La Policía Local llega a una zona de botellón en Sevilla
La Policía Local llega a una zona de botellón en Sevilla - JUAN FLORES
OCIO

Dura ofensiva contra el botellón en Sevilla: 188 denuncias en una sola

La Policía Local peina los principales focos para dispersar las concentraciones de jóvenes que continúan bebiendo en la calle

SEVILLAActualizado:

Las continuas quejas de residentes en numerosos barrios de la ciudad han obligado al Ayuntamiento de Sevilla a plantear medidas drásticas contra la proliferación del botellón. Esta práctica, prohibida hace ya una década, había comenzado a crecer sin control en los últimos años, generando ruido, suciedad e incluso situaciones de inseguridad que la Policía Local ha intentado controlar con una dura ofensiva como la que lanzó ayer.

Desde primeras horas de la noche los agentes peinaron zonas como la Alameda, la Alfalfa, Alfredo Kraus, Triana, Sur, Arenal, Colón y Nervión, organizados en un operativo disuasorio y preventivo. La presencia policial no persuadió a los jóvenes que continuaron beber alcohol en la calle y obligaron a pasar a la ejecución. A lo largo de la madrugada se formularon 188 denuncias por consumo en la vía pública y se intervinieron las botellas. También se impusieron 18 multas del tráficos y se levantaron dos actas de aprehensión de estupefacientes, según la información que ha facilitado el Ayuntamiento.

El dispositivo especial ha tenido como principal objetivo controlar las concentraciones de personas que de forma espontánea se agrupan en determinados lugares para consumir bebidas alcohólicas, como denunciaron varias asociaciones de vecinos a ABC. Los colectivos exigen una regulación de horarios y «que se cumpla la ley», pues son los que sufren directamente los problemas de suciedad y ruido. A lo largo de la noche del viernes realizaron casi un centenar de llamadas al centro de control de la Policía Local informando sobre incidentes y la presencia de jóvenes bebiendo en la vía pública.

Al mismo tiempo, efectivos de la Policía Local adscritos a la Unidad Línea Verde, especializada en el control de establecimientos, procedió a la clausura de la discoteca Valmont, en el Distrito Nervión. Este establecimiento ya fue desalojado el pasado día 1 de noviembre durante una fiesta de Halloween, por superar con creces el aforo máximo permitido. En esta ocasión, además de comprobar que el limitador de sonido no se activaba correctamente, se detectaron varias infracciones que obligaron a clausurar el local , como el bloqueo de una de las salidas de emergencias, el acceso dificultoso debido a unas obras y la presencia de extintores por el suelo, de los que no se acreditaba su revisión así como de cableado suelto, continúa la nota del Consistorio.

También se procedió a la inspección de la Sala Cosmos, ubicada a unas cuantas calles de la discoteca anterior, donde se detectaron irregularidades en el sistema de videovigilancia. El último enclave a inspeccionar fue el Paseo Colón, donde hace apenas unos días hubo que retirar numerosos elementos de mobiliario urbano y veladores que obstaculizaban el paso.

El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha destacado que «de nuevo el despliegue del operativo de la Policía Local ha logrado controlar el fenómeno de la botellona en los lugares más frecuentes. Con esta anticipación se ha evitado que se generen las concentraciones y ha facilitado la disolución de aquellas que se produzcan». Así, ha felicitado a los agentes que han formado parte de este dispositivo, al tiempo que ha agradecido «la colaboración de las personas que fueron desalojadas y de los establecimientos, muchos de los cuales están realizando esfuerzos para un cumplimiento estricto de la normativa», ha destacado en una nota.