El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, mirando el reloj este viernes antes de anunciar el nuevo protocolo con Altadis
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, mirando el reloj este viernes antes de anunciar el nuevo protocolo con Altadis - M. J. López Olmedo

Espadas reinicia el convenio de Altadis tras dejar caducar el de Zoido

Acuerda con la tabaquera mantener los usos ya pactados, pero siempre que se conserven los jardines y se rebajen los metros para usos terciarios

SevillaActualizado:

La pasividad del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, con Altadis después de haber frenado el convenio urbanístico que la empresa tabacalera firmó con Juan Ignacio Zoido en 2015 para dar uso a la antigua fábrica de tabacos de Los Remedios, era una simple estrategia.

Este viernes lo reconoció abiertamente al anunciar que la Junta de Gobierno ha aprobado un protocolo de intenciones para reiniciar la negociación y desbloquear el edificio: han pasado dos años desde que el PP firmó el acuerdo y, como no se ha ejecutado, deja de tener vigencia oficialmente.

Es decir, Espadas ha dejado caducar lo que pactó Zoido para empezar de nuevo a negociar con Altadis sin esa atadura. Y en el protocolo hay varios puntos que modifican el convenio previo, pero que no lo transforman.

En líneas generales, la propuesta es muy parecida porque el Ayuntamiento se queda el edificio principal para «albergar un proyecto innovador que sea capaz de generar un retorno cualitativo y emblemático para la ciudad», mientras que Altadis dispondrá del resto de la superficie útil para explotarla como suelo comercial. Los cambios son dos: Espadas exige mantener los jardines de Manuel Ferrand, que el PP eliminaba, y que los metros de suelo terciario se rebajen con respecto a lo firmado en 2015. De alguna manera, el PSOE trata de maquillar la operación urbanística ante los partidos que están a su izquierda, que la califican de pelotazo, al tiempo que arrebata al PP este logro.

En todo caso, el nuevo protocolo, al que ha tenido acceso este periódico, abordará la «recuperación del complejo de la fábrica de tabacos para la ciudad a través de una reordenación urbanística que lo convierta en un enclave de referencia, un revulsivo económico para la ciudad y un espacio abierto para los vecinos de Los Remedios y para toda la ciudad. Para ello, se realizará una modificación del Plan General de Ordenación Urbanística que hasta ahora cataloga el área como Industrial Singular».

Este documento marca las pautas previas de negociación y los estudios necesarios antes de la formalización de un convenio y se aprueba, como reconoce el comunicado que envió ayer el gobierno municipal, «una vez transcurridos más de dos años sin que se haya ejecutado la modificación urbanística y, en consecuencia, anulado de forma efectiva el convenio suscrito en el año 2015 y la modificación del PGOU iniciada a continuación que contó con informes sectoriales desfavorables».

El procedimiento iniciado desembocará en un nuevo convenio que antes tendrá que superar dos trámites: la apertura de un proceso de participación a través de un debate ciudadano en el que se aporten ideas, sugerencias y preocupaciones a considerar en el convenio y en la modificación urbanística; y la elaboración de un catálogo de los bienes e instalaciones existentes en el complejo de la fábrica de tabacos que deben quedar protegidos de acuerdo con los criterios de los órganos competentes de la protección del Patrimonio histórico de la Junta de Andalucía.

Esto quiere decir que la administración autonómica tendrá que pronunciarse claramente sobre la protección que tienen los edificios, ya que si no se pueden demoler el valor del suelo cambia sustancialmente.

Por otra parte, el protocolo fija varios objetivos muy concretos. En primer lugar, que «el convenio y la modificación del PGOU deben integrar el complejo de la fábrica de tabacos en la ciudad y especialmente en Los Remedios, abriendo al río la fachada urbana, articulando zonas verdes, espacios libres de uso público y garantizando la continuidad peatonal y acceso público a la ribera fluvial, en un ámbito hasta ahora inaccesible para la ciudadanía». En segundo lugar, la «preservación íntegra de los Jardines de Manuel Ferrand». Y por último, la conversión del edificio principal en un espacio municipal con equipamientos públicos.

También se especifica que se mantendrán «los usos sociales que se desarrollan actualmente en la capilla y espacios asociados de la Hermandad de las Cigarreras». Y en último lugar se concreta la renegociación, « a la baja respecto a las expectativas generadas en el convenio de 2015 y de forma equilibrada con las características físicas del ámbito, de la implantación de usos de servicios terciarios».

Altadis está de acuerdo en este punto de partida para retomar los contactos, ya que la fábrica de Sevilla es la única de España que la empresa todavía no ha podido reurbanizar a pesar de que lleva una década cerrada y en estado de abandono. El futuro se acerca a este edificio de Los Remedios, que además de una gran historia industrial, también tendrá siempre una larga historia política.