CÁNCER DE OVARIO

La mortalidad por cáncer de ovario ha descendido un 11% por el uso de anticonceptivos

El empleo de anticonceptivos orales ha posibilitado una disminución del 11,3% en la tasa de decesos por cáncer de ovario, del que cada año se diagnostican 3.300 nuevos casos

Píldora anticonceptiva
Píldora anticonceptiva - ARCHIVO

En nuestro país, y de acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se diagnostican cada año en torno a 3.300 casos de cáncer de ovario, el cuarto tipo de tumor más frecuente en la población femenina española tras los de mama, colorrectal, útero y pulmón. Un cáncer de ovario que, asimismo, representa la primera causa de muerte por cáncer ginecológico y la sexta en el conjunto total de enfermedades oncológicas. Sin embargo, y según muestra un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Milán (Italia), la mortalidad por este tumor se ha reducido en hasta un 10% entre los años 2002 y 2012 en el conjunto de la Unión Europea. Una disminución que, de hasta un 11,3% en España, se mantendrá en el futuro y que se explica fundamentalmente por el uso de anticonceptivos orales.

Como explica Carlo La Vecchia, director de esta investigación publicada en la revista «Annals of Oncology», «la principal razón para esta reducción de la mortalidad es el uso de anticonceptivos orales, que ofrecen una protección a largo plazo frente al cáncer de ovario. Y asimismo, el descenso en la utilización de terapias hormonales sustitutivas para los síntomas de la menopausia y las mejoras en el diagnóstico y tratamiento del tumor también pueden haber contribuido a esta disminución».

Píldora protectora

Para llevar a cabo el estudio, los autores analizaron los datos registrados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre prevalencia y mortalidad por cáncer de ovario desde 1970 hasta el presente. Y de acuerdo con los resultados, la tasa de mortalidad por el tumor en la UE –con excepción de Chipre, dado que no hay datos– ha pasado de 5,76 muertes por cada 100.000 mujeres en 2002 a 5,19 decesos por cada 100.000 féminas en 2012. Es decir, la tasa de decesos por este tipo de cáncer se ha reducido un 10%.

Lógicamente, la disminución de la mortalidad no ha sido homogénea en el conjunto de la UE. De hecho, y mientras que en Estonia y Dinamarca se han registrado reducciones de, respectivamente, un 28% y un 24%, la disminución observada en Hungría es de solo un 0,6%. Es más; en Bulgaria no ha habido ningún descenso, sino un ligero aumento.

La principal razón para la reducción de la mortalidad por cáncer de ovario es el uso de anticonceptivos oralesCarlo La Vecchia

Y estas diferencias entre países, ¿a qué obedece? Pues básicamente, a la frecuencia y años de uso de anticonceptivos orales por la población.

Como indica Carlo La Vecchia, «la gran variabilidad en las tasas de mortalidad por cáncer de ovario entre los países europeos se ha reducido desde los años 90, en los que había una tasa de 3,6 decesos por 100.000 mujeres en Portugal y de 9,3 en Dinamarca. Esto se debe a un uso más uniforme de anticonceptivos orales en el continente, así como a distintos factores reproductivos como el número de hijos que tiene cada mujer. Sin embargo, aún hay diferencias significativas entre países como Reino Unido, Suecia y Dinamarca, en los que las mujeres empezaron a tomar antes estos anticonceptivos, allá por los años 60, y los países del Este de Europa y algunos occidentales como España, Italia y Grecia, en los que los anticonceptivos orales se comenzaron a utilizar mucho más tarde y su uso está menos extendido».

Esta ‘tradición’ en el uso de anticonceptivos orales también explica por qué la disminución de la mortalidad por cáncer de ovario ha sido incluso más acusada en Estados Unidos –de 5,76 decesos por 100.000 mujeres en 2002 a 4,85 en 2012, siendo la reducción de un 16%– que en la UE. Como apuntan los autores, «los distintos patrones en Europa también ayudan a entender la diferencia en la magnitud de la reducción entre Estados Unidos y la UE, pues la mayoría de mujeres estadounidenses comenzaron a tomar los anticonceptivos amucho antes».

¿A contracorriente?

Y, exactamente, ¿cuál ha sido la evolución de la mortalidad por el tumor en España, en el que la tasa solo inició su descenso a partir de la mitad de los años 90 por el uso de los anticonceptivos orales? Pues la reducción entre los años 2002 –con una tasa de 4,16 decesos por 100.000 mujeres– y 2012 –3,69– se estableció en un 11,3% –frente al 10% en el conjunto de la UE–. Además, el índice de mortalidad por este tipo de cáncer sigue siendo muy inferior al observado en los países del norte y centro de Europa –de hasta 5-7 fallecimientos por 100.000 mujeres en 2012.

La mala noticia es que España es el único país de la UE en el que no se mantendrá la tendencia descendente. Y es que según el estudio, la tasa de fallecimientos por cáncer de ovario se incrementará, si bien muy ligeramente –de 3,69 muertes por 100.000 mujeres a 3,9–, en los próximos años.

Como concluye Carlo La Vecchia, «la previsión de un aumento en España posiblemente obedezca al hecho de que las mujeres en la mediana o la tercera edad son ahora menos proclives a usar anticonceptivos orales que cuando eran jóvenes».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios