Una de las puertas del monasterio en un lamentable estado de conservación, propiedad de la Junta de Andalucía
Una de las puertas del monasterio en un lamentable estado de conservación, propiedad de la Junta de Andalucía - ABC
REPORTAJE

El abandono de la Universidad de Sevilla en Santa Clara

Asociaciones culturales piden el rescate del monasterio coincidiendo con los 500 años del colegio Santa María de Jesús, origen de la Hispalense

SevillaActualizado:

Como acontecimiento de estado se ha calificado la conmemoración del octavo centenario de la creación de la Universidad de Salamanca. En 2018 no sólo debería ser homenajeada este centro educativo, como llevan debidamente haciendo desde hace meses, sino que la Universidad de Sevilla debería rendir el inexistente y merecido culto a sus maltratadas puertas.

Así lo reclaman diversas organizaciones culturales de la capital hispalense, entre ellas la Asociación del Guadalquivir, aunque la denuncia sobre este abandono ha sido promovida por el escritor José Manuel Sánchez Chapela.

Se cumplen ahora quinientos años desde que se abrieron las puertas del colegio Universidad de Santa María de Jesús. El colegio fue construido a comienzos del siglo XVI como sede fundacional de la Hispalense. Fundado en 1505 por Maese Rodrigo a partir de la bula concedida por el papa Julio II, vio entrar a sus primeros colegiales en el año 1518.

Según critica el escritor a ABC, no sólo está pasando desapercibida esta fecha, sino que el mismo monumento que viera la entrada de los primeros que estudiaron el derecho de los romanos o las cartas de Séneca pasa desapercibido cada día, abandonado, sin uso y sin acceso por parte del público en el antiguo convento de Santa Clara.

Intervención urbana

Y es que la primera sede de lo que es hoy la Universidad de Sevilla se enfrentó a principios del siglo XX a la tendencia de moda en Europa: la intervención urbana consistente en la apertura de ejes y vías de acceso en los centros históricos. Esto conllevaba la demolición de cualquier tejido urbano que impidiera dichas ampliaciones. Y le tocó a ella, y le tocó a la primitiva Hispalense.

Este fue su malhadado sino: situada en mitad de la línea de apertura trazada en 1906 desde la Plaza de San Francisco hasta la Puerta de Jerez, fue sacrificada en aras de la creación de una gran vía hacia el sur. La decisión fue apoyada por múltiples estamentos sociales y políticos con el fin de conectar el centro urbano de Sevilla con los nuevos espacios de desarrollo vinculados al puerto y al proyecto de la Exposición Iberoamericana del 29.

Como testimonio de aquel complejo, de 4.030 metros cuadrados de la Sevilla de esa época, sólo queda la capilla gótico mudéjar de Santa María de Jesús que, teniendo mejor suerte que sus puertas, permanece en buen estado. Fue declarada monumento en 1901 y es hoy gestionada por el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla y propiedad del Arzobispado de Sevilla.

En el olvido

La que cumple ahora años, 500, y de la que reclaman que sea rescatada del olvido es la antigua portada del colegio. Si bien fue salvada del derribo su traslado se hizo desmontando sus piezas y diseminándolas después por el Compás del Convento de Santa Clara. En 1922, Juan Talavera y Heredia recompuso la portada como acceso al Museo Arqueológico Municipal instalándose en el citado convento, junto a la torre de Don Fadrique.

Y es aquí donde está actualmente sin mantenimiento ni cuidado alguno. La que diera entrada a los potenciales filósofos, médicos y abogados de la época no tiene hoy testigo alguno de su monumentalidad y de su majestuosidad.