Vista del puente de la Barqueta en la actualidad. - ABC

Hoy se cumplen 20 años de la apertura al tráfico del Puente de la Barqueta

Tras la clausura de la Expo'92, sólo Tussam tenía acceso permanente a la Cartuja

SEVILLAActualizado:

El 1 de octubre de 1997, ABC de Sevilla informaba a sus lectores de que la Delegación de Tráfico y Transportes abría la circulación a particulares en el Puente de la Barqueta. «Según el Ayuntamiento, esta nueva vía de acceso, hasta ahora reservada al transporte público, mejorará la entrada de vehículos a las instalaciones de la Isla de la Cartuja» indicaba la noticia.

Desde ese día, el tráfico rodado de vehículos particulares se extendía por el recinto que acogió cinco años atrás la Exposición Universal. Una vez que se cruzaba el puente, se podía «continuar por la avenida José de Gálvez, que circunda exteriormente los pabellones autonómicos».

Sin embargo, el flujo de coches y transporte público distaba mucho del actual movimiento de vehículos dentro del Parque Científico y Tecnológico de la Cartuja. Se mantenía en vigor el «régimen viario imperante», lo que se traducía en que no estaba permitido a ningún automovilista cruzar el «antiguo recinto de la Expo de Este a Oeste desde el puente de la Barqueta y a lo largo de la Avenida Número III».

Eso sí, las zonas destinadas para el aparcamiento aún no presentaban un problema, aunque la Delegación de Tráfico y Transporte que presidía Mariano Palancar recomendaba a los conductores que «estacionen sus vehículos en las zonas de aparcamiento habilitadas y señalizadas para ello» para facilitar la circulación en esta nueva área de la ciudad que se abría a los coches particulares.

Vista general de la Barqueta
Vista general de la Barqueta- ABC

El puente de la Barqueta fue construido entre 1989 y 1992 con motivo de la Expo 92, como puerta de entrada al recinto. El proyecto fue realizado por los ingenieros Juan José Arenas de Pablo y Marcos Jesús Pantaleón Prieto, con la financiación de la aseguradora Mapfre.

Actualmente es uno de los puentes más conocidos de España y más reconocidos en el mundo de la arquitectura y la ingeniería. Fue concebido como una arco blanco sobre un tablero metálico de 168 metros y tensado por tirantes rojos.