La investigadora Concha Langa, delante de la Casa de Luca de Tena, en la avenida de la Palmera
La investigadora Concha Langa, delante de la Casa de Luca de Tena, en la avenida de la Palmera - ROCÍO RUZ

Un estudio analiza el papel de ABC en la Exposición Iberoamericana celebrada en Sevilla en 1929

La historiadora Concha Langa presenta una investigación en el marco del primer congreso sobre el certamen

SEVILLAActualizado:

Concha Langa Nuño, profesora del departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Sevilla y miembro del Grupo de Investigación Estructura, Historia y Contenidos de la Comunicación, presentó ayer en el I Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana de 1929, que se celebra en Sevilla, una investigación sobre «Los medios de los Luca de Tena en el camino a la Exposición Iberoamericana (1908-1929).

Según expuso la investigadora sevillana, «el análisis de más de 900 artículos insertados en los medios de Prensa Española, ABC y Blanco y Negro, nos permite una aproximación más completa a la Sevilla que sirvió de marco al proceso que culminó con la inauguración del certamen de 1929».

En su estudio ha comprobado que Blanco y Negro y, sobre todo, el diario ABC siguieron pormenorizadamente el largo camino que hizo posible la exposición de Sevilla. «Además de informar con especial atención de las propuestas nacidas en Sevilla, ABC pronto dejó claro su interés e incluso su apoyo al dar una imagen muy positiva del evento detallando las novedades».

Concha Langa explicó que las noticias sobre la exposición jalonaron sobre todo ABC y puntualmente Blanco y Negro en una progresión paralela al ímpetu de las obras. «Si entre 1909 150a 1924 fueron relativamente pocas —señaló—, con una media de 10 noticias sobre el evento, aunque algunas muy destacadas (con un pico negativo en 1918 con solo tres noticias), a partir de 1925 sube significativamente la inserción de informaciones y artículos de opinión, con más de 50 en 1925, casi 150 al año siguiente, casi 200 en 1927, unas 250 en 1928 y unas 150 entre los meses de enero y comienzos de mayo de 1929 en el que cerramos nuestro estudio». Según afirmó, «el seguimiento del periódico desde Madrid a la Exposición Iberoamericana de Sevilla sería la primera prueba del apoyo incondicional a la misma».

Los primeros pasos

La doctora en Historia recordó que el camino de la Exposición Iberoamericana inició su andadura el 25 de junio de 1909 en el acto de homenaje en Capitanía a Luis Rodríguez Caso, director de la Fábrica de Vidrios La Trinidad y comandante de Artillería. Tras recibir un sable de honor tomó la palabra e hizo su propuesta de Exposición Hispano-americana. «Comenzaba así la historia del certamen. ABC de Madrid se hizo eco de este homenaje dedicándole una gran foto en su tercera y, después, describiendo la entrega del sable».

Durante 1910 y 1911 el periódico se salpica de noticias provenientes de Sevilla narrando los inicios en la construcción de la muestra: quince artículos en 1910 y doce el siguiente año. «Llama la atención lo que fue denominado -indicó Concha Langa. ‘el pleito de las exposiciones’, por las peticiones de hacerlas de diferentes ciudades. Bilbao también pidió una exposición hispanoamericana por ejemplo». La experta resaltó que «desde el principio las intermitentes visitas de los reyes a Sevilla fueron el mejor respaldo para el certamen. Y ABC siempre las recogió pormenorizadamente».

Ya en septiembre de 1911 se habían dado grandes pasos, destacando la presentación de proyectos y elección del presentado por Aníbal González para el recinto. «ABC mostró clara predilección por el proyecto de González -precisó- frente al del riojano Álamo. No podemos olvidar que Aníbal González Álvarez-Ossorio y Torcuato Luca de Tena Álvarez-Ossorio eran primos hermanos. Los Luca de Tena fueron protectores del arquitecto y para Torcuato construyó su casa sevillana en la avenida de la Palmera, una zona de expansión de la exposición».

Imagen positiva

En el estudio de Concha Langa se pone de manifiesto que ABC ofrece una imagen muy positiva sobre la construcción del certamen, prevista para 1916; el periódico detalla las novedades, como el concurso ganado por Coullant Valera en 1913 para hacer un grupo escultórico para el certamen. En especial son frecuentes las crónicas o imágenes del Rey visitando las obras de la exposición en sus viajes a Sevilla.

«Aquí empieza unos de los pilares del apoyo de los medios de Prensa Española a la exposición, a través los artículos de opinión de sus colaboradores y cronistas», destacó Concha Luengo, quien añadió que después de que algunos países americanos anunciaran su intención de participar en la exposición «surgen desde América voces pidiendo mayor publicidad del evento en esas tierras. ABC se convierte en portavoz, con sus corresponsales como magníficos propagandistas del certamen en los países americanos».

Tras el Golpe de Estado de Primo de Rivera y el nombramiento de Cruz Conde como comisario regio de la exposición a finales de 1925 comenzó una nueva etapa, «no sólo por lo que significó para el certamen y su respaldo definitivo, sino por la progresión numérica de artículos publicados en ABC sobre todo y algunos en Blanco y Negro».

El 15 de abril de 1929 moría Torcuato Luca de Tena y Álvarez-Ossorio. El marqués de Luca de Tena no sólo había sido un ciudadano ejemplar sino que había sido para Sevilla «uno de los más decididos y eficaces valedores y un entusiasta e incansable defensor de los intereses de la exposición» afirmó el comité organizador. Su mayor legado fue la edición sevillana de ABC, que nació el 12 de octubre de 1929.