Rompió el cristal de un autobús y golpeó al conductor
Rompió el cristal de un autobús y golpeó al conductor - ABC
SUCESOS

Condenado por romper el cristal de un autobús y golpear al conductor tras un altercado en Sevilla

Tendrá que pagar el cristal que rompió con el candado de su moto e indemnizar al conductor de Tussam

SEVILLAActualizado:

El Juzgado de lo Penal número 13 de Sevilla ha condenado a M.A.R.V, de 48 años, por un delito de daños y una falta de lesiones tras haber roto el cristal de un autobús de la Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) con el candado de su moto y haber golpeado después a su conductor con el casco, tras un altercado de tráfico.

Según señala el auto, emitido en diciembre y recogido por Europa Press, al condenado se le imponen ocho meses de multa, con cuota diaria de seis euros por el delito, y un mes más con cuota diaria de seis euros por la falta, con responsabilidad personal legal subsidiaria en caso de impago, así como el abono de las costas del proceso.

Además, indemnizará a Tussam por 2.192,31 euros por los daños y al conductor de la citada empresa, con 660 euros por las lesiones, una cantidad que devengará el interés legal correspondiente. Esta indemnización se deberá hacer efectiva en 21 meses en cuotas prorrateadas durante los diez primeros días de cada mes y la multa, en tres meses.

En el escrito, se señala que se declara probado que el día 28 de mayo de 2012, sobre las 18,00 horas, el condenado, con antecedentes penales cancelados, tuvo un altercado de tráfico cuando conducía su motocicleta por las inmediaciones de la avenida Menéndez Pelayo con el conductor de un autobús, durante el cual «deliberadamente» fracturó el cristal del citado autobús con el candado tipo pitón de la moto que conducía.

Tras ello, y estando el conductor del autobús en la estación del Prado de San Sebastián, el citado individuo se aproximó a éste y comenzó a golpear al conductor en diversas ocasiones con el casco de la moto. Como consecuencia de estos hechos, el trabajador sufrió lesiones que necesitaron tratamiento asistencial y tardaron 12 días en curar, no pudiendo trabajar. De su lado, los daños del autobús fueron tasados en 2.192,31 euros.