Pedro Luis Serrera Contreras
Pedro Luis Serrera Contreras - ROCÍO RUZ
A título póstumo

Los abogados piden la medalla de Sevilla para Serrera Contreras

El mundo judicial rinde homenaje al abogado del Estado fallecido el pasado domingo

SEVILLAActualizado:

La judicatura destacó ayer la talla profesional del abogado del Estado y ponente del Estatuto de Autonomía andaluz, Pedro Luis Serrera Contreras, fallecido el pasado domingo en Sevilla. El legado del jurista sigue presente en sus discípulos, alumnos y compañeros que ayer dijeron adiós a esta figura del Derecho.

Uno de los que más sintió su pérdida fue su sucesor y hoy responsable de los abogados del Estado en Sevilla. Eusebio Pérez, discípulo y sucesor de Serrera Contreras, definía a su maestro como «una persona maravillosa tanto en lo humano como en lo profesional» y recordaba que gran parte de sus compañeros fueron preparados por él. «Fue mi preparador, mi jefe y mi amigo», recalcaba. El abogado del Estado no sólo resaltaba el lado profesional del jurista sino también su magnífico carácter y lo «delicado» que era en el trato con compañeros y alumnos. Eusebio Pérez, además de ser preparado por Serrera Contreras cuando opositaba, trabajó con él. Fue su jefe entre 1988 y 2004. Además Pérez destacaba que era un hombre «cultísimo» que dominaba todas las ramas del Derecho. «Puede decirse que era el jurista más completo que he conocido; podía haber sido catedrático en cualquier disciplina del Derecho», aseguró el abogado del Estado que trasmitió la noticia de su fallecimiento a sus compañeros de Madrid porque allí este jurista, que fue número uno de su promoción, también era muy conocido.

Para él ya está pedida la medalla de la ciudad de Sevilla. El decano del Colegio de Abogados, José Joaquín Gallardo, anunció que llevan tiempo tramitando la petición al Ayuntamiento. Un tema del que, según Gallardo, ya había hablado con el alcalde, Juan Espadas. «Ahora lo vamos a pedir a título póstumo», dijo Gallardo.

El decano de los abogados recordó que era «un jurista de excepcional valía. Y un destacado ejemplo de servicio a la sociedad y al interés común». Tampoco se olvidó de sus virtudes como persona, que lo hacían «muy querido». Y especialmente en el ámbito jurídico ya que perteneció al Colegio de Abogados de Sevilla desde 1962 colaborando y haciendo dictámenes. Gallardo recordó su ayuda cuando un colegiado recurrió para que la virgen de la Inmaculada dejara de ser patrona del colegio. «Era un ejemplo de sevillano serio, responsable e inteligente. Un hombre que amaba a esta ciudad y participaba de forma desinteresada en todas las instituciones cuando se lo pedían», recordó el decano de los abogados que también resaltó su modestia pese a su gran valía.

Desde el gremio de los notarios, su decano, José Luis Lledó lo calificó como «persona entrañable» que no sólo era jurista sino «un sabedor de todos los órdenes». «Era culto como jurista y en otros ámbitos», dijo el notario resaltando que su sabiduría trascendía los límites del Derecho y definiéndolo como un hombre del Renacimiento con una cultura «muy vasta». Con él le unían lazos de amistad.

Por su parte Antonio Moreno Andrade, presidente de la Real Academia Sevillana de Legislación y Jurisprudencia, lo definió como «una referencia para los que hemos trabajado en el orden contencioso administrativo». Recordó que Serrera Contreras tenía «una cultura enciclopédica» ya que además de trabajar en el Derecho Público o Administrativo también se le consideraba «una eminencia» en Mercantil. «Y además de eso sabía de música. Lo mismo de la clásica que de la copla», recordó Moreno Andrade. «Era una bellísima persona», dijo el juez.

El decano de Derecho de la Universidad de Sevilla, Alfonso Castro, dijo de él que se trata de un jurista extraordinario y «maestro de varias generaciones de abogados del Estado» y recordó su trayectoria como profesor de Derecho Mercantil durante muchos años en la Hispalense. Además de rememorar que fue uno de los padres del Estatutuo de Autonomía andaluz, Alfonso Castro aseguró que, en su figura «se esencia una máxima difícil de cumplir: jurista verdaderamente importante que no se daba ninguna importancia». Era, según el decano de Derecho un «hombre ejemplar».

El presidente de la Audiencia de Sevilla, Damián Alvarez, también tuvo palabras de elogio para «una persona excelente» y un profesional «insuperable». A su juicio, «un jurista de los que entran pocos en una decena». Alvarez destacó su gran sapiencia en todas las ramas del Derecho y recordó que coincidieron en la Real Academia Sevillana de Legislación y Jurisprudencia. E hizo un paralelismo con otro jurista fallecido recientemente, Manuel Olivencia. Ambos en enero.