Actualidad

Investigan un posible sabotaje de los coches de bomberos en el aeropuerto

Tras averiarse un camión se descubrió que el tanque de combustible y los filtros estaban saturados de azúcar

Investigan un posible sabotaje de los coches de bomberos en el aeropuerto

La Guardia Civil investiga un presunto sabotaje en los coches de bomberos del aeropuerto de San Pablo que podría haber creado una situación de riesgo en la terminal aérea.

El suceso, según ha podido saber ABC, se descubrió al averiarse uno de los tres camiones con los que cuenta el servicio de extinción de incendios del aeropuerto hispalense. El coche no arrancaba, por lo que se le llevó al taller y allí, al revisar el motor para ver la causa de la avería, se descubrió que tanto el tanque de combustible como los filtros estaban saturados de azúcar.

Tras conocerse este hecho se ordenó revisar los otros dos vehículos y se descubrió que en otro de ellos también había azúcar con lo que hubo que proceder igualmente a su reparación.

El vertido de azúcar en el motor de un vehículo normalmente provoca que el mismo no pueda arrancar y puede llegar a obstruir el filtro que generalmente obliga a reemplazarlo.

Aparte de las consecuencias económicas de la avería, la gravedad del hecho radica en que pudo provocar una situación delicada en la seguridad del aeropuerto, ya que la avería de los coches podría haber coincidido con una emergencia en la que estos vehículos son necesarios tanto a la hora de apagar un fuego como en la excarcelación de alguna persona atrapada. De todas formas hay que recordar que en todos los aeropuertos, antes de declarar que están operativos es necesario comprobar que los dispositivos de seguridad funcionan correctamente.

El aeropuerto de Sevilla está calificado por la Oaci, organización de aviacón civil internacional, como de categoría 7 lo que exige tener en servicio dos camiones de bomberos.Como San Pablo tiene tres y la avería en el segundo se descubrió una vez que el primero estaba ya arreglado, no hubo que rebajar la categoría. De haberse dado el caso, esa rebaja de categoría hubiera afectado al operativo de la terminal aérea, ya que la categoría condiciona el tipo de avión que puede aterrizar en sus instalaciones.

La investigación de la Guardia Civil ha salido a la luz en pleno conflicto laboral y justo cuando los bomberos comunicaron a los trabajadores del aeropuerto que suspendían los paros con los que pretendían protestar por el nuevo sistema de turnos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios