SUCESOS

Un guardia auxilia al conductor que intentó arrollar a varios compañeros en un control en Sevilla

El detenido se tiró al Guadalquivir para escapar de la Guardia Civil y estuvo a punto de ahogarse

El detenido, tras ser auxiliado en el río, fue conducido a la Comandancia. Así quedó su coche tras empotrarlo
El detenido, tras ser auxiliado en el río, fue conducido a la Comandancia. Así quedó su coche tras empotrarlo - ABC
SILVIA TUBIO - @latubio Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Un domingo a primera hora de la mañana es un momento caliente para detectar a conductores ebrios al volante. Por eso es habitual encontrarse con controles de alcoholemia en la carretera como el que montaron agentes del subsector de tráfico de la Guardia Civil en la Ronda Supernorte de Sevilla hace dos días.

Sin embargo, el dispositivo que estaba instalado en el punto kilométrico 10,400 de la citada vía, cerca del Estadio Olímpico, se interrumpió de manera violenta debido a un vehículo que intentó pasar por encima de los agentes. El conductor acabó tirándose al río tratando de huir de la Guardia Civil y al final fue un agente de la Benemérita el que acabó salvándole la vida porque era incapaz de mantenerse a flote.

Los hechos ocurrieron poco antes de las ocho de la mañana. Un vehículo Mazda3 que se aproximó al control, trató de burlarlo acelerando la marcha. Tres agentes tuvieron que saltar de la calzada para evitar ser arrollados y otros dos decidieron seguir al coche sospechoso, ocupado por dos personas. No avanzó mucho más porque a los 200 metros acabó empotrándose contra la mediana.

El conductor y el copiloto salieron huyendo a pie. El primero se dirigió al río y se lanzó al agua. Según fuentes consultadas por este periódico, cuando había dado un par de brazadas empezó a gritar porque comenzaba a ahogarse.

Momebnto de la detención
Momebnto de la detención- ABC

Este individuo tenía la suerte de cara porque a poca distancia estaba el guardia que le perseguía. Se trata de un agente deportista, de 43 años y nueve de ellos destinados en tráfico. Un aficionado a la bicicleta que pudo auxiliar al sospechoso sin grandes problemas aunque asumiendo el riesgo de no saber a quién estaba ayudando. Tan sólo unos minutos antes había intentado a atropellar a varios compañeros en el control.

Ya a salvo, el sospechoso fue identificado como un vecino de Valencina, de 40 años, que ya había sido detenido ocho veces por su presunta implicación en «50 hechos delictivos tales como tenencia y consumo de drogas y armas», señala un comunicado de la Benemérita. Además fue sometido al test de estupefacientes y alcohol y dio positivo en ambas pruebas.

La sorpresa final estaba en el maletero del coche que conducía, donde los agentes encontraron herramientas clásicas para perpetrar robos como mazas, guantes y varios teléfonos móviles. Al detenido le imputan delitos contra la seguridad del tráfico y atentado contra agente de la autoridad.

Su compinche consiguió escapar. Según algunos testigos, lo vieron que cogía otro coche.

No fue la única intervención destacada que tuvieron los agentes de Tráfico ese domingo. Por la tarde detuvieron al conductor de otro turismo, ocupado por cinco personas, que también intentó eludir un control de carretera en la misma vía. Cuando lo identificaron comprobaron que tenía el permiso retirado y circulaba sin seguro.

Toda la actualidad en portada

comentarios