SALUD PÚBLICA

Vivimos más años pero con más enfermedades y discapacidad

El informe Global Burden of Disease Study confirma un aumento en la esperanza de vida, pero a costa del incremento de enfermedades crónicas

La obesidad es un problema de salud mundial
La obesidad es un problema de salud mundial - WIKIMEDIA

A nivel mundial, la salud de las personas está mejorando y la esperanza de vida está aumentando, pero el progreso está lejos de ser universal ya que cada vez hay más enfermedades crónicas que generan enfermos a largo plazo y que son responsables de siete de cada 10 muertes. Son datos del informe Global Burden of Disease Study, que muestra los principales factores desencadenantes de mala salud, discapacidad y muerte en cada país, que muestra que en 2015, la población mundial había ganado más de una década de la esperanza de vida desde 1980 -llegando a 69,0 años en los hombres y 74,8 años en las mujeres-.

Entre los principales contribuyentes a esta mejora en la esperanza de vida se encuentran las grandes caídas en las tasas de mortalidad de muchas enfermedades transmisibles o infecciosas, incluido el VIH y sida, la malaria y la diarrea. Y aunque la tasa de personas que fallecen por enfermedad cardiovascular y el cáncer también ha disminuido, según el estudio, ha sido a un ritmo más lento.

El informe ha analizado 249 causas de muerte, 315 enfermedades y lesiones y 79 factores de riesgo en 195 países y territorios entre 1990 y 2015.

Christopher Murray, director del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (EE.UU.), que dirigió el estudio publicado en «The Lancet», señaló que sus resultados dibujan un escenario de beneficios desiguales para la salud en todo el mundo, impulsado en parte por el desarrollo económico. «El desarrollo de los países, al final, no determina la salud» afirma.

Y explica: «Algunos países han mejorado mucho más rápido de lo que podría explicarse solo por sus avances en ingresos, educación o fertilidad. Pero observamos a países, como EE.UU., que son mucho menos saludables de los que deberían por sus recursos».

Paradoja

El informe también aporta datos sobre la esperanza de vida sana o libre de enfermedad; es decir, el número de años que una persona pueda esperar vivir con buena salud. Así, los resultados muestran mientras que la esperanza de vida sana se había incrementado en 191 de 195 países –en 6,1 años- entre 1990 y 2015, no se había incrementando tanto como la esperanza de vida global. Es decir, vivimos más años pero con más enfermedad y discapacidad.

Y la principal causante de este hecho es la diabetes vinculada al sobrepeso y obesidad, pero también los trastornos relacionados con el consumo de drogas

El estudio también muestra un dato chocante: de entre las regiones más ricas del mundo, América del Norte tenía la peor esperanza de vida saludable al nacer, tanto para hombres y mujeres. Y la principal causante de este hecho es la diabetes vinculada al sobrepeso y obesidad, pero también los trastornos relacionados con el consumo de drogas, en particular con los opiáceos y la cocaína, que son responsables de una cantidad desproporcionada de mala salud y muertes prematuras en EE.UU.

El informe también muestra que 7 de cada 10 muertes se deben a enfermedades no transmisibles como el cáncer, enfermedades del corazón, ictus y diabetes; los dolores de cabeza, la caries y pérdida auditiva y visual afectan a más de 1 de cada 10 personas en todo el mundo; aunque se ha progresado en la potabilización del agua y el saneamiento, la dieta, la obesidad y el consumo de drogas son una amenaza creciente o que más de 275.000 mujeres murieron durante el embarazo o el parto en 2015, la mayoría por causas evitables.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios