Actualidad

El expresidente del acuario de Sevilla, imputado por apropiación indebida

Un juzgado de Arrecife investiga un aval de un crédito hipotecario de 3 millones de euros de la Junta de Andalucía

Edificio del acuario de Sevilla, en el muelle de las Delicias
Edificio del acuario de Sevilla, en el muelle de las Delicias - J. M. SERRANO

El Juzgado de Instrucción 4 de Arrecife investiga si Ignacio Aguinaga, hasta hace un mes presidente de Aquagestión Sur, empresa propietaria del acuario de Sevilla, ha cometido apropiación indebida y delito societario al usar el acuario de Teguise, en la isla de Lanzarote, como aval para un crédito de 3 millones de euros de la empresa pública andaluza Soprea. El Juzgado ha pedido esta semana a la Fiscalía y a las acusaciones que formulen escrito de acusación, solicitando apertura de juicio oral o bien el sobreseimiento de la causa. Soprea, que ve peligrar el aval si se anula la operación, se ha personado en la causa, así como Javier Sainz, propietario de un 5% del acuario de Sevilla, porque si se anulara ese aval sería la empresa Aquagestión Sur la que tendría que responder del crédito.

Los hechos se remontan a 2013, cuando Aguinaga firmó con Soprea un préstamo hipotecario de 3 millones de euros para construir el acuario de Sevilla. El Soprea exigió avales y Aguinaga entregó, entre otros, un local del acuario de Teguise valorado en 700.000 euros.

El local usado como aval es propiedad de la empresa Aquarium de Costa Teguise Lanzarote, constituida por las sociedadesImprolanz 1962 y Aguagestión de Equipamientos. Eduardo Álvarez González, representante de la empresa Impolanza, socia de Improlanz 1962, ha denunciado a Ignacio Aguinaga, administrador de Aquarium de Costa Teguise, por haber constituido una hipoteca de 700.000 euros sobre el acuario sin haber informado a los socios.

Aguinaga, que posee un 30% del acuario de Sevilla, ha declarado como imputado en la causa, asegurando que la operación se aprobó en una junta general de accionistas a la que no acudió ningún representante de Improlanz 1962. Por su parte, Eduardo Álvarez afirma que la convocatoria de esa junta se envió a una dirección equivocada. Asimismo, Aguinaga declaró ante el juez instructor que el préstamo de Soprea se invirtió en el acuario, del que dijo «está funcionando con éxito» y «que dicho crédito se está pagando adecuadamente». Quien le denuncia afirma, sin embargo, que en noviembre de 2015, cuando declaró ante el juez Aguinaga, el acuario perdía dinero y no pagaba el crédito de Soprea.

Por otra parte, propietario del 5% del acuario de Sevilla, Javier Sainz, ha denunciado también en el Juzgado de Instrucción 20 de la capital andaluza a Ignacio Aguinaga por la compra de peces para ese establecimiento. Según Sainz, Aguinaga tenía obligación de poner los proveedores a disposición del acuario de Sevilla, libres de cargas y comisiones. Sin embargo, el denunciando afirma que Aguinaga suministró gran parte de los peces desde su propio acuario de O Grove (Pontevedra), 100% de su propiedad, y desde el acuario de Gijon, que gestiona una empresa 100% suya por concurso público. «De modo que literalmente se auto facturo: el decidió qué especies se compraban, a quién y a qué precio. Además de comprar peces para venderlos a más alto precio, también cargó un 20% y un 30% en sendas facturas en concepto de cuarentenas, a pesar de que muchos de ellos no se cuarentenaron», afirma Sainz.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios