Presentacion de la Memoria 2015 de Cáritas, con el arzobispo, Juan Jose Asenjo y el director de Cáritas, Mariano Pérez de Ayala
Presentacion de la Memoria 2015 de Cáritas, con el arzobispo, Juan Jose Asenjo y el director de Cáritas, Mariano Pérez de Ayala - VANESSA GÓMEZ
Memoria Anual 2015

Cáritas alerta del «preocupante paro» y de la «cronificación de la pobreza» en Sevilla

La memoria de 2015 limita la «recuperación» a la macroeconomía: «La realidad de las familias es otra, ahí no hay recuperación»

SEVILLAActualizado:

Cáritas Diocesana de Sevilla ha hecho pública este martes su memoria del año 2015, en la que se recoge tanto su actividad caritativa y solidaria como un amplio informe de la realidad social con la que se han encontrado. En este sentido, un año más y al contrario de lo que se viene indicando desde las administraciones, ha alertado de la «cronificación de la pobreza» en Sevilla, ya que cada vez se atienden a más familias «que llevan ya cinco años o más siendo objeto de la ayuda de la Iglesia».

Mariano Pérez de Alaya
Mariano Pérez de Alaya- V. GÓMEZ

De este modo, el director de Cáritas Diocesana de Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, ha subrayado que «una cosa son los datos macroeconómicos que ofrecen las administraciones y otra bien distinta la microeconomía, la calle, los barrios, la realidad de las familias, que es con la que trabaja la Iglesia. Y ahí los datos son los que son y no muestran recuperación alguna». Más bien al contrario, Pérez de Ayala ha citado no sólo esa «pobreza que se va haciendo crónica» sino también lo que entiende como su origen, «la alarmante precariedad laboral».

En este punto, Cáritas advierte del 29% de desempleo en Sevilla, «una cifra muy preocupante y que permanece, que es constante», así como de «los contratos que se están haciendo, que son cortos, de escasa duración y con remuneración muy baja. Por ello, la gente que ha estado atendida por Cáritas deja de estarlo dos o tres meses, pero en cuanto se acaba ese contrato vuelve a requerir la ayuda de la Iglesia, ya que es imposible que pueda tirar con esas condiciones laborales tan malas. Las empresas siguen sin ofrecer empleo estable y de calidad y más del 85% de los contratos que hacen en Sevilla son temporales y muy débiles».

Ante esta situación, la secretaria general de Cáritas Sevilla, Auxiliadora González, ha recalcado la necesidad de «una verdadera política social, con medidas reales y que vayan al origen del problema, al empleo y a acabar con situaciones de exclusión alarmantes. Que haya una garantía de ingresos mínimos, por ejemplo, ya que no se puede concebir que haya tantas familias donde no entra un solo ingreso». Al hilo de ello, Ayala ha aplaudido la inclusión de cláusulas sociales en los contratos municipales que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de la capital andaluza, que «es un buen inicio para desarrollar una economía más social y que tenga más en cuenta a las personas. Esa es la senda que hay que seguir».

En la presentación de la memoria del año pasado ha estado presente el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, que ha elogiado la labor de los más de dos mil voluntarios de Cáritas en la provincia, quienes «son la expresión de la ternura de la Iglesia hacia sus hijos más necesitados».