«Top manta» en la avenida Luis de Morales, junto a Nervión Plaza, estas navidades
«Top manta» en la avenida Luis de Morales, junto a Nervión Plaza, estas navidades - ABC

Los comerciantes de Sevilla exigen policías de paisano para acabar con los «top manta»

Aprocom lamenta la falta de voluntad del Ayuntamiento y de «mano dura» para evitar el efecto llamada de la venta ilegal

SevillaActualizado:

La problemática de la venta ilegal viene de lejos. Todos los mediodías y los fines de semana sucede lo mismo: los manteros se multiplican, y cada vez más, en las principales calles del Centro, Nervión y Triana. Los comerciantes de Sevilla que sí pagan sus impuestos y que ven cómo el «top manta» reduce significativamente sus ventas no pueden más.

Tomás González, presidente de la Asociación Provincial de Comerciantes de Sevilla (Aprocom), llamó ayer al 112 en tres ocasiones para que la Policía Local interviniera y levantara estos negocios ilegales tras las reiteradas quejas de los socios. «Al no acudir nadie insistí y me dijeron que no había unidades», denunció indignado a este periódico. De inmediato se puso en contacto con el delegado de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Cabrera, quien le expuso también que «no disponían de policías suficientes».

«¿Cómo puede suceder esto? Tenemos un problema grave de seguridad, de competencia desleal y de imagen en la ciudad, y no se actúa», criticó. Hay comerciantes desesperados porque los manteros se ponen en la puerta de sus negocios y los clientes no pueden entrar. «No se puede mirar hacia otro lado», dijo.

Mafias organizadas

A los viandantes les dan pena la situación de los «top manta», según el portavoz de los comerciantes, pero recordó que detrás de ellos hay mafias organizadas que los explotan y que se reparten los beneficios de los productos falsificados a costa de los más vulnerables. «Por tanto, también es un tema de extranjería», insistió y lamentó la falta de «mano dura» porque así se evitaría el efecto llamada.

Para González, quien representa a más de 2.800 comerciantes en la ciudad, la solución pasa por disponer de policías de paisano para detener a los «top manta» y a las organizaciones ilegales y requisar la mercancía. «Los agentes pasan y los manteros se esconden en las calles adyacentes y portales, y a los dos minutos vuelven a colocarse de forma sistemática. El Ayuntamiento lo sabe, pero hay que tener voluntad de querer erradicar esto», manifestó.

Por contra, según fuentes municipales, la Policía Local intervino ayer en la zona más comercial del Centro de la ciudad contra la venta ilegal de productos en la vía pública. Asimismo, dotaciones policiales continuaron por la tarde en el Casco Histórico a pie y en patrulla. «No sólo se actúa con presencia física en las calles, también se hace localizando naves donde almacenan productos falsificados (como bolsos, zapatillas deportivas, relojes, equipaciones de fútbol, entre otros), desde donde se nutren los vendedores, normalmente personas inmigrantes.