Un 20% de los varones se arrepiente de haberse hecho la vasectomía
Un 20% de los varones se arrepiente de haberse hecho la vasectomía - FOTOLIA

Vasovasostomía, cuando la vasectomía es reversible

Muchos hombres se decantan por la vasectomía como método anticonceptivo de elección. Sin embargo, antes de someterse a esta cirugía, se deben conocer algunos aspectos

Actualizado:

Muchos hombres se decantan por la vasectomía como método anticonceptivo de elección. Sin embargo, antes de someterse a esta cirugía, se deben conocer algunos aspectos

Reversibles, segura, eficaz y financiada por la sanidad pública. Estos son a grandes rasgos las características de la vasectomía, una intervención quirúrgica que impide la posibilidad de procrear de los varones que deciden hacérsela. Para saber más hemos hablado con Natalio Cruz, Coordinador Nacional del Grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología, que trabaja en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

¿Qué es?

La vasectomía es una técnica quirúrgica que interrumpe el paso de los espermatozoides por el conducto deferente, un tubo muscular que impulsa el esperma hacia afuera gracias a contracciones de músculo liso, sin afectar al resto del volumen seminal que se va formando en el resto de estructuras del sistema reproductivo hasta su salida en la eyaculación por la uretra. La intervención, explica este experto, se realiza sobre unos conductos que permiten que los espermatozoides se trasladen desde los testículos hasta el resto de estructuras que conducen a la uretra. No hay que olvidar que sólo el 10% del semen está formado por espermatozoides.

La operación dura aproximadamente unos 20 minutos y tiene un postoperatorio confortable, con pocas molestias dolorosas en las primeras 24 horas, molestias leves dentro de las primeras 48 horas para pasar a mínimas en los siguientes días.

¿Cómo se hace?

Vasectomía clásica: es la más extendida en todos los centros sanitarios, consiste en un par de incisiones realizadas en el escroto, una a cada lado, que permiten localizar el conducto deferente, seccionarlo y ligar ambos extremos. Se realiza con anestesia local, carece de complicaciones salvo quizá pequeñas molestias y algún hematoma pequeño. Según la anatomía del varón, también es posible realizar sólo una incisión central para localizar ambos conductos.

Vasectomía sin bisturí: consiste en realizar una mínima punción en el escroto para localizar el conducto deferente que se exterioriza, se secciona y se liga. No existen puntos, ni sutura. Todo ello conlleva una menor tasa de complicaciones y una mejor recuperación. También se puede hacer sin bísturí y sin agujas, técnica que minimizan las molestias para el paciente todavía más.

¿Dónde se hace?

La vasectomía, segura Natalio Cruz, está incluida en la cartera del servicio nacional de salud, porque se puede llevar a cabo en cualquier hospital público. Si se prefiere la sanidad privada, hay centros especializados donde puede hacerse con total seguridad.

¿Cuándo hacerla?

En España, según esta experto, se hacen vasectomías más tardías que en países como EE.UU. o de Europa. La razón es que depende de la edad en la que se empiecen a tener hijos, comenta Cruz, y en nuestro país se siguen teniendo hijos hasta los 45 y más. Por eso, en nuestro país la edad media se retrasa frente a otros países. El perfil son varones, de más de 40 años, que ya han tenido hijos, y que se decantan por este método anticonceptivo.

Falsas creencias

La vasectomía no afecta a la función sexual del varón. De hecho, apunta Cruz, para muchos hombres la intervención supone una mejora en sus relaciones sexuales ya que les libera de la necesidad del uso del preservativo.

También es una técnica segura y fiable, si se hace bien, subraya. Si los análisis de semen realizados a los 2 o 3 meses dan cero espermatazoides es que ha sido un éxito y no ha riesgo de fallo. La probabilidad de que falle es de 1 entre 1 millón, es decir, anecdótica.

La tercer falsa creencia es que es una técnica irreversible. Y ya no lo es, señala Cruz. La vasectomía es reversible hasta en un 90% de los casos a través de una microcirugía denominada ‘vaso-vasostomía’ en la que se realiza una recanalización de los conductos deferentes del paciente al que se practicó una vasectomía restaurando su fertilidad.

No hay que olvidar que un 20% de los pacientes que pasaron por una vasectomía se arrepiente y presenta un cambio de opinión sobretodo por un cambio de pareja o algún evento grave en el que se ha perdido un hijo.

Y, añade, esta técnica es más barata que la fecundación in vitro, casi la mitad, para aquellos que deseen ser padres de nuevo. Ahora bien, mientras que la vasectomía está cubierta por la sanidad pública, no así la vasovasostomía.