De izquierda a derecha, Juan José Morillas, Joaquín Sainz de la Maza y Fernando Fabiani - RAÚL DOBLADO

«Comparte lo que importa», lema de la 59ª campaña contra el hambre de Manos Unidas

Manos Unidas Sevilla colaborará en el año 2018 en la financiación de quince proyectos por importe de 917.253 euros

SEVILLAActualizado:

El presidente de Manos Unidas Sevilla, Joaquín Sainz de la Maza, ha presentado esta mañana en una rueda de prensa celebrada en el Palacio Arzobispal de Sevilla la 59ª campaña contra el hambre de Manos Unidas, que en esta edición se desarrollará bajo el lema «Comparte lo que importa».

Tras la presentación de un vídeo de cinco minutos en el que se hace hincapié compartir un objetivo común: «acabar con el hambre en el mundo. En la lucha contra la injusticia, todos podemos compartir lo que de verdad importa», decía el vídeo. «En los países desarrollados tiramos un tercio de los alimentos, mientras el hambre en el mundo sigue creciendo», «Manos Unidas desarrolla actualmente 600 proyectos en países desfavorecidos, proyectos locales y cercanos que responden a necesidades reales», son algunas de las ideas en las que se basa el vídeo promocional de la campaña apoyado a su vez por testimonios reales y el hashtag #ComparteLoQueImporta.

«Hoy compartimos todo en nuestras redes sociales: fotos, vídeos, opiniones, experiencias, etcétera. Es una necesidad que nos hace más felices. Dar y recibir nos hace mucho más humano», añadía Joaquín Sainz de la Maza durante la presentación, en la que también recordaba la necesidad de compartir «solidaridad». «Podemos compartir también el objetivo de Manos Unidas», añadía.

El cartel de la campaña

El cartel presentado muestra un teléfono móvil con forma de regadera que transforma un pozo en huerto familiar, con es eslogan «Plántale cara al hambre» para descubrir los proyectos que se desarrollan en países desfavorecidos de América, África y Asia.

El año 2018 será el último de la campaña trienal que comenzó en 2016 donde se puso de manifiesto el fomento de la agricultura y la lucha contra el despilfarro de alimentos, especialmente en los países desarrollados. Se recordaron las palabras de Juan Pablo II y la «paradoja de la abundancia», cuando se manifiesta que hay alimentos para todos, pero no todos tienen acceso a esos alimentos.

Sainz de la Maza también recordaba como «lo mejor que pudiera ocurrir es que Manos Unidas no existiera, porque ellos sería un síntoma de misión cumplida, ya que el hambre en el mundo entonces habría desaparecido», afirmaba, recordando como pilares básicos para lograr este objetivo «el Evangelio y la doctrina social de la Iglesia. Todos debemos estar unidos porque somos hijos de Dios», dijo.

Millones de personas mueren de hambre

«En España hay personas que lo están pasando mál, pero nadie se queda sin comer ni se muere de hambre. En estos países millones de personas mueren de hambre, sobre todo niños menores de cinco años», y «más del 50 por ciento situados en países en conflicto», recordaba el presidente de Manos Unidas Sevilla, quien añadía que «el 87 por ciento de los ingresos son privados, el resto públicos (Diputación, Parlamento y Junta de Andalucía)», siempre guiados por una política de «austeridad y transparencia»

Para el año próximo en Sevilla, a través de las parroquias, colegios y socios, se van a financiar proyectos por importe de 917.253 euros, «cifra superior a la de 2017 en la que se alcanzaron 873.000 euros. En esta ocasión, casi la mitad es aportada por los socios (450.000), le siguen las parroquias (300.000), templos (85.000) y colegios (80.000) y serán destinados a proyectos que se desarrollan en países como India, Burkina Faso, Bolivia o Nicaragua.

En cuanto al número de proyectos al que irán destinadas estas cantidades, «es un poco inferior al de 2017 porque los importes dirigidos a proyectos concretos serán mayores». Proyectos agrícolas, sanitarios, agua potable, social y promoción de la mujer (sobre todo en India), son las acciones a las que se dirigen este esfuerzo solidario.

En Sevilla

En Sevilla participan activamente 109 voluntarios, de los que más del 70 por ciento son mujeres y dende la parte más importante sería mayor de 65 años. De estos voluntarios, 94 son los responsables parroquiales.

Desde Sevilla se colabora con 15 proyectos. De ellos el de menor importe sería el de un equipamiento de un centro de formación femenino por 9.725 euros, y el de mayor importe superaría los 114.000 euros y estará dirigido a ayudar a financiar un programa de capacitación agrícola en India.

Sainz de la Maza aseguró que en 2018 «van a continar trabajando para vivir la solidaridad para logra una vida más justa y fraterna. Compartamos a manos llenas para alcanzar ese objetivo común que se plantearon en Manos Unidas hace más de 60 años: «acabar con el hambre en el mundo».