Javier Arenas, en un acto del partido con Beltrán Pérez, su candidato para la Alcaldía de Sevilla
Javier Arenas, en un acto del partido con Beltrán Pérez, su candidato para la Alcaldía de Sevilla - ABC

Javier Arenas echa el resto por Beltrán Pérez para la Alcaldía de Sevilla

El factótum del PP sevillano ha organizado el acto de hoy de Rajoy y ha convencido a varios ministros para que lo apoyen

SEVILLAActualizado:

La última palabra la tendrá Mariano Rajoy, que participará hoy en la convención de distritos del PP de Sevilla. Pero Javier Arenas está echando el resto en los últimos días para que su delfín en el Ayuntamiento, Beltrán Pérez, sea elegido candidato a la Alcaldía. De hecho, el acto al que viene el presidente es una jugada del propio Arenas, el más rápido en las estrategias y el más paciente para esperar el momento idóneo. El factótum del PP de Sevilla ha aprovechado que el presidente del Gobierno no tenía ningún acto de partido fijado en su agenda para este sábado, como es su costumbre. En cuanto la dirección del PP se puso en marcha para solucionar este vacío, Arenas intervino con rapidez y activó la maquinaria interna en la provincia, que él controla después del cisma que se produjo para que en el último congreso se impusiera la corriente crítica al aparato, con su prosélita Virginia Pérez al frente y el propio Beltrán como miembro más destacado de la operación. La convención se montó en tiempo récord gracias a un movimiento de veterano con muchos trienios, y Rajoy se subirá hoy al AVE y se hará una foto con el candidato arenista, a quien, por cierto, hace un mes el presidente no conocía casi de nada. Ahora sí. Arenas y Martínez Maíllo se han encargado de informarle. El objetivo está cada vez más cerca.

De hecho, la jugada de hoy en Sevilla va a ser clave porque las injerencias de Arenas en la toma de decisión están siendo insistentes. En el PP regional, donde no se apuesta por Beltrán Pérez porque se piensa que no tiene perfil ganador, ya se admite que probablemente será el elegido. Juanma Moreno Bonilla ha encargado una encuesta de la que ha excluido a Juan Ignacio Zoido como posible candidato, porque distorsiona los resultados y el ministro ya ha dejado muy claro que no volverá a Sevilla, y quiere esperar a conocer los datos para pronunciarse. Pero el propio Martínez Maíllo le ha trasladado que no es necesario hacer ese sondeo. Una facción piensa que eso se debe a que la decisión ya está tomada y que no se quiere correr el riesgo de que la demoscopia la tumbe. La otra cree que es innecesario el gasto ante una elección tan clara, sobre todo porque nadie más ha mostrado su interés en la candidatura. Pero todos saben que hay otra opción vigente, la de José Luis Sanz, actual alcalde de Tomares y persona muy cercana al ministro del Interior y exalcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido. Por eso no todo está dicho todavía. En la sede de la calle San Fernando admiten que Beltrán Pérez cuenta con apoyos muy fuertes, como el de Martínez Maíllo y los ministros Íñigo de la Serna e Íñigo Méndez de Vigo, todos ellos sumados a la causa por Arenas. Pero nadie descarta movimientos de última hora. Algunas voces internas de peso aseguran que la dirección del partido ha contactado ya con dos personas independientes para sondear su disposición a ser elegidos. Los dos son hombres muy conocidos y pertenecen al ámbito jurídico de la ciudad. Otras fuentes, sin embargo, lo desmienten. Y también hay quien asegura, con plena convicción, que Arenas tiene una segunda opción en la cartera, que sería Felisa Panadero, anterior subdelegada del Gobierno.

Lo que está claro es que la tensión se respira en el ambiente. La influencia de Javier Arenas sobre Mariano Rajoy puede ser determinante y hay sectores del partido que no ven con buenos ojos esta artimaña. Pero todavía queda una carta más que levantar sobre el tapete: la de Zoido. La opinión del ministro del Interior será crucial por dos razones: porque el presidente confía en él y porque ha sido el único candidato del PP en Sevilla que ha obtenido una mayoría absoluta, lo que le confiere una indudable autoridad a la hora de opinar sobre la mejor opción para la capital de Andalucía. Zoido, además, tiene una extraordinaria relación con María Dolores de Cospedal, que es la secretaria general del partido y también tendrá mucho peso en la decisión final. Por eso los gestos de hoy en la convención de distritos serán más ilustrativos de lo habitual. Los beltranistas esperan un apoyo explícito por parte de Rajoy, que supondría el desenlace de este culebrón y el triunfo interno del incombustible Arenas. Pero si el presidente guarda silencio, Pérez se quedará en el banquillo a la espera de que no cuaje otra opción.