Actualidad

¿Por qué el acuario, Isla Mágica y la noria no se benefician del boom turístico?

Esos centros de ocio no logran ser rentables a pesar de que Sevilla sigue batiendo récords de turistas

Parque acuático de Isla Mágica
Parque acuático de Isla Mágica - J. M. SERRANO

El preconcurso de acreedores del acuario de Sevilla ha puesto sobre la mesa una dura realidad: los últimos grandes proyectos turísticos de ocio no son rentables y algunos de ellos se plantean incluso su viabilidad en un momento en que la ciudad bate el récord de turistas. Mientras que unas fuentes indican que el alto precio de las entradas de esos centros es un factor determinante en una provincia con 650.000 desempleados y un 27% de tasa de paro, otras fuentes apuntan a la falta de promoción turística por parte de las administraciones o entes públicos.

Cuarenta metros de altura

Lo que se había presentado en 2014 como un nuevo atractivo turístico para Sevilla, la noria, ha anunciado al Puerto su disposición a renunciar a la concesión administrativa. ¿La razón? Promotora El Mirador de Sevilla, la concesionaria de la noria, esperaba 350.000 usuarios anuales y apenas ha llegado a los 60.000. De hecho, los ingresos que tiene no dan por ahora ni para pagar el leasing de la noria (más de 600.000 euros hasta ahora), valorada en 5,5 millones de euros. Algunas fuentes consultadas por ABC apuntan como causa del fracaso el precio de las entradas (7,5 euros los adultos) y el hecho de que esa noria tiene la misma altura que las norias que se instalan en la Feria de Sevilla todos los años, por lo que no permite una visión tan espectacular de toda la ciudad como pueda hacerlo el London Eye, con 135 metros de altura.

Noria de Sevilla, ubicada en el muelle de las Delicias
Noria de Sevilla, ubicada en el muelle de las Delicias- JUAN JOSÉ ÚBEDA

Los promotores defienden que la de Sevilla es el «mercedes»de las norias: tiene vistas panorámica, aire acondicionado, hilo musical... nada que ver con las de la calle del Infierno. El problema, a su juicio, no estriba en el precio, sino en la excesiva distancia al centro de Sevilla, casi un 1,5 kilómetros. «El turista no pasa por aquí, tiene que venir ex profeso, y encima el Puerto de Sevilla no hace promoción del muelle de las Delicias», indican fuentes de la concesionaria, que busca inversores para proseguir con el proyecto, pero que si finalmente tira la toalla habrá perdido dos millones de euros en inversiones, de los que 400.000 euros fueron a parar a la losa de hormigón que se necesitó para asentar la noria.

Por parte del puerto, niegan la mayor en cuanto a la labor de promoción del muelle de las Delicias. La Autoridad Portuaria señala que no está entre sus funciones la promoción del muelle donde están sus concesionarios, entre los que cita las terrazas de verano, el restaurante Malaespina, Puerto Delicias, la central de cruceros... «Aun así intentamos que el muelle tenga movimiento trayendo , por ejemplo, actividades como «Callejeando Food Fest», a las que acuden camiones restaurantes.

Promotora El Mirador de Sevilla, participada en un 60% por el grupo holandés Vekoma, llegó incluso a plantear la posibilidad de cambiar la actual noria por otra de 70 metros de altura (cuyo coste es de 9 millones de euros), pero finalmente desecharon la posibilidad al entender que sólo lograría duplicar los usuarios, hasta alcanzar los 120.000 euros. De hecho, tampoco tuvo éxito la noria de 60 metros de altura que se instaló en el Prado de San Sebastián entre 2006 y 2007, con una obligación de pago de un canon al Ayuntamiento de 144.00 euros, mientras que el canon que abona la noria del muelle de las Delicias es de 27.000 euros anuales, cinco veces menos.

Parque de atracciones en la Cartuja

En cuanto a Isla Mágica, inaugurada en 1997 por el Rey, no termina de levantar cabeza de la mano de Looping Group, grupo francés que adquirió el 82% de las acciones a CaixaBank en 2013. Isla Mágica sigue siendo un importante atractivo turístico para Sevilla, pero sus números no cuadran. El parque acuático que inauguró en 2015 para hacer más llevadera los rigores del verano ha logrado incrementar sus visitantes en un 6% pero sus usuarios quedan aún lejos del millón que recibía en 2007. Aunque tiene un resultado operativo positivo, las amortizaciones y deudas lastran su resultado de explotación. De hecho, acumula 12 millones de euros en pérdidas (1,3 del año 2015) y adeuda 20 millones. Isla Mágica busca ahora financiación por falta de liquidez.

¿Qué falla en este parque? Una exdirectivo de Isla Mágica cree que el problema radica en que «no es un parque de destino, es decir, un parque al que la gente venga a propósito. Y por otra parte, tampoco hemos sido capaces de atraer a los turistas que llegan a Sevilla». A su juicio, «Isla Mágica no debe estar aislada de la ciudad, sino integrada en el casco urbano. Este parque debería estar abierto, haberse convertido en una zona lúdica, con centros comerciales y de ocio, lo que atraería a los sevillanos. Si la gente de Sevilla fuera a Isla Mágica de forma masiva, también irían los turistas». Uno de los proyectos que desechó la Junta, propietaria de los terrenos, fue el propuesto por Martín Casillas y un fondo de inversión para introducir centros comerciales en el parque temático.

Acuario de Sevilla
Acuario de Sevilla- J. M. SERRANO

Un mar de peces en el muelle

La experiencia de Looping Group en la gestión de acuarios en Europa le ha servido para entablar negociaciones con la empresa Aquagestión Sur para hacerse cargo del acuario del muelle de las Delicias, que ha solicitado el preconcurso de acreedores al acumular más de 5 millones de euros en deudas. Aquagestión —participada en un 65% por la sociedad francesa TF Holding, la vasca Ansoaran y Javier Sáinz— acaba de destituir a la actual dirección del acuario, que esperaba 493.000 usuarios y sólo registró el pasado año 265.000 turistas. La empresa ha nombrado a un administrador para negociar la entrada de Looping Group y las deudas con sus acreedores. El Puerto le da un mes para abonar los cánones de uso del suelo si quiere evitar que se le abra un expediente de caducidad de la concesión.

El preconcurso le da un respiro de tres meses para negociar con su principal acreedor, Soprea, la sociedad de la Junta a la que debe 3 millones de euros de un crédito. Algunas fuentes indican que si finalmente va a concurso, Looping podría hacerse con la unidad productiva. No obstante, los socios actuales creen firmemente en que el acuario es un buen negocio, aunque hay quien apunta ya la necesidad de bajar precios. Los adultos pagan 15 euros y los niños mayores de 4 años 10 euros.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios