Animación cultural

Los cuadros cobran «vida» en el Museo de Bellas Artes

Comienzan las visitas guiadas por los propios artistas y personajes de las obras

Los actores explican los entresijos de las obras-Vanessa Gómez
Los actores explican los entresijos de las obras-Vanessa Gómez
N.Ortiz Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Pintores, literatos e, incluso, personajes de los cuadros más icónicos del Museo de Bellas Artes acompañan a los visitantes para descubrir y explorar la pinacoteca sevillana como nunca antes. Las visitas guiadas, que comenzarán el próximo 17 de septiembre, forman parte de «El Museo cobra vida», el nuevo proyecto de la empresa Conocer Sevilla.

El recorrido comienza con un Tirso de Molina que desvela al público que fue justo entre las paredes del museo, cuando era el convento de la Merced, donde escribió su famosa obra «El burlador de Sevilla». El escultor florentino Pietro Torrigiano, que bromea con un tono cómico sobre la perfección de su San Jerónimo, o San Francisco de Borja, recién salido de un cuadro de Alonso Cano, son otros de los ilustres acompañantes de la visita.

La «Apoteosis de Santo Tomás de Aquino», de Zurbarán, sirve de escenario para un emperador Carlos V que cobra vida y cuenta el mayor secreto del extremeño:nunca aprobó el examen que, entonces, se requería para ejercer de pintor, algo que le valió el enfrentamiento con otros ilustres de la época.

Sin embargo, es Bartolomé Esteban Murillo el auténtico protagonista del espectáculo. El pintor sevillano desgrana los entresijos de varias de sus obras expuestas en la sala más imponente del museo, la localizada en la antigua iglesia del convento. Uno de los datos que Murillo desvela a los asistentes es que «Santo Tomás de Villanueva repartiendo limosna», es su obra preferida. Sobre la «Virgen de la Servilleta», narra Murillo que el bebé, retratado en movimiento, lo pintó inspirado por uno de sus revoltosos hijos.

Esencia sevillana

Ya en la planta superior del Museo es Santa Dorotea, pintada por Zurbarán, enlaza varios «cotilleos» sobre el pintor extremeño y Valdés Leal, para terminar invitando al público la fiesta de la mascarada de Fernando VI, plasmada por Domingo Martínez.

El poeta Gustavo Adolfo Bécquer también tiene un hueco en la visita. Mientras contempla su propio retrato, pintado por su hermano, recita algunas de sus más famosos versos y explica a los visitantes sus idas y venidas con el género femenino.

Cambiando de tercio, Carmen la Cigarrera deja la Real Fábrica de Tabacos pintada por Gonzalo de Bilbao en «Las Cigarreras» para confesar al público que va camino de la Real Maestranza para encontrarse con su novio torero. Una historia que, bien se sabe, acaba con Carmen asesinada por su celoso amante francés a las puertas de la plaza.

El recorrido está salpicado continuamente de anécdotas y referencias a la capital hispalense, incluido el final, donde unas simpáticas jóvenes, recién salidas de la obra «Sevilla en fiestas», de Bacarisas, ponen el punto final al espectáculo.

Para asistir a la visita es necesario reservar en www.conocersevilla.com. El precio de la entrada es de 12 euros para los provenientes de Sevilla y provincia y 18 para el resto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios