SALUD BUDOCENTAL

Identificados 41 genes de la periodontitis que permitirá tratar mejor la enfermedad

El hallazgo permitirá el desarrollo de terapias personalizadas para tratar la periodontitis severa antes de que ocasione la pérdida de las piezas dentales

Una buena salud budodental es clave para una buena salud general
Una buena salud budodental es clave para una buena salud general - ARCHIVO

La periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como piorrea, es una patología básicamente caracterizada por la inflamación y sangrado de las encías. Una enfermedad asociada a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, patologías renales y distintos tipos de cáncer que, en caso de no ser tratada, conlleva la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales. O lo que es lo mismo, a la pérdida irreversible de los dientes. Un aspecto a tener en cuenta dado que la pérdida de los dientes supone un mayor riesgo de, entre otras complicaciones, deterioro cognitivo y episodios potencialmente mortales como el infarto y el ictus. Por tanto, deben requerirse más investigaciones que mejoren el conocimiento sobre la enfermedad y, así, se puedan desarrollar tratamientos más eficaces para combatirla. Y en este contexto, investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad de Columbia en Nueva York (EE.UU.) han identificado por primera vez 41 genes directamente implicados en el origen de la periodontitis.

Como explica Panos N. Papapanou, director de esta investigación publicada en la revista «Journal of Dental Research», «la identificación de los genes constituye un paso vital para el desarrollo de compuestos que puedan ser utilizados en tratamientos dirigidos y personalizados para la periodontitis avanzada antes de que tenga lugar la pérdida de la masa ósea que sustenta las piezas dentales».

Genética inversa

Los estudios de expresión génica posibilitan la identificación de aquellos genes que se expresan de forma más común tanto en los tejidos ‘sanos’ como en los ‘enfermos’. Unos estudios, sin embargo, que no permiten establecer la relación causal entre los genes y la enfermedad. Es más; este tipo de estudios suele pasar por alto muchos genes que afectan a un gran número de vías genéticas con un notable impacto potencial sobre el desarrollo de la enfermedad.

Por tanto, y con objeto de superar las limitaciones de los estudios de expresión genética, los investigadores utilizaron la técnica denominada ‘ingeniería genética inversa’, que permite elaborar un mapa de las interacciones genéticas que desencadenan la enfermedad e identificar a aquellos genes individuales que tienen una mayor influencia en el proceso.

Como indica Panos Papapanou, «nuestro enfoque acorta la lista de los potenciales genes reguladores implicados en la periodontitis. Esto nos permite centrarnos en los pocos genes que representan los papeles principales en el proceso de la enfermedad, que no en el conjunto del transcriptoma».

La identificación de los genes es un paso vital para el desarrollo de tratamientos personalizados para la periodontitis avanzadaPanos Papapanou

Un concepto interesante dado que el transcriptoma aúna a todo el material genético –el ARNm, que dará lugar a la síntesis de las proteínas– expresado por todos los genes, lo que dificultaría la identificación de los genes específicamente relacionados con el desarrollo de la enfermedad.

Y exactamente, ¿qué hicieron los autores? Pues examinaron el ARN presente en las encías de individuos sanos y de 120 pacientes con periodontitis y aplicaron sendos algoritmos para estudiar las interacciones entre los genes e identificar a aquellos genes que desencadenaban el desarrollo de la enfermedad. El resultado, 41 genes implicados directamente en la regulación de los procesos que dan lugar a la periodontitis.

‘Reguladores maestros’

La mayoría de los genes hallados en el estudio participan en las vías inflamatorias e inmunes, lo que confirma las observaciones previas alcanzadas tanto en los estudios como en la práctica clínica sobre el desarrollo de la enfermedad.

Y lo que es más importante, la identificación de estos genes ‘reguladores maestros’ permitirá a los investigadores evaluar los compuestos, tanto presentes como futuros, con capacidad para interrumpir su acción. O dicho de otro modo, posibilitará el desarrollo de tratamientos para detener la periodontitis ya desde su origen.

Como concluye Panos Papapanou, «ahora, lo importante será llevar a cabo estudios para validar estos genes en el laboratorio como paso previo a su evaluación en modelos experimentales».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios