y todas las compañías tradicionales se adaptaron a ese modelo y las que no lo hicieron, murieron. De hecho, hoy en día es difícil distinguir entre una low cost y una tradicional. Hay compañías tradicionales que buscan eficiencia de costes y compañías low cost que ofrecen muchos servicios por encima de algunas tradicionales.

¿Es bueno o malo que el 85% de las aerolíneas de San Pablo sean low cost?

Es bueno. Las compañías aéreas se han transformado y gracias a unos costes más eficientes ofrecen un precio que se adapta más a nuestra área de influencia. Hay que decir que gracias a la irrupción de las low cost y su nuevo modelo de negocio, aeropuertos regionales como el nuestro empezaron a despegar. Las low cost han sido y serán la gran oportunidad de aeropuertos como el de San Pablo.

Sevilla acogerá en octubre de 2018 la primera cumbre internacional de aerolíneas de bajo coste y largo recorrido. ¿Aspira San Pablo a amarrar alguna conexión de largo recorrido?

Antes sólo hacían vuelos transoceánicos compañías tradicionales usando aeropuertos hubs, pero ahora lo hacen compañías de bajo coste partiendo de aeropuertos regionales, algo impensable hasta hace poco tiempo. ¿Dónde está nuestra oportunidad en este tipo de evento? Queremos sentar las bases para algunas de esas compañías aérea low cost usen nuestro aeropuerto para esos vuelos transoceánicos, ya que tenemos tarifas más bajas que los que tienen hubs.

¿Para cuándo una ruta a Ruta a Canadá o Nueva York desde Sevilla?

Ahora mismo es difícil pero hemos detectado que hay un gran número de pasajeros que quieren hacer Sevilla-Nueva York y que ahora vuelan allí a través de otros aeropuertos como Málaga, Madrid, París, Frankfurt... Con esos datos vamos a intentar convencer a una aerolínea de bajo coste para que haga esa ruta desde Sevilla.

El turismo asiático está en auge y es de alto poder adquisitivo ¿Aspiráis a incorporar a una línea china?

No es fácil que una compañía de bandera asiática, china o india, funcione en un aeropuerto regional como el nuestro. Normalmente usan aeropuertos como Madrid o Barcelona como su hub, por lo que necesita un factor de ocupación importante. No podemos querer ser grande un día para otro. Hay que ser realista. Lo primero que hemos hecho es conectarnos con esos aeropuertos hubs para volar a Sudamérica, EE.UU. o Asia. Llevamos bastantes años detrás de Turskish Airlines para estar conectados con el aeropuerto de Estambul porque nos conectaría con Asia y Pacífico.

La eclosión de las low cost ya venido de la mano de un petróleo barato. Ahora que está subiendo el crudo, ¿supone ello una amenaza para las low cost?

Claro, el coste del combustible es una compañía de bajo coste es un 30 o un 35% de su coste de operación. Una subida del precio del petróleo influiría mucho en esas compañías, aunque normalmente éstas compran el combustible a futuro.

Hay compañías que exigen dinero para instalarse en un aeropuerto, como sucede en los grandes centros comerciales con determinadas empresas.

Ahora mismo no hay ninguna aerolínea que esté recibiendo ninguna subvención por instalarse en Sevilla.

¿Sigue manteniendo el aeropuerto de Sevilla las bonificaciones en las tarifas ofrecidas durante la crisis para que las aerolíneas implantasen nuevas rutas?

Si es una ruta nueva se bonifica el 100% de la tarifa de pasajero. Si aumentan pasajeros en una ruta que ya tiene, se bonifica el 75%. El máximo que puede recibir una compañía en bonificaciones oscila entre 100.000 y 300.000 euros.

¿Cómo puede afectar al aeropuerto de Sevilla la situación de Cataluña?

Barcelona es la principal ruta de Sevilla, ya que en 2017 nos aportó 900.000 pasajeros. Y ese tráfico de pasajeros no ha hecho más que crecer desde 2014.

¿Y el Brexit?

Hasta 2015 sólo teníamos una ruta con Londres que la hacía Ryanair y Easyjet a través de Gatwick y Estansted, pero desde 2017 ya volamos a las principales ciudades de Reino Unido, como Manchester, Bristol, Edimburgo... Por esa razón el impacto de un posible Brexit ya empieza a tener más importancia. Para atender eso, hemos duplicado los controles de control de pasaportes por si hay un Brexit duro.

¿En qué os beneficiará, además de generar empleo, que Ryanair tenga su nuevo centro de mantenimiento y reparación de su flota en el aeropuerto de San Pablo?

Es un centro muy importante para el aeropuerto, para Sevilla y Andalucía porque estamos hablando de la mayor compañía aérea de Europa, nuestro principal cliente en Sevilla. Ryanair quería una base de mantenimiento para su flota del Sur de Europa y desde 2013 competíamos por ese centro con Portugal, Francia, Marruecos, Italia y Grecia. La compañía es la responsable del centro y nosotros hemos dado a Raynair todo tipo de facilidades para que realizara una inversión que en cierto modo la ancla a Sevilla porque todos sabemos que estas compañías tienden a reducir tráfico o irse cuando la ocupación baja. Que Ryanair invierta en Sevilla significa que apuesta por el destino Sevilla, que vienen a quedarse y con un desarrollo a futuro que potenciará la conectividad de Sevilla, que no podemos olvidar que es el segundo polo aeronáutico del país. De hecho, este año Sevilla ha exportado más aeronáutica que aceitunas.

¿Cuántas compañías hacen que sus aviones duerman en este aeropuerto?

Ahora son siete aviones de Vueling, Ryanair e Iberia Exprés los que están basados en Sevilla, lo que significa que comienzan y terminan sus operaciones en este aeropuerto, lo que nos da conectividad.