Fachada del antiguo Hospital Militar de Sevilla
Fachada del antiguo Hospital Militar de Sevilla - ABC
SANIDAD

El Hospital Militar, un coloso de 600 camas quince años abandonado

Si se pusiera en servicio, Sevilla alcanzaría la media andaluza de camas por habitantes pero seguiría lejos de la española y a una distancia enorme de la europea

SEVILLAActualizado:

diecisiete Ayuntamientos y diecisiete Plenos municipales (Sevilla, Mairena del Aljarafe, La Algaba, Alcalá del Río, Pedrera, entidad local de las Marismillas, Bollullos de la Mitación, Las Cabezas de San Juan, Santiponce, Los Corrales, Martín de la Jara, Castilleja de Guzmán, El Viso del Alcor, Los Palacios, Carmona, Utrera y Dos Hermanas) han pedido a la Junta de Andalucía la recuperación y reapertura del antiguo Hospital Militar, un gigante de doce plantas y seiscientas camas abandonado a su suerte desde hace quince años, tras unas complicadas negociaciones entre el Ministerio de Defensa y el Gobierno andaluz, su actual propietario.

A través de una moción, estos municipios acordaron «instar a la Junta de Andalucía y al Parlamento Andaluz a que incluyan en sus próximos presupuestos de 2018 las inversiones necesarias para que el Hospital Militar vuelva a su uso asistencial hospitalario, de acuerdo a las necesidades y demandas de la población».

En el Ayuntamiento de Sevilla el rescate del Vigil de Quiñones fue aprobado en Pleno el pasado 27 de octubre, con el apoyo de todos los grupos municipales, a excepción del PSOE, que se abstuvo. Esta moción fue demandada por la plataforma ciudadana Marea Blanca, que exige a la Junta reanudar un proyecto anunciado a bombo y platillo hace más de una década que continúa en el limbo político y administrativo.

El Hospital Militar contaba con unas 600 camas cuando estaba en servicio y en 2006 la Consejería de Salud se comprometió a incorporar 233 de ellas al sistema sanitario público, lo que hubiera colocado a Sevilla por encima de la media andaluza, una cama por cada 552 habitantes. «Esto mejoraría las cosas, pero aún estaríamos por debajo de la media española y lejísimos de la media europa, afirma Leyva.

Fuentes del SAS aseguran a ABC que «este centro hospitalario sigue siendo una prioridad para el Gobierno andaluz, pero en los años de mayor dificultad se ha tenido que priorizar la asistencia sanitaria, garantizando servicios y acometiendo las mejoras necesarias que han requerido los centros, además de acabar las infraestructuras que se encontraban con mayor nivel de ejecución».