Adaptado a la realidad

El deporte de Harry Potter se juega en Sevilla

El equipo «Sevilla Warriors» competirá este fin de semana en la Copa Andaluza de Quidditch

El quidditch ha adaptado sus normas al la realidad
El quidditch ha adaptado sus normas al la realidad - ABC
N.Ortiz Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Cuando Harry Potter llegó a Howarts, el Colegio de Magia y Hechicería, se quedó cautivado por el quidditch, un deporte de equipo que, en el mundo mágico, se practica sobre escobas voladoras. Pero el aprendiz de magia más famoso de la literatura no fue el único, el juego también sedujo a sus millones de seguidores «muggles» (personas sin habilidades mágicas según la jerga de la «pottermanía»).

Por ello, diecisete años después de que J.K.Rowling publicase la primera entrega de la saga de Harry Potter, el deporte del joven mago puede jugarse en Sevilla. En concreto, en el equipo «Sevilla Warriors», que este fin de semana competirá en la «II Copa Andaluza de Quidditch», que se celebrará en Ronda.

«La idea nació cuando fui a visitar a un amigo a Barcelona y vi que allí la gente jugaba al deporte de Harry Potter», explica Daniel Cortés, uno de los fundadores del equipo que, a su vuelta a Sevilla, no dudó en ponerse en contacto con más aficionados al quidditch por las redes sociales y fundar «Sevilla Warriors».

«Lo primero que pregunta todo el mundo cuando nos conoce es cómo volamos», bromea Daniel, que define el quidditch «muggle» como «una mezcla entre balonmano, rugby y el tradicional juego de balón prisionero». En concreto, se trata de un juego de contacto en el que los jugadores, chicos y chicas, controlan la pelota con la mano y buscan anotar puntos colándola a través de un aro. Al igual que el universo «pottermaníaco», el equipo se divide en un guardián, los bateadores, los cazadores y el buscador. Eso sí, en esta versión las escobas voladoras se cambian por unos palos que se debe llevar sujeto entre las piernas.

«Es un deporte que puede gustar a todos, no solo a los fans de Harry Potter», advierte el joven, que anima a todos los que quieran a unirse a los «Sevilla Warriors» a contactar con ellos a través de sus redes sociales, ya que buscan más jugadores para esta nueva temporada. En cuanto a los entrenamientos, son los domingos por la mañana en el Parque del Alamillo.

Décimo puesto en el Mundial

Pero Sevilla no es la única ciudad andaluza que cuenta con un equipo de quidditch. Almería, Jerez, Chiclana y Málaga también tienen sus propias formaciones. Juntas organizan competiciones y encuentros como la Copa Andaluza. A nivel nacional, la Asociación Quidditch España es la encargada de los torneos oficiales. En el último Mundial, la selección española quedó en el décimo puesto.

Sin embargo, asegura Daniel Cortés que España «aún está un paso atrás». «En otros países europeos se trata de un deporte federado, al nivel normativo del fútbol o el baloncesto tradicionales». El primer partido de esta disciplina se jugó en el estado norteamericano de Vermont en el año 2005. Desde entonces, este deporte inspirado en el universo de Harry Potter no ha dejado de ganar adeptos alrededor de todo el mundo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios