Varias personas arreglan las persianas de la casa okupada
Varias personas arreglan las persianas de la casa okupada - M. J. LÓPEZ OLMEDO
CONFLICTOS SOCIALES

La antigua sede de IU-CA en Sevilla, que vale 2,4 millones, en manos de okupas

Desde hace unos días, varias personas viven en el edificio de la calle Teodosio que vende Unicaja

SEVILLAActualizado:

La antigua sede de Izquierda Unida Convocatoria por Andalucía en Sevilla, en el número 60 de la céntrica calle Teodosio, es ahora el hogar de varios okupas. Así lo constataron a este periódico fuentes oficiales a raíz de diversas quejas vecinales recabadas por ABC, que fue testigo de la entrada y salida de personas del inmueble a primera hora de la mañana.

La propia Policía Nacional envió al lugar a varios agentes para realizar una inspección rutinaria y superficial, comprobándose que el edificio está, efectivamente, habitado a pesar de que hace ya unos años que la formación política que lo tuvo alquilado como sede lo había abandonado para trasladarse a Sevilla Este, algo que hizo en 2004. Desde entonces, el inmueble permanecía vacío y sin uso, aunque en bastante buen estado de conservación.

Esta casa, de 89 años de antigüedad y 708 metros cuadrados útiles repartidos en planta baja, dos plantas más y ático retranqueado, pasó a formar parte de la bolsa inmobiliaria de una entidad financiera, Unicaja. Según las citadas fuentes, la caja malagueña desconoce aún la ocupación ilegal de la vivienda de su propiedad, que también ha puesto en el mercado a través de la sociedad Andalucía Inmobiliaria s.c., como aparece en los anuncios de diversos portales de internet.

Esta casa, de hecho, se ofrece tanto en venta como en alquiler en varias webs, siendo la oferta de arrendamiento de 6.000 euros mensuales y la de venta, de 2,4 millones de euros.

Izquierda Unida la adquirió durante la etapa de transición democrática, a finales de los años 70, y la vendió cuando reorganizó sus sedes para ahorrarse costes, ya que se mudaba a su actual ubicación administrativa, en la calle Donantes de Sangre del distrito Este de la ciudad.

Aquella operación, tras varios movimientos en el sector inmobiliario, acabó con la vivienda en manos de la entidad financiera, que ahora intenta vender el edificio. La presencia de okupas puede darle problemas en ese sentido.

Los nuevos «inquilinos» apenas llevan unos días en la casa, según apuntaban varios vecinos. «Se les ve entrar y salir, sobre todo por la mañana temprano, pero no se ha hecho mucho ruido ni se han dejado notar hasta ahora. Eso sí, gente hay porque se ve trasiego en la puerta», indicaba una vecina cuya casa se encuentra a solo unos metros de la vieja sede de la formación de izquierdas.

«Hemos visto a gente que no era de aquí pidiendo comida y varias cosas en los últimos días y parece que se trata de ellos, de los okupas que se han metido en el número 60», tercia otro vecino, quien matiza que «hasta el momento no han dado la lata, pero nadie sabe cuántos más vendrán o qué pasará».

Algunos comerciantes y hosteleros de este sector del Casco Histórico también han advertido ya la presencia de los nuevos habitantes de este edificio, pues «han estado arreglando alguna cosa de la ventana y de las rejas, parece que las persianas, y también unos cables de la fachada. Llevan unos días entrando y saliendo, cuando nos hemos pegado años sin un solo movimiento en el edificio Es evidente que esa gente que entra y sale está ya viviendo dentro».

Otro vecino expone que «desde fuera se han visto luces encendidas e imaginamos que también habrá agua corriente, con lo que parece claro que dentro se hace ya vida y que han enganchado el suministro eléctrico de alguna manera. Pues de la misma que se fuerza una cerradura y se pone otra distinta, claro».