Actualidad

El coche de la tenista fallecida sufrió un «arrastre» de 25,4 metros por el impacto del BMW

El atestado de la Guardia Civil señala que el conductor americano iba a velocidad excesiva y distraído de la conducción

El coche de la tenista fallecida sufrió un «arrastre» de 25,4 metros por el impacto del BMW

El atestado de la Guardia Civil incluido en la investigación judicial del accidente de tráfico saldado el pasado 18 de julio con la muerte de la joven tenista Nadia Mechaala, recoge que la fuerza con la que impactó el BMW conducido por el ciudadano estadounidense Donald Arthur Lehman contra el utilitario en el que viajaba la fallecida fue tal, que este último turismo dejó en el asfalto «huellas de arrastre» de 25,4 metros de longitud.

Según el mencionado atestado, incorporado a la causa incoada por el Juzgado de Instrucción número 5 de Sevilla y a cuyo texto completo ha accedido Europa Press, en el lugar del accidente «no se observan marcas de frenada» ni «huellas de fricción lateral», pero sí «dos huellas de arrastre marcadas por los neumáticos traseros del turismo Volkswagen Polo», en el que viajaba la joven, «al sufrir el vehículo un fuerte impacto en su parte trasera por parte del BMW».

La colisión del BMW que conducía Donald Arthur Lehman contra la parte trasera del Volkswagen en el que la joven viajaba como acompañante, según el atestado, «provoca el reventón de los neumáticos traseros» del utilitario, que «al no rodar por el daño sufrido, marcan la trayectoria seguida sobre el carril central, mientras es arrastrado (hacia adelante) por la inercia del BMW». «Estas huellas tienen un recorrido longitudinal de 25,4 metros, que implica la distancia aproximada que es arrastrado el vehículo».

El mencionado atestado de la Guardia Civil de Tráfico, como es sabido, atribuye al conductor, imputado en la causa por un presunto delito de homicidio imprudente, una «velocidad excesiva» al haber impactado a unos 115 kilómetros por hora contra el coche de la fallecida, toda vez que el límite de velocidad en el tramo de la autovía A-4 donde sucedió el accidente es de cien kilómetros por hora y el investigado, de 74 años de edad, sostendría en su declaración judicial que en el momento del impacto circulaba a 80 kilómetros por hora.

Se había despistado mirando unos carteles

El atestado le atribuye también «distracción en la conducción», al no «mantener la atención permanente al volante», toda vez que el investigado habría reconocido de su lado que en el momento del impacto de su coche contra el de la joven, detenido en el marco de una retención en la autovía A-4, se había despistado observando unos carteles.

El informe de la Guardia Civil señala igualmente los 74 años de edad del conductor dada su obligación de adecuar la velocidad a su «capacidad», toda vez que el vehículo de alquiler que conducía este ciudadano norteamericano no habría registrado ninguna «anomalía» previa al siniestro.

También figura en el atestado el testimonio de un conductor que habría relatado a los agentes que él circulaba por la autovía a unos 120 kilómetros por hora y fue rebasado, supuestamente a gran velocidad, por el vehículo que conducía el imputado.

Los agentes que han redactado el informe, en resumen, concluyen que el investigado incurrió en una «conducción negligente e imprudente», al conducir «con exceso de velocidad y totalmente distraído», avisando de que de haberse atenido el conductor a la señalización y reducido su velocidad a menos de cien kilómetros por hora, podría haber reaccionado ante la retención de vehículos a la que se precipitaba, lo que finalmente podría haber aminorado la violencia de la colisión, «pudiéndose de ese modo evitar el fallecimiento» de la joven tenista Nadia Mechaala.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios