Uno de los detenidos es conducido al coche policial
Uno de los detenidos es conducido al coche policial - Juan José Úbeda
SUCESOS

Investigan quién abastecía de cocaína al clan del Polígono Norte

Tres de los diez detenidos en la redada de noviembre fueron enviados a prisión

SevillaActualizado:

El Grupo VI de la Udyco de Sevilla mantiene abierta una investigación para esclarecer el circuito de entrada de la cocaína que vendía un clan en el Polígono Norte y que fue objetivo de una redada ejecutada el pasado 19 de noviembre.

Como ya adelantara en su día este periódico, diez personas fueron arrestadas y ayer la Policía Nacional confirmaba de manera oficial que tres de ellas fueron enviados a prisión por orden de la juez instructora. El resto se encuentra en libertad con cargos.

La Udyco trabajaba detrás de la pista de un grupo dedicado a la venta directa a camellos y consumidores de papelinas de coca. Los agentes habían localizado el centro de esta actividad delictiva, un quiosco ubicado en un pasaje comercial de la plaza Río de Janeiro. «Las vigilancias permitieron a los agentes identificar a A.G.P., principal responsable de la trama, y al resto de personas que trasladaban la cocaína al quiosco y la vendían posteriormente, siendo todos miembros de una misma familia», señala el comunicado oficial.

Telecoca

Además de suministrar droga desde el barrio, el cabecilla del grupo A. G. P. servía también a domicilio, trasladándose a otros puntos de la ciudad para abastecer a sus clientes.

Inesperada fue la importante cantidad de cocaína que intervinieron los funcionarios cuando realizaron la operación en el barrio: 600 gramos de cocaína. Más de medio kilo de polvo blanco, demasiado para un clan que presuntamente se dedica al tráfico al por menor o menudeo y que debía de manejar partidas más pequeñas. Fuentes policiales consultadas por este periódico no descartan que el día en el que se produjeron las detenciones, el clan acabara de abastecerse de sustancias para su particular negocio.

Además de cocaína, los agentes requisaron más de 24.000 euros en metálico y varias armas simuladas, destacando dos rifles de asalto que a simple vista podrían ser confundidos como armas de fuego. También se incautaron de varios teléfonos móviles y cuatro vehículos, uno de ellos un BMW X3.

Estos resultados obtenidos en la redada han redimensionado la investigación, que en estos momentos está en pleno desarrollo buscando identificar a los suministradores del clan familiar.

La operación llevada a cabo en el corazón del Polígono Norte supuso la movilización de un importante operativo compuesto por un centenar de agentes. Había que realizar de manera simultánea siete registros domiciliarios. Los policías entraron en el quiosco y en los domicilios de la familia. Los detenidos ya tenían antecedentes por este mismo delito. Según confirmaba ayer la Policía no era la primera vez que caían en una redada antidroga.

A pesar del despliegue, los vecinos parecían haberse despertado sin sobresaltos, acostumbrados a los efectos de los traficantes que operan desde calles como José Bermejo. No en vano, son los mismos sitios que décadas atrás ya fueron señalados por los propios residentes como puntos de venta.