EL «BOOM» TURÍSTICO

El gran reto turístico: encajar el puzzle de turistas, empresas y residentes

Representantes de todos los sectores analizan el modelo turístico sevillano y proponen mejoras

Cola de turistas ante la entrada del Alcázar
Cola de turistas ante la entrada del Alcázar - ABC

Sevilla no sufre aún graves problemas derivados de la explosión turística, pero empieza a crecer el malestar en varias zonas del Centro por las molestias de la afluencia diaria de visitantes. ¿Es el actual el mejor modelo turístico para la ciudad? Los profesionales del sector aplauden el enorme crecimiento como destino, pero advierten de que se toca techo y que es necesario repensar el modelo por otro más cualitativo que cuantitavivo. Los representantes de los residentes reclaman más control para evitar molestias.

Antonio Jiménez. Consorcio de Turismo

El gerente del Consorcio de Turismo de Sevilla, Antonio Jiménez, recuerda que nos encontramos ante lo que los gestores de los destinos denominan «tsunami turístico», lo que ha provocado que «el modelo de cómo se entendía este sector haya quedado superado». «En el caso de Sevilla —dice—, se trata de una industria que en los diez últimos años ha tenido un crecimiento anual del 3,9%, tan exponencial que ha hecho que pase de ser un sector terciario allá por el 2006 a uno primario que directamente supone para Sevilla supone mas del 17% del PIB. Y aún está por cifrar el impacto indirecto, que entiendo superaría el 27%». Apunta Jiménez que «hoy la realidad es muy distinta y tanto empresas como administraciones hemos de adaptarnos, dialogar, encontrar fórmulas de gestión y sobre todo estar unidos para trabajar siempre en términos de calidad. Siempre de la mano del ciudadano, que da el valor añadido al destino y autenticidad al mismo». Ante los nuevos retos, el responsable del Consorcio recalca que ya no es necesario volcarse en la promoción, como antes, sino en gestión de ciudad y encontrar el equilibrio entre el residente y el visitante. Nos embarcamos en una nueva etapa en la que la defensa de nuestros lugareños es crucial para entregar la experiencia de destino al visitante, una era en la que esa promoción, a su vez, depende del valor agregado por nuestros visitantes».

Manuel Cornax. Hoteleros

La planta hotelera de la capital andaluza se está viendo beneficiada, como es lógico, del aluvión de turistas. Pero a pesar de ello, el presidente de la Asociación de Hoteles de Sevilla, Manuel Cornax, advierte de que «una vez se concluyan los estudios que se están realizando sobre la coyuntura en el sector, habría que sentarse a analizar bien los datos y a repensar el modelo», porque «no todo puede ser el número y seguir batiendo records de visitantes sin más». Para Cornax, «ahora mismo hay que tener muy en cuenta el concepto de carga turística, el número que puede soportar una ciudad sin que surjan problemas de convivencia importantes, y en algunas ciudades de España ya se está rozando ese límite. Por eso es mejor plantearse que la cantidad de turistas es menos importante que los beneficios económicos que éstos dejan. La rentabilidad tiene que estar por encima del número sin más, pues si vienen muchos, llenan las calles y se van el mismo día, de poco sirve que entren tantos visitantes en la ciudad. Hay que ir revisando el criterio que se usa». Una de las propuestas del Ayuntamiento a los hoteles es cobrar la famosa tasa turística a los clientes, ante las que el gremio de hoteleros muestra sus reticencias. «No es que estemos en contra porque sí. Todo se puede hablar. Lo que no puede ser es que se convierta en una tasa más, en un impuesto no finalista y que el dinero no revierta en el sector».

Hilario Echevarría. Apartamentos Turísticos

La polémica en torno al modelo de turismo y las principales tensiones sociales que han surgido por la masiva llegada de visitantes han provocado que se descarguen las críticas sobre todo en los apartamentos turísticos, sin diferenciar entre la oferta legal y los numerosos pisos ilegales que se están usando para alquilar a forasteros. Hilario Echeverría, presidente de la Asociación Sevillana de Apartamentos Turísticos, reclama «que no se generalice, puesto que se está confundiendo a la gente con este tema y los apartamentos turísticos somos los primeros que estamos denunciando la oferta ilegal y la cantidad de pisos que se están alquilando sin declarar». El representante de este sector recalca que los apartamentos «tienen una regulación muy concreta y su actividad está fiscalizada por completo bajo el nuevo marco legal. Lo que no puede ser es que las administraciones caigan en ese juego de mezclarlo todo y hacer la vida imposible a quien quiere poner en marcha una oferta legal, que trae buenos ingresos a la ciudad, y luego no persiga la numerosa oferta ilegal que hay y que puede verse en cualquier página web. Se están buscando las cosquillas a quienes quieren ser legales y, a la vez, se deja crecer con impunidad a los que no declaran sus alojamientos». Para Echeverría, en Sevilla «cabe todo tipo de turismo y hay que adaptarse a todos ellos porque el destino tiene espacio para todos si se refuerza como es debido. Los tiempos han cambiado».

José Luis Camarero. Hosteleros

Un ámbito que se ha visto muy beneficiado por el aumento enorme de visitantes es el de la gastronomía, que atraviesa un momento dulce no sólo al calor del turismo sino también por el valor añadido que se ha dado a los bares y restaurantes. Así lo destaca el gerente de la Asociación de Hostelería de Sevilla, José Luis Camarero, que recuerda que su sector «era la hermana pobre en lo relativo al turismo hace muy pocos años y ahora es un producto turístico de primer orden. La restauración es uno de los tres principales motivos por los que los turistas eligen este destino, y eso es por algo. Y no sólo por la tapa, que es una de nuestras señas de identidad, sino por la enorme calidad y variedad de los establecimientos que tenemos». Para Camarero, no es necesario cambiar el modelo turístico sino «simplemente vigilarlo, revisarlo, repasar nuestras fortalezas y debilidades y variar los detalles que no funcionen. Pero de ahí a que tengan que producirse reacciones en contra del turismo va todo un mundo. Lo que está ocurriendo en ciudades como Barcelona tiene más que ver con la política y con ciertos movimientos en ese ámbito que con un análisis lógico de lo que aporta el turismo a este país. En nuestro sector, por ejemplo, los ingresos directos que tenemos por la llegada de turistas son ya prácticamente del 20% del total, aunque podría incluso mejorarse si los recorridos turísticos no estuvieran tan concentrados en el Centro y parte de Triana».

María José del Rey, Barrio de Santa Cruz

Como presidenta de la asociación de vecinos Amigos del Barrio de Santa Cruz, María José Reyes conoce perfectamente la creciente problemática que sufre la histórica judería sevillana por la afluencia masiva de turistas cada día. Entiende la representante vecinal que «la industria turística es muy importante, pues genera riqueza y muchos puestos de trabajo, eso no se puede discutir ni ocultar». Pero recalca que «puede mejorarse la convivencia entre turistas y residentes si los ayuntamientos toman las medidas adecuadas y cambian algunas cosas». Destaca Del Rey por encima de todas las iniciativas una principal. «Es crucial que se vigile el cumplimiento de las ordenanzas, que existen y están para algo. Regulan la ocupación de la vía pública y los horarios de los comercios y bares, por ejemplo. Con la suficiente vigilancia policial y un eficiente control del Ayuntamiento para que se cumplan las normas, la cosa cambiaría bastante y el ambiente iba a mejorar mucho». Además, esta vecina incide en el «control y regulación de los apartamentos turísticos, en los que la gente, que viene al ocio, no respeta los horarios ni los descansos de los vecinos», así como que «se exija a las empresas turísticas que no den la información a gritos por las calles sino con audífonos, porque en calles como Judería el escándalo diario es enorme por los gritos de los guías a los grupos que llevan».

Antonio Fernández, El Arenal

Un histórico en el movimiento vecinal de Sevilla es Antonio Fernández, presidente de la asociación de vecinos Torre del Oro y conocedor de cada detalle del barrio del Arenal, uno de los que ahora más han notado el auge del turismo. Ylo ha hecho, principalmente, por el crecimiento exponencial de los apartamentos turísticos y pisos donde se alojan «turistas que apenas están un par de días. Van y vienen muchos y muy rápido, pero se ha ido notando el cambio porque las molestias han crecido. Vienen a divertirse, como es lógico, pero lo hacen en una zona donde hay muchos vecinos que tienen su derecho a descansar». Fernández recuerda que «sólo en la calle Antonia Díaz, por ejemplo, hay cuatro o cinco pisos nuevos para turistas. Llegan a las tantas, hacen ruido, salen a beber y charlar a cualquier hora... En fin, que se nota y afecta a la convivencia. Aquí aún no tenemos un problema grande, pero se empieza a notar. El propio hotel de la calle Adriano lo nota, no sólo por que a sus clientes les afecta ese ruido sino porque ahora tienen la competencia de muchos apartamentos que son mucho más baratos justo a su lado». El representante vecinal explica que en el Arenal «siempre ha habido problemas con la movida por la cantidad de bares de copas que hay, solo que ahora se suma a la gente de aquí un buen número de turistas que se quedan a divertirse por la noche en esta zona».

Toda la actualidad en portada

comentarios