Actualidad

El acuario confía en la gestora de Isla Mágica para salir a flote

Los accionistas nombran a un administrador para salir del preconcurso y que Looping Group se haga cargo de la gestión

Acuario de Sevilla, situado en el muella de las Delicias
Acuario de Sevilla, situado en el muella de las Delicias - J. M. SERRANO

La junta general de accionistas de Aguagestión Sur se reunió ayer para decidir el futuro del acuario del muelle de las Delicias, una empresa en preconcurso por acumular más de cinco millones de euros en deudas. Los accionistas mayoritarios han dado un golpe de timón en la empresa para descabalgar al presidente, Ignacio Aguinaga, así como a la directora general del acuario, su hija Patricia. Al frente de la sociedad gestora se ha colocado a un administrador único, al que los dueños del acuario han ha dado órdenes expresas de negociar la deuda con los acreedores y la entrada de Looping Group, accionista mayoritario de Isla Mágica, en la gestión de este establecimiento, según fuentes consultadas por ABC.

Aquagestión está constituida en un 65% por la sociedad francesa TF Holding, representada por Philippe Forgues; en un 30% por la empresa vasca Ansoaran, cuyo administrador es Ignacio Aguinaga;y en un 5% por Javier Sáinz. A principios de 2016, Aguinaga despidió de forma unilateral a Natalia Izquierdo, directora del acuario, a la que sustituyó por su hija Patricia. Además, puso en la calle a dos biólogos y un representante del acuario, una operación que fue califica como «golpe de estado» por algunos accionistas, que culpan al expresidente de la compañía del descalabro económico del acuario.

Forgues y Sainz apoyaron ayer la salida de Aguinaga como presidente y la destitución de su hija como directora del acuario. Aguinaga recogió ayer las cosas de su despacho en el acuario, y se despidió de los 34 trabajadores que tiene la compañía, que inicia ahora una nueva etapa con un administrador único: el abogado Félix Expósito. Este tendrá que negociar con los acreedores las deudas, principalmente con Soprea, la sociedad de la Junta que concedió a la empresa un crédito de 3 millones de euros para las obras. Soprea reclama a Aguagestión 278.000 euros en concepto de amortización de principal e intereses de ese préstamo. Al ser un ente público, Soprea podrá negociar un aplazamiento de la deuda, pero no una quita de la mista por las responsabilidades que podría entrañar esa operación. Además, el Puerto ha dado un ultimátum a la Aguagestión por el impago de los cánones de uso del suelo. En un mes deberá abonar algo más de 100.000 euros de cánones pendientes de pago y reponer las fianzas si no quiere que la Autoridad Portuaria le abra un expediente de caducidad de la concesión.

Por otra parte, la junta general de accionistas ha decidido continuar con las negociaciones que Aguinaga inició con Looping Group para que se haga cargo de la explotación del acuario, toda vez que la empresa francesa tiene varios en Europa. «El acuario es maravilloso y tenemos claro que no es un negocio fallido, sino que ha estado mal gestionado. Vamos a luchar por él», señaló uno de los socios del establecimiento, que cobra 15 euros a los adultos y 10 a los niños de 4 a 14 años. La noche con tiburones en el acuario cuesta 50 euros y una visita visita guiada, 55 euros.

Sin embargo, sobre el negocio se ciernen otros problemas. Ignacio Aguinaga ha sido denunciado por Eduardo Álvarez González, el propietario de una sociedad que participa en el acuario de Teguise en Lanzarote. Según la denuncia, Aguinaga avaló el préstamo de Soprea con el acuario de Teguise, del que es administrador, sin el consentimiento de otros socios de esa empresa. «Si esta operación de aval se anula, Soprea tendría 700.000 euros del préstamo de 3 millones sin garantía de cobro, lo que explica que la sociedad de la Junta se haya personado en la causa», explicó a ABC Eduardo Álvarez González.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios