Detalle del lienzo afectado por la caída de la rama
Detalle del lienzo afectado por la caída de la rama - JUAN FLORES

El Ayuntamiento repondrá la almena caída e indica la concesión privada del árbol causante

Se ha encargado informe sobre la situación del arbolado en la zona de la concesionaria para analizar si existen más peligros

SEVILLAActualizado:

El concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo de Sevilla, Antonio Muñoz (PSOE), ha explicado las actuaciones realizadas en las últimas horas a raíz de la caída de la rama de un árbol, de una concesión privada, sobre la muralla de la Macarena y que provocó esta madrugada el desprendimiento de una almena, sin que se produjeran heridos, unas actuaciones entre las que menciona la reposición de ésta.

Así, en primer lugar, Muñoz ha detallado que el suceso «nada tiene que ver» con la gestión municipal del arbolado, puesto que el árbol en cuestión radica en un área ajardinada sobre la que existe una concesión administrativa privada y, por tanto, corresponde a su titular el mantenimiento de la misma.

En segundo lugar, y después de retirar la rama, se han evaluado los daños y un equipo de expertos en arqueología y restauración determinará la mejor fórmula de reposición de la almena, que ha quedado bajo custodia.

Además, Muñoz ha indicado que en breves fechas comenzarán trabajos de intervención en las almenas, que fueron adjudicadas la semana pasada. Destaca que desde el Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo, Parques y Jardines, la Policía Local y Bomberos se ha actuado con la «máxima celeridad».

Desde Parques y Jardines se ha retirado la rama en cuestión y se está realizando un informe sobre el estado de los árboles en esa zona concreta, que pertenece a una concesión privada, y si tiene que realizar otras actuaciones, se pasará la factura al titular, tal y como ha ocurrido en otros casos en la ciudad. Y desde la Gerencia de Urbanismo, con medios propios y con la empresa especializada en trabajos de restauración contratada, han evaluado los daños, y a partir de ahora un equipo de especialistas establecerá cómo actuar, según ha relatado Muñoz.

Los técnicos han podido comprobar in situ que no hay daños de consideración en la muralla, más allá de la caída de la almena, ni que el lienzo afectado se encuentre en mal estado tras lo sucedido, por lo que se descartan nuevos desprendimientos por esta causa. Mientras tanto, esta pieza desprendida de la muralla de la Macarena ha quedado bajo depósito.

Obras de urgencia en marcha

En paralelo, la Gerencia de Urbanismo adjudicó la semana pasada obras de urgencia en las almenas de este monumento, en concreto las que se encuentran en el lienzo comprendido entre las puertas de Córdoba y Macarena. Estos trabajos han contado con un presupuesto de 10.768 euros.

El informe de Urbanismo precisa que las patologías que actualmente presenta este lienzo y que necesitarían de una intervención inmediata son daños causados por la humedad, erosiones por pérdida de finos en superficie de la parte inferior, pérdidas de masa y desprendimientos de material, grietas, fisuras, eflorescencias, suciedades y lesiones por causas biológicas.

«Se abordará esta intervención de estabilización para garantizar la seguridad de los elementos afectados mientras se redacta el proyecto de conservación para todo el lienzo de la muralla, una vez que se realicen los estudios previos y se obtengan las autorizaciones patrimoniales», ha indicado Antonio Muñoz, quien ha recordado que a finales del verano del año pasado ya se intervino en la muralla.

Entonces, con una inversión total de 16.284 euros, se actuó en el tramo que discurre entre el arco de la Macarena y la iglesia de San Hermenegildo, que fue sometido a limpieza de toda la vegetación que había colonizado el monumento.

La próxima intervención en las almenas consistirá en una estabilización provisional, instalándole a cada una en estado delicado una estructura metálica exterior que en ningún momento afecta a la integridad material de las mismas, sino que su función será evitar que se produzca algún desprendimiento hasta que se pueda acometer la restauración definitiva. Además, se incluye en el mismo la instalación de una nueva puerta metálica de acceso a la Torre Blanca desde la calle Macarena.