san fernando

A la espera de realizar las últimas pruebas del tranvía

Fomento diseña ya la puesta en marcha del nuevo medio de transporte

El tranvía estacionado en una de las paradas del recorrido urbano de San Fernando que espera acabar las obras de manera definitiva este año
El tranvía estacionado en una de las paradas del recorrido urbano de San Fernando que espera acabar las obras de manera definitiva este año

Fomento ya tiene su hoja de ruta casi preparada para la puesta en servicio del tranvía para el próximo marzo de 2017. La fecha es importante porque si surgen nuevos retrasos ya se pone en riesgo las subvenciones europeas que se consiguieron para financiar un proyecto que supuestamente debía estar listo en 2010. El objetivo está claro y a partir de ahí ya se trabaja para que se cumpla. De esta manera se espera que en los próximos días se firme el convenio para la construcción de la subestación eléctrica de Janer, en la que la Junta pondrá más de cinco millones de euros. La cuantía del Ayuntamiento aún está por definir a la espera de cerrar unos flecos.

Por otra parte, Fomento ha sacado a licitación por 1,32 millones el contrato para desarrollar las últimas pruebas dinámicas del tranvía y la redacción de la normativa que exige el funcionamiento del nuevo medio de transporte.

La licitación, que cuenta con un periodo de recepción de ofertas que expira el próximo 9 de diciembre, establece un plazo de ejecución de dicha asistencia de 20 meses desde la adjudicación y firma del contrato, que se prevé para principios del próximo año.

La Consejería de Fomento y Vivienda abordó en noviembre del pasado año 2014 unas primeras pruebas dinámicas en el trazado tranviario entre San Fernando y el Pinar de los Franceses, en Chiclana de la Frontera, pero estos ensayos deberán ir ampliando su alcance a la totalidad del recorrido del tren tranvía. Las siguientes pruebas deben verificar que toda la infraestructura, sistemas e instalaciones y el propio material móvil tienen la puesta a punto necesaria para las pruebas de integración.

En una segunda etapa, la asistencia técnica participará en el desarrollo de las pruebas en blanco (test final previo a la puesta en servicio comercial) proporcionando formación teórica y práctica a todo el personal vinculado con estos ensayos finales.

La empresa adjudicataria también deberá expedir los correspondientes certificados de seguridad integral del sistema de señalización ferroviaria, comunicaciones, material móvil y del resto de equipamientos del tranvía.

La Consejería de Fomento y Vivienda plantea la cooperación con el Ministerio de Fomento para que la gestión de la infraestructura sea asumida por ADIF y la explotación comercial, por Renfe.

De esta manera, no será hasta 2016 cuando se pueda volver a ver el tranvía circular por su recorrido, al menos es la intención porque también se quería realizar estas pruebas el pasado mes de abril y no hubo acuerdo con ADIF, que no dio los permisos para pasar por las vías del ferrocarril, acuerdo que tampoco está cerrado.

Toda la actualidad en portada

comentarios