DAVID LÓPEZ RIDRUEJO, FUNDADOR DE BITNAMI

«Cuando decía en España que era emprendedor me miraban con cara de pena»

Este ingeniero de telecomunicaciones sevillano es el CEO de una empresa tecnológica de la que son socios el fondo Ycombinator, el exvicepresidente de Twitter y un cofundador de Netscape

Daniel López Ridruejo, cofundador de Bitnami y CEO de la empresa
Daniel López Ridruejo, cofundador de Bitnami y CEO de la empresa - ROCÍO RUZ

El sevillano de 41 años Daniel López Ridruejo estudió ingeniería de telecomunicaciones en Sevilla y los últimos cursos de carrera estuvo de Erasmus en Dinamarca. Después marchó a EE.UU., donde trabajó cuatro años en empresas tecnológicas. Aquella experiencia le abrió los ojos al mundo del emprendimiento. Hoy es el CEO de Bitnami, una empresa que cofundo en 2011 para dar servicios en la nube (cloud), con un millón de usuarios mensuales y que duplica facturación y plantilla cada año. Esta compañía tiene entre sus socios a Eric Hahn, cofundador de Netscape; Elag Gil, exvicepresidente de Twitter y al fondo de capital semilla YCombinator. Con la matriz en San Francisco y oficinas en Sevilla, los principales clientes de Bitnami son Google, Microsoft, Oracle o Amazon.

-¿Quién le inculcó el espíritu emprendedor?

-Yo no había vivido el espíritu emprendedor en casa porque mi madre es maestra y mi padre trabajador de Telefónica. Sin embargo, en Silicon Valley conocí a los fundadores de las empresas tecnológicas en las que trabajaba, vi cómo creaban esas compañías y cómo funcionaba el ecosistema y en algún momento me picó el bichito emprendedor y ya no me podía sacar de la cabeza que podía hacer un producto igual o mejor que ellos. Eso me animó a crear mi propia empresa.

-¿Cómo creó su empresa?

-Un poco me tiré al precipicio porque me había picado ese gusanito empresarial. Dejé mi trabajo en Estados Unidos para montar una empresa. Como sabía que para empezar no necesita infraestructura decidí volver a España para trabajar unos meses aunque teniendo claro desde el principio que nuestros clientes estarían fuera. Mi socia americana se vino a Sevilla en 2005 y creamos la matriz en EE.UU. pero con oficina aquí. Hasta 2013 no abrimos una oficina en San Francisco. No queremos tener como clientes a empresas públicas o locales. Nuestros clientes están en Estados Unidos, Inglaterra y norte de Europa. Así nació Bitrock, que sería la semilla de Bitnami, el nombre comercial con el que se nos conoce. Empezamos con un producto que facilitaba la instalación de programas en su propio servidor. Eso evolucionó en un producto que te permitía instalar tus programas en la nube o en entornos empresariales virtualizados.

-Empezó en el salón de su casa con un portátil y así estuvo de 2003 a 2005. Imagino que su familia y amigos le animarían a mandar currículos a empresas para ser un ingeniero de telecomunicaciones a sueldo.

-Ufff, sí muchas veces. Mi madre, como todas las madres, se preocupaba. Me veía trabajar con el portátil y me preguntaba dónde estaban mis empleados. Cuando decía en España que era emprendedor todo el mundo me miraba con cara de pena y me preguntaba cuánto facturaba y cuántos trabajadores tenía. En EE.UU., sin embargo, lo primero que te preguntan cuando eres emprendedor es cuál es tu producto. Ahora ser emprendedor en España está de moda pero antes te veían poco más que como un desempleado. Ahora el emprendedor es como un empresario “pringao” que no gana dinero. Una vez que la empresa gana dinero eres un empresario malvado. En 2003, cuando yo empecé, no existía la nube, pero sí los portátiles y ordenadores normales. Empezamos con productos humildes y facturábamos poquísimo durante los dos primeros años. Al principio tenía muchas dudas de si estaba haciendo lo correcto, de si nuestro producto lo querían pero seguimos trabajando a nivel internacional y al final vimos que hicimos la apuesta adecuada, aunque tardó un poco en cuajar. En cierto modo, nos adelantamos a quienes no vieron las necesidades que iba a tener la nube.

-Vive en San Francisco y vienes dos veces al año a Sevilla porque reúne a la plantilla para hacer balance del año y planificar el siguiente ejercicio. ¿Cuánto facturáis y cuántos trabajadores tenéis?

-Estamos duplicando plantilla y facturación anualmente. No revelamos facturación porque no es necesario hacerlo en USA como compañía privada y porque no queremos dar pistas a nuestros competidores. En cuanto a la plantilla, tenemos 40 en Sevilla, 20 en San Francisco y 20 repartidos por todo el mundo, desde Reino Unido, Australia, India, Uruguay, USA y el resto de España.

Daniel López Ridruejo, en la sede de Bitnami en Sevilla
Daniel López Ridruejo, en la sede de Bitnami en Sevilla- ROCÍO RUZ

-¿Hay que estar un poco loco para montar una startup a caballo entre Sevilla y EE.UU?

-En primer lugar, hay que estar un poco loco para montar una empresa que no es un negocio tradicional. El 90% de las empresas de software fracasa. Cuando hay gente que dice que vas a fracasar, es que tiene razón en un porcentaje muy alto. Si a eso añades que tienes clientes en todo el mundo, eso eleva la complejidad, pero si tienes éxito, es mayor que si trabajas sólo con clientes locales.

-Ahora se habla mucho de la necesidad de un ecosistema empresarial. ¿En Sevilla existe?

-Existe para empresas que trabajan para la Junta u otras administraciones. No existe ese ecosistema empresarial para compañías como la nuestra, que tienen producto o están orientadas al mercado externo. De hecho, esas empresas se pueden contar con los dedos de la mano. Entre ellas está Genera Games, que tiene más de 200 trabajadores, acuerdos con Disney, compiten en el mercado global...

-¿Qué haría en Sevilla para cambiar la mentalidad?

-No tengo la solución mágica, pero creo que lo mejor es ver el ejemplo de compañías como Genera Games o Bitnami. No hace falta cambiar las leyes, dar subvenciones o cursos. No todo el mundo tiene que ser emprendedor. Ahora parece que la solución a todo es ser emprendedor, cuando es algo muy complicado. Si aceptas subvenciones, no tienes emprendedores, sino empresas buenas en buscar subvenciones. La prueba del algodón es que cuando retiras esas subvenciones, esas empresas desaparecen.

-Aquí tenemos el ejemplo de Invercaria, que con dinero público entró en empresas y dio ayudas a compañías que se han esfumado.

-El problema es cuando se dan subvenciones a empresas con criterios que no son empresariales. Por eso es normal que muchas empresas fracasen porque no tenían sentido desde el primer día ni contribuyeron a crear riqueza. El dinero que se les dio se perdió.

-¿A qué se dedica Bitnami ahora?

-Facilita la instalación de software en servidores o en la nube. Si una persona quiere un gestor documental o un blog, o una empresa necesita un programa de contabilidad, puede venir a Bitnami y con un clic desplegar esa aplicación en la nube. Nuestro producto es gratis para el usuario final. Tenemos tres tipos de clientes: las clouds o nubes que quieren que Bitnami soporte su plataforma, como Oracle, Microsoft, Google o Amazon; luego están los clientes que quieren que empaquetemos su aplicación y esté disponible en nuestra librería; y tenemos servicios de valor añadido para monitorización y copias de seguridad que hay empresas que lo demandan. Nuestro objetivo ahora es dirigirnos a empresas de más de mil empleados. Ahora tenemos más de un millón de usuarios mensuales.

Logo de Bitnami
Logo de Bitnami- ROCÍO RUZ

-Entre sus socios hay accionistas de Netscape o Twitter. ¿Facilita eso las rondas de financiación tener a esos socios?

-No exactamente. Para buscar financiación lo que te piden es un producto y un modelo de negocio sólido. De hecho, recibimos 1,2 millones de financiación en 2013 pero no lo hemos usado. El principal objetivo era tener a inversores con experiencia como parte del equipo y seguir asesorándonos de cómo seguir creciendo. Ahora tenemos entre nuestros socios a YCombinator, un fondo de capital semilla que invirtió en Dropbox y Airbnb; a Eric Hahn, cofundador de Netscape; Elag Gil, vicepresidente de Twitter; Danielle Morril, CEO de Mattermark y Ullas Naik, fundador de Streamlined Ventures. Mi socia americana, yo y los trabajadores seguimos teniendo la mayoría de acciones de la empresa.

-¿Bitnami ha tenido subvenciones o ayudas públicas?

-No las hemos tenido ni las hemos buscado porque si lo hacemos terminaríamos dependiendo de ellas y nuestro modelo de negocio terminaría adaptándose a ellas. Preferimos financiarnos con los clientes que compran nuestros productos.

-Tenéis la empresa en Sevilla pero la matriz está en San Francisco. ¿No ha tenido la tentación de trasladar por completo la compañía a USA?

-Si volviera a empezar, los primeros años la compañía hubiera estado en USA porque cuando una empresa es pequeña tenerla dividida en dos ciudades da muchos quebraderos de cabeza. Cuando creces ya tiene sentido tener a gente en diferentes países y franjas horarias. Nosotros somos como un platillo volante que ha cogido a una startup de San Francisco y la hubiera trasplantado en Sevilla. Nosotros estamos físicamente en Sevilla pero somos una empresa americana.

-¿La crisis nos ha dado un baño de realidad y ya no hay tanto chauvinista en Sevilla?

-Está cambiando la mentalidad porque los jóvenes cada vez salen más fuera, ya sea por Erasmus o porque se han visto obligados a emigrar. Cuando vuelven, esas personas aportan lo que han aprendido fuera. Sevilla tiene calidad de vida pero no tiene muchas salidas profesionales. Algo de lo que me siento un poco orgulloso es haber creado en Sevilla la empresa en la que a mi me hubiera gustado trabajar al acabar la carrera. Es un trabajo que no es fácil pero muy gratificante para la gente con ambición, que le gusta las últimas tecnologías y con buen nivel de inglés.

-¿Ha contratado a ingenieros de Sevilla?

-Sí, la gran mayoría de nuestros empleados en Sevilla vienen de la Escuela de Ingeniería y de Informática, con las que tenemos una buena colaboración. Prefiero contratar a los mejores estudiantes recién salidos de las escuelas y formarlos que gente que tiene cierta experiencia laboral y que han sido formados por empresas del ecosistema local.

-¿Los planes de estudio de las escuelas están acordes a las necesidades del mercado?

-No mucho, pero por la propia naturaleza de la informática y la tecnología. Es muy difícil, aunque los profesores lo intenten, que los estudios estén adaptados a las necesidades de mercado, que cambian tan vertiginosamente. Por eso es muy beneficioso, tanto para las empresas como para la Universidad, que colaboremos en los últimos cursos. No puede haber una muralla china entre la Universidad y la empresa.

-¿Qué recomienda a un joven sevillano ingeniero de telecomunicaciones o informática que sale de la Facultad?

-Si no tiene cargas familiares o hipotecarias, salir fuera. Hay otros países o empresas que están más avanzados que nosotros, por lo que es muy beneficioso salir y aprender de ellos. Una de esas maneras es salir de Erasmus, trabajar fuera o hacerlo aquí en sociedades que compiten a nivel internacional.

-Dice haber aprendido a base de tortas. ¿Se aprende más de los errores que de los manuales universitarios?

-Obviamente. Hay cosas que no entiendes hasta que te pasan a ti por muchos cursos que hayas dado o manuales que hayas leído. La realidad es la mejor maestra. Se aprende mucho de esos errores. Con un poco de suerte esos errores no te matan, los soluciona y aprendes.

-¿Cuáles han sido los dos errores mayores que cometisteis?

-Esperar demasiado a sacar un producto para que esté perfecto. En un mundo que cambia tanto como la ofimática o la nube, es más beneficioso sacarlo cuando tenga un cierto nivel de calidad y testar las opiniones. Otro error que cometimos al principio fue no cobrar suficiente por el software cuando da mucho valor al usuario final.

-Bitnami ha recibido varias ofertas de compra de multinacionales. ¿Cuánto os han ofrecido?

-No lo suficiente. Pero no sólo hay que ver la cantidad que te ofrecen, sino que los modelos de negocio de ambas empresas estén alineados. Por otra parte, nosotros proporcionamos a los empleados stock options, participaciones en la empresa. Lo hacemos para que estén alineados sus intereses con los de la empresa. Por tanto, si llega el caso de vender la empresa, tendremos que tomar la decisión mirando el impacto en todo el mundo, por lo que no dependería de mi. Pero yo siempre insisto en que lo importante es tener producto y modelo de negocio, lo demás viene solo.

-¿Han pensado Bitnami en salir a bolsa en el futuro?

-Si saliéramos a bolsa lo haríamos en USA, en el Nasdaq. Salir a bolsa no es nuestro objetivo, sino la consecuencia lógica si seguimos este ritmo de crecimiento. Ahora preparamos la infraestructura de la empresa para seguir creciendo. Para salir tendríamos que alcanzar una facturación mínima de 100 millones de euros anuales. Si alguna vez la empresa sale a Bolsa o nos compran, los empleados que tienen stock options y que han ayudado a la empresa a crecer se beneficiarán de ello.

-¿Ha montado otras empresas o tiene en mente hacerlo?

-Ufff, no entiendo a otros emprendedores que tienen cinco o diez empresas y dan conferencias, ponencias o charlas de cómo ser emprendedor. No hay horas en el día para una sola empresa, por lo que no tengo tiempo para pensar en crear otras.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios