ELos médicos están desamparados en sus consultas ante un paciente furioso que no saben por dónde le va a salir
ELos médicos están desamparados en sus consultas ante un paciente furioso que no saben por dónde le va a salir - ABC
SANIDAD

Empuja, escupe y amenaza de muerte a su médico en el ambulatorio en Dos Hermanas

Los profesionales sanitarios urgen vigilancia en los centros de salud para evitar agresiones

SEVILLAActualizado:

Un paciente del centro de salud de Olivar de Quintos, en Dos Hermanas, empujó, escupió y amenazó de muerte ayer por la mañana a su médico porque «no quiso derivarlo al hospital para que le trataran una herida de la que ya estaba siendo atendido desde hace días» en ese ambulatorio.

Según el presidente del Sindicato Médico de Sevilla, Rafael Ojeda, este paciente ya era conocido por un comportamiento agresivo que ayer materializó en la persona de su médico, el cual no veía indicación alguna para que le vieran la herida que sufría en el hospital ya que podía ser tratada en dicho ambulatorio como así estaba siendo desde hace días.

Dado que el facultativo no atendió al requerimiento del usuario, éste, sin mediar palabra, «lo empujó, escupió y amenazó de muerte» para luego marcharse del centro sanitario.

Cuando llegó la Policía el paciente ya se había ido por lo que no se le pudo siquiera detener mientras que el médico, que no sufrió lesiones físicas, aguardaba angustiado ante un episodio que no se esperaba «y menos en este centro de salud que no es nada de conflictivo sino todo lo contrario», destaca Ojeda.

«Por tanto —sigue– está claro con este incidente de Dos Hermanas que el peligro no está ya sólo en los centros de salud de barrios conflictivos sino que en cualquiera puede registrarse una agresión y, si no arbitran medidas para que haya vigilancia, cualquier día vamos a tener que lamentar consecuencias mayores, porque la Policía llega, sí, pero por poco que tarde son cinco minutos en los que al agresor le da tiempo de sacar una navaja y hacer lo que quiera».

Explica que los médicos tienen una aplicación en el móvil que los pone en contacto enseguida con la Policía Nacional yla Guardia Civil «y que llegan rapidísimamente». «Nosotros aplaudimos su eficacia pero por muy pronto que lleguen siempre le da tiempo al agresor a hacer lo peor y marcharse».

Ojeda urge, pues, que haya vigilancia «aunque sea disuasoria» en los centros de salud para evitar estas agresiones porque el personal sanitario se ve solo y desamparado en la consulta con una persona furiosa que no sabe por dónde le va a salir».

La segunda parte de estas agresiones que se vienen registrando en Sevilla a médicos y al resto del personal sanitario es que se dan de baja y a fin de mes cobran menos porque el SAS considera que lo que les ha sucedido es una enfermedad común y, por tanto, detrae de sus nóminas las correspondientes retenciones.

El pasado mes de marzo con motivo del Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios, el Colegio de Médicos de Sevilla también pedía en una rueda de prensa a la que asistió Rafael Ojeda más medidas de seguridad y disuasorias en los centros de salud y hospitales además de un endurecimiento de las penas para los agresores.

Con motivo del ataque de ayer el área de gestión sanitaria Sur de Sevilla activó el Plan de Prevención y Atención de Agresiones de la Consejería de Salud, según un comunicado de la Junta de Andalucía.

El plan activado incluye tanto asistencia jurídica como apoyo psicológico al profesional agredido.

Al mismo tiempo, siguiendo los protocolos establecidos e notificó al juzgado de guardia la agresión y se formuló la denuncia correspondiente.

El Plan de Prevención y Atención de las Agresiones del SAS fue impulsado en 2005 por la Consejería de Salud con el objetivo de dotar a los profesionales de las medidas de seguridad y la formación necesarias para minimizar las posibles agresiones.

Sin embargo, en los centros de salud de Sevilla sigue sin haber vigilancia y las agresiones se siguen produciendo. Los profesionales sanitarios insisten en que la vigilancia es fundamental.