Tajani, durante la entrevista de este lunes en un restaurante de Sevilla
Tajani, durante la entrevista de este lunes en un restaurante de Sevilla - J.M. SERRANO

Antonio Tajani: «El independentismo es el pasado, no el futuro»

El presidente del Parlamento Europeo, que este pasado lunes recibió en Sevilla el premio Jiménez-Becerril, anuncia la creación de una Policía Federal Europea para frenar el terrorismo islámico

SEVILLAActualizado:

Habla un castellano perfecto, lo que le permite abordar con naturalidad las preguntas y arriesgar en las respuestas, tal vez porque su pasado como periodista le ayuda a huir de la verborrea política habitual. Esta charla se produce a salto de mata porque tras recibir el VI Premio contra el Terrorismo Alberto Jiménez-Becerril en Sevilla y comer apresuradamente, tiene que tomar un avión con destino a Ginebra, donde anoche mismo tenía que asistir a otro acto. La conversación, por tanto, es atropellada. Por eso Antonio Tajani da titulares sin rodeos.

Su agenda le obliga a estar en todas partes a la vez y apenas tiene tiempo para nada. Es evidente que no le gusta perderlo. Al grano. Por cierto, uno de sus asesores, que le acompaña en esta cita, es catalán. Lo cita varias veces. No es necesario aclarar por qué. Hablamos de la amenza terrorista y de la importancia de la unidad de Europa. Cataluña sobrevuela por todo su discurso.

El terrorismo es la principal preocupación actual de los europeos. ¿Qué hace en estos momentos Bruselas para combatirlo?

Durante la recepción del premio Alberto Jiménez-Becerril he dicho que es fundamental que en los próximos presupuestos de la Unión Europea se incremente la inversión en seguridad. Pero no para hacer un simple reparto del dinero. Hay que hacer un presupuesto político, con una estrategia de seguridad interna y externa concreta porque el terrorismo tradicional de ETA en España o las Brigadas Rojas en Italia ya han desaparecido y ahora tenemos que centrarnos en el terrorismo islámico reforzando los cuerpos de seguridad y el control. Actualmente hay tres grandes problemas en Europa: el terrorismo, la inmigración ilegal y el paro juvenil. Ahí tenemos que centrar todos los esfuerzos.

Usted habla siempre de reforzar la seguridad, pero actualmente hay una corriente ideológica en toda Europa que defiende que el incremento de policías en las calles atenta contra la libertad de los ciudadanos. En España, por ejemplo, hay un intenso debate sobre la Ley de Seguridad Ciudadana del Gobierno de Rajoy.

La libertad de los ciudadanos es un derecho y la amenaza terrorista lo pone en peligro. Por ejemplo, en el caso de «Charlie Hebdo» en París, los terroristas mataron a los periodistas por criticar el islamismo. Se puede estar de acuerdo o no, pero ese debate nunca se resuelve matando. La seguridad está para eso: para garantizar la libertad, no para impedirla. Yo no hablo de un refuerzo de policía para instaurar un sistema como en la Unión Soviética, sino para proteger las libertades democráticas y para mejorar la lucha contra el terrorismo. No pueden volver a darse errores como el de los atentados de Barcelona, donde había explotado una casa unos días antes y no se controló a esos terroristas. Hay que trabajar con unidad en Europa para enfrentarnos a este problema.

¿Cómo se logra esa unidad europea en seguridad, con una policía comunitaria?

Sí, yo creo que una solución podría ser una Policía Federal Europea. Habría que empezar trabajando con colaboraciones entre policías de distintos países hasta llegar a un cuerpo común. ¿Por qué no?

Macron ha propuesto en Francia otra medida para reforzar la seguridad: recuperar el servicio militar obligatorio, aunque con una duración de un mes. ¿Qué le parece?

Es una decisión de ese país y cada uno busca sus soluciones propias. Hay que respetarlas.

Otra de sus grandes preocupaciones es la inmigración ilegal, que también tiene relación con el terrorismo. ¿Cómo se puede frenar el éxodo africano sin incurrir en decisiones inhumanas?

Invirtiendo en el desarrollo de África. No podemos poner una línea de policías en el Mediterráneo, hay que invertir en el origen. Se estima que en 2050 habrá dos mil millones de africanos y sólo 500 millones vivirán en África. Hay que tomar medidas para que no tengan la necesidad de abandonar sus países.

Cada vez que usted da un discurso, la palabra más repetida es unidad. ¿El independentismo catalán la pone en riesgo?

Sí. El independentismo es el pasado, no el futuro. No es el momento de patrias chicas, sino de una patria grande llamada Europa. Yo soy romano, italiano y europeo. Él (señala a su asesor) es catalán, español y europeo. Está bien que cada uno defienda su autonomía o incluso su subsidiaridad, pero nada más.

«ETA ha desaparecido, le venció la democracia»

Ha recibido el premio Alberto Jiménez-Becerril. ¿Qué sabe de él?

No entiendo por qué ETA hizo eso. Él era un político de Sevilla, no del País Vasco, que no suponía ningún peligro para ellos. Lo mataron a él y a su mujer estando desarmados sólo para difundir el terror. Esto es una barbaridad.

En España se da por hecha la desaparición de ETA. ¿Europa está de acuerdo?

Sí. ETA ha desaparecido igual que en Italia desaparecieron las Brigadas Rojas. Les ha vencido la democracia.