Reyes Bernabé, delante del hospital Virgen del Rocío de Sevilla
Reyes Bernabé, delante del hospital Virgen del Rocío de Sevilla - M.J.LÓPEZ OLMEDO
ENTREVISTA

«Conozco a oncólogos que fuman. Es el colmo»

Reyes Bernabé tiene a varios compañeros que sufren cáncer de pulmón. «Los que fuman confían en que no les toque a ellos, a pesar de que el 85 por ciento de estos tumores se deben al tabaco»

Actualizado:

Reyes Bernabé (La Línea, 1970) es una de las oncólogas más reconocidas de Andalucía. Master en Oncología Molecular e investigadora del cáncer de pulmón, es jefa de Sección de Oncología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Compartió conocimientos y experiencias durante un año en el Instituto de Oncología de Manchester, ha participado en numerosos ensayos internacionales que han servido para alumbrar nuevos fármacos y tratamientos, y preside la Sociedad Andaluza de Oncología.

¿Nunca ha fumado?

Nunca.

¿Tiene algún familiar que haya sufrido cáncer de pulmón?

Mi padre murió de cáncer de pulmón. Y era fumador.

¿Lo atendió usted?

No, aunque no dio tiempo porque él murió poco después de la operación. Siempre digo que es mejor que el oncólogo sea más objetivo, no un familiar. Un paciente no necesita que el oncólogo haga de amigo o de hijo porque eso ya lo tiene. Lo que necesita es un médico que sepa que es lo que más le conviene, no que empatice que fuera como su hijo. Es curioso que muchos pacientes piensen que nosotros estamos libres de esta enfermedad y a veces algunos nos dicen «claro, si el enfermo fuera su padre».

¿Conoce a muchos médicos que fuman?

Unos pocos. Y que beben también.

¿Y con cáncer?

También. Y algunos son oncólogos.

Antes fumaban incluso en las consultas, cuando se podía.

Sí, yo también lo recuerdo. Es algo difícil de explicar.

¿Y conoce oncólogos que fuman?

Sí. Los conozco. Esto me parece el colmo, cuando es una cosa que está tan demostrada.

Hay gente que ha estado fumando dos paquetes de cigarrillos diarios durante toda su vida, como Santiago Carrillo, que mueren a los 90 años y no de cáncer de pulmón ni de ningún otro tipo.

Sí, pero también hay gente que conduce a a 200 kilómetros por hora por una carretera y no se mata. Sabemos que los factores externos, en este caso el tabaco, no son la única causa de esas mutaciones celulares que no sabemos todavía por qué se producen. Y en el caso del de pulmón, hay un 15 por ciento que no se debe al tabaco y que no se da en fumadores.

¿Es tan adictivo el tabaco como para que un oncólogo no pueda dejar de fumar?

Yo creo que el problema es que estas personas están convencidas de que a ellos no les va a tocar. Como hay gente que no le toca, no lo dejan y confían en eso. Si estuvieran convencidos de que les va a aparecer un cáncer, creo que lo dejarían.