Actualidad

La familia del hombre hallado muerto en un congelador acusará de asesinato a la imputada

Consideran que la víctima «no tuvo posibilidad de defensa ninguna» y era «vulnerable»

La heladería donde sucedieron los hechos
La heladería donde sucedieron los hechos - JUAN FLORES

La familia de Manuel Martín Ojeda, de 62 años y cuyo cuerpo sin vida fue hallado en la madrugada del 9 de enero de 2016 en el interior de un congelador de la heladería Otoño, en el barrio de la Macarena de la capital hispalense, acusará por un delito de asesinato a María del Carmen Q.B., en prisión provisional como presunta autora del crimen.

Fuentes del caso han informado de que, en la mañana de este viernes, el Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla ha acogido una comparecencia para concretar los hechos contra María del Carmen, todo ello una vez que el juez Francisco de Asís Molina ha decidido tramitar la causa por la ley del Tribunal del Jurado.

De este modo, en la comparecencia han estado presentes, además del juez instructor, tanto la Fiscalía como los abogados que ejercen la acusación particular en nombre de la familia de la víctima, la letrada de la defensa y la propia imputada, que no ha querido realizar ningún tipo de declaración.

En el transcurso de la comparecencia, se ha concretado que los hechos tuvieron lugar sobre las 20.30 horas del día 8 de enero, cuando tanto la investigada como el fallecido entraron en la heladería «voluntariamente» y, una vez dentro, se inició entre ambos una «riña» en el transcurso de la cual la detenida golpeó a Manuel con una estatuilla pequeña de Buda y, a continuación, lo estranguló con un cable, introduciendo seguidamente el cuerpo en un congelador del local.

El fallecido era «vulnerable»

Una vez el juez de traslado a las partes para que califiquen los hechos, la acusación particular tiene previsto acusar a la imputada de un delito de asesinato, ya que entiende que hubo alevosía y el fallecido «no tuvo posibilidad de defensa ninguna» y era una persona «vulnerable».

De este modo, la acusación particular mantendrá que la imputada golpeó a la víctima, quien cayó semiinconsciente al suelo, circunstancia que aprovechó la detenida para subirse encima, «fracturándole varias costillas», y estrangularlo con un cable.

El día 12 de enero, el juez ordenó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de María del Carmen Q.B., a quien atribuye inicialmente un delito de homicidio.

Según los datos de la autopsia entregados al Juzgado, la detenida golpeó al fallecido en la cabeza con un objeto contundente -una figura de Buda- y luego le estranguló con un cable eléctrico, aunque en su comparecencia judicial la imputada aseguró que «no recuerda nada» de lo ocurrido en la heladería porque en el momento de los hechos «estaba bebida».

La imputada, no obstante, ratificó la declaración que prestó ante los agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, ante quienes aseguró que el fallecido intentó agredirla sexualmente, por lo que se inició una discusión en el interior de la heladería en el marco de la cual ella se habría defendido del ataque.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios