Recorte de veladores

Hosteleros y ciudadanos, contra la retirada de veladores en Sevilla

«Si nos quitan los veladores, nos quedamos sin trabajo», dice uno de los camareros presentes en la concentración a la que han acudido decenas de personas

Concentración en La Campana
Concentración en La Campana - J. M. SERRANO
MERCEDES BENITEZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

«Llevo toda la vida como camarero en La Campana y esto es un atropello. Si nos quitan los veladores, hay cinco personas que ese mismo día no vendrían al trabajo». Así de claro se ha expresado este miércoles Francisco Sivianes, camarero de este emblemático establecimiento que este miércoles ha realizado una concentración en La Campana contra los planes del Ayuntamiento de Sevilla de reducir drásticamente el número veladores en el centro de la ciudad.

Este camarero de 54 años, que este miércoles seguía al pie del cañón ofreciendo cafés y buñuelos a las decenas de personas que se han concentrado a las puertas de este histórico negocio, ha asegurado que tanto él como el resto de la plantilla están «muy preocupados» con las intenciones del Ayuntamiento y que lo que esta ocurriendo es «un atropello» puesto que peligran los puestos de trabajo de todos ellos y de un negocio histórico en Sevilla que abrió sus puertas en el año 1885.

La explicación la daba uno de los 40 empleados de un local que, segun Borja Hernández, coopropietario de La Campana, tiene instalados once veladores a las puertas que cumplen todos los requisitos legales. Por ello Hernández ha reclamado al Ayuntamiento que realice las inspecciones necesarias para evitar que otros incumplan las normas porque hay otros establecimientos que han abusado y ha pedido que impida que «paguen justos por pecadores» ya que la ordenanza es «bastante estricta».

El empresario de La Campana ha explicado que, de prosperar los planes del Ayuntamiento para reducir los veladores, peligraría todo el negocio ya que no sólo se trata de los camareros que sirven las mesas sino también tendría un efecto sobre los encargos y, a la postre, el establecimiento acabaría cerrando sus puertas. Se trata además de una empresa  que ya ha sufrido las consecuencias de la crisis ya que hace apenas unos meses tuvo que trasladar su obrador a Santiponce tras el cierre del restaurante La Reja, también perteneciente al grupo. Según Borja Hernández, los veladores no son sólo un negocio sino que forman parte de las costumbres de Sevilla ya que su publico está formado por turistas pero también por muchos sevillanos «Al día pueden pasar por estos veladores trescientas personas», calcula Hernández que asegura estar «indignado» con los planes municipales.

Gente firmando para salvar La Campana
Gente firmando para salvar La Campana- J. M. SERRANO

Por su parte el presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Sevilla, Pablo Arenas, también presente en la concentración ha insistido en que este miércoles era el día para defender las terrazas y veladores y de un establecimiento centenario. Arenas ha asegurado que están «en negociaciones» con el Ayuntamiento para evitar que se lleve a cabo esa drástica reducción y que presentaran alegaciones. Los planes municipales pueden poner en peligro 6.000 empleos en la ciudad, según los calculan ya que detrás de cada camarero que sirve la terraza hay otro en la barra y en la cocina produciendo. Según sus estimaciones, las terrazas suponen cerca del setenta por ciento de la facturación total de los locales.

En este sentido, Arenas ha criticado que la participación de los empresarios del sector en la comisión de veladores es «nula» y ha apostado por buscar formulas de mayor participación recalcando que si el Ayuntamiento ordenara las calles, habría mucha mas accesibilidad.

Arenas cree que «están pagando justos por pecadores» ya que hay algunos establecimientos que podrían sufrir un pequeño ajuste pero que los planes municipales pasan por «meternos a todos en el mismo saco» y «barrer la calle de terrazas» . También ha recalcado que no entienden la iniciativa «en una ciudad en la que el turismo vive en la calle y lo que busca es disfrutar de la gastronomía» y cree que, de llevarse a cabo, supondrá «acabar con este modo de vida».

En la concentración han estado este miércoles presentes además de clientes del local, trabajadores, proveedores, vecinos y empresarios, una representación de otros establecimientos del sector. A la concentración además de los propietarios de La Campana, han acudido representantes de La Raza, Becerra, Robles, San Eloy, Cruzcampo, El Candil, Rey Moro, La Basílica, Vertice, Duplex, La Cava de Europa y Cruzcampo entre otros. Además se ha instalado una mesa para recoger firmas a la que muchos ciudadanos se han acercado a rubricar y otros simplemente a preguntar qué pasaba.

 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios