Vacuna frente a la gripe común
Vacuna frente a la gripe común - ARCHIVO
VACUNAS

Mucho más cerca de una vacuna universal frente a la gripe

Las vacunas generan más anticuerpos protectores que los actualmente descritos, lo que permitirá desarrollar vacunas eficaces frente a más cepas, cuando no frente a todas

MADRIDActualizado:

La infección por el virus de la gripe, lejos de resultar inocua, es responsable cada año de la muerte de cerca de medio millón de personas en todo el mundo. Y es que si bien la vacuna frente al virus es eficaz, dista mucho de ser perfecta. Además, y como consecuencia del fenómeno denominado ‘deriva antigénica’ –esto es, la mutación continua de los antígenos de la superficie del virus que son bloqueados por los anticuerpos de la vacuna–, la inmunización solo es efectiva para cada período estacional. O lo que es lo mismo, cada año hay que desarrollar una nueva vacuna. Pero, ¿no hay ninguna forma de lograr una vacuna capaz de contrarrestar estas mutaciones, para así requerir que la vacuna tenga que ser administrada una única vez? Pues según un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Icahn del Mount Sinai en Nueva York (EE.UU.), parece ser que sí, que es posible desarrollar una vacuna universal frente a todas las cepas del virus de la gripe.

Como explica Florian Krammer, director de esta investigación publicada en la revista «Cell Host & Microbe», «nuestros resultados ofrecen una nueva visión sobre cómo podemos generar una respuesta inmune protectora más amplia frente a los virus de la gripe. Y es que nuestro estudio muestra mecanismos de protección que no entendíamos, no apreciábamos o, simplemente, desconocíamos. Creo que nuestros hallazgos tendrán una enorme implicación en el desarrollo de la ansiada vacuna universal frente al virus de la gripe».

Más anticuerpos y epítopos

El objetivo principal del estudio fue analizar los anticuerpos que genera el organismo cuando un individuo es vacunado frente al subtipo H7N9 del virus de la gripe –un subtipo responsable de una de las formas de la gripe aviaria– e identificar los lugares del virus –o ‘epítopos’– a los que se unen estos anticuerpos. Y para ello, los autores se centraron en 12 anticuerpos monoclonales inducidos por una vacuna experimental frente a la cepa H7N9.

Los resultados mostraron nuevos epítopos aún no identificados que podrían ser utilizados para la unión de los anticuerpos de las futuras vacunas. Y lo que es más importante, permitieron observar por primera vez el poder protector de los anticuerpos ‘no-neutralizantes’, esto es, una clase de anticuerpos monoclonales que han sido tradicionalmente desechados en la producción de las vacunas frente a la gripe.

Nuestros hallazgos tendrán una gran implicación en el desarrollo de la vacuna universal frente a la gripeFlorian Krammer

En este contexto, debe tenerse en cuenta que las actuales vacunas son diseñadas para inducir la producción de anticuerpos neutralizantes que se unen específicamente a la hemaglutinina, esto es, una glicoproteína en la superficie del virus que es utilizada para anclarse a la célula infectada y que contiene la mayoría de los epítopos. De hecho, esta hemaglutinina es la H que se identifica en el serotipo –en este caso, H7, siendo la N otra proteína del virus llamada ‘neuraminidasa’, en este caso N9–. Tal es así que las agencias reguladoras basan la aprobación de las vacunas que se desarrollan cada año en su capacidad de producir anticuerpos que se unan a los epítopos ya conocidos. Sin embargo, y dado que hay muchos más epítopos de los actualmente descritos, quizás este método de desarrollar y autorizar las vacunas no sea el más adecuado.

Como indica Florian Krammer, «en nuestro estudio hemos demostrado que las pruebas que se emplean cada año para evaluar la efectividad de las vacunas solo detectan una pequeña parte de los anticuerpos que se producen tras la vacunación con la cepa H7N9. Pero hay muchos más anticuerpos neutralizantes y no-neutralizantes, muchos de los cuales se unen a epítopos no conocidos en la hemaglutinina, que ofrecen una protección en modelos animales –ratones– frente a esta infección letal».

‘Cobertura universal’

Por tanto, los anticuerpos no-neutralizantes también tienen un efecto protector frente al virus. El problema es que hasta ahora han sido ignorados a la hora de evaluar la eficacia de las vacunas. Y dado que no son tenidos en cuenta, no se ha podido constatar que esta vacuna ofrece una protección más amplia y duradera frente al virus. Y no solo únicamente frente a la cepa H7N9, sino frente a múltiples cepas del virus de la gripe –entre ellas, la gripe común.

Como destaca Florian Krammer, «los anticuerpos que hemos caracterizado en nuestro estudio no solo se unen a la cepa H7, sino también a la cepa H3 y a otras cepas. Así, podemos decir que a día de hoy solo vemos una pequeña parte de lo que realmente está sucediendo cuando evaluamos la eficacia de una vacuna con los métodos actuales».

En definitiva, el estudio ofrece una nueva vía para mejorar el desarrollo –y la evaluación– de las vacunas. De hecho, y basándose en estos resultados, los autores ya están diseñando una vacuna con capacidad para hacer frente a todas y cada una de las cepas del virus de la gripe: la ansiada vacuna universal frente a la gripe.