ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

La enfermedad de Crohn podría ser en realidad dos patologías ‘distintas’

Identificar cuál de los dos subtipos de enfermedad de Crohn presenta un paciente permitirá seleccionar el tratamiento más adecuado para cada caso

Biopsia del colon de un paciente con enfermedad de Crohn
Biopsia del colon de un paciente con enfermedad de Crohn - WIKIMEDIA

Las enfermedades autoinmunes son aquellas en las que el propio sistema inmunitario ataca a los órganos del paciente. Es el caso de la enfermedad de Crohn, en la que los afectados padecen úlceras o fístulas en el tracto digestivo, sobre todo en el intestino delgado. Una enfermedad recurrente –esto es, que cursa en forma de ‘brotes’– que afecta a cerca de 45.000 españoles y que, además de tener un carácter crónico, resulta muy difícil de tratar. Y es que la gravedad de los síntomas varía, y mucho, entre los afectados. De hecho, los tratamientos con fármacos inmunosupresores no acaban de funcionar en la mayoría de los pacientes, en los que la enfermedad obstruye el intestino y debe recurrirse a la cirugía. Y estas diferencias en la eficacia terapéutica, ¿a qué obedecen? Pues, simplemente, a que según muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE.UU.), parecen existir dos subtipos diferentes de enfermedad de Crohn.

Como explica Shehzad Z. Sheikh, director de esta investigación publicada en la revista «Gut», «el enfoque ‘un tratamiento vale para todos’ parece que no está funcionando en los pacientes con Crohn. Es muy posible que esto suceda porque únicamente un pequeño subgrupo de pacientes tenga el tipo de enfermedad que responde a la terapia convencional y en el resto de casos no estemos realmente actuando sobre las dianas correctas».

¿Dos enfermedades?

Para llevar a cabo el estudio, los autores analizaron los patrones de expresión genética en muestras aparentemente sanas de colon de 21 pacientes adultos con enfermedad de Crohn ya sometidos a cirugía. Y asimismo, compararon los patrones con los observados en muestras tomadas de personas que no tenían la enfermedad.

Los resultados mostraron que los pacientes con enfermedad de Crohn podrían dividirse en dos subtipos según sus patrones de expresión génica. Como indica Terry Furey, co-autor de la investigación, «si bien observamos diferencias en las muestras en función de que pertenecieran a pacientes con Crohn o a individuos sanos, las mayores diferencias a nivel molecular se encontraron entre los dos subtipos de pacientes con la enfermedad».

Un resultado que, en opinión de Jeremy Simon, co-autor del estudio, «resulta ciertamente sorprendente. La mayoría de los genes que eran diferentes en los dos subtipos de Crohn eran marcadores que permitían diferenciar al colon del íleon. Y eso que todas las muestras o biopsias provenían del colon».

El objetivo será evaluar qué subtipo de Crohn tiene un paciente y seleccionar la terapia más adecuada para cada casoShehzad Sheikh

Concretamente, el primer subtipo de expresión génica era más propio del que se observa en el tejido de un colon sano, mientras que el segundo era el típico del tejido de un íleon –el último tramo del intestino delgado y, por lo general, la primera zona que se ve afectada en la enfermedad de Crohn– normal. Y llegados a este punto, ¿cómo se explican estas diferencias en la expresión de los genes de uno y otro subtipo? Pues porque, como mostró el análisis de los patrones epigenéticos –esto es, las alteraciones que, si bien no alteran la secuencia de ADN, modifican la forma en la que se expresan los genes contenidos en este ADN–, la programación de las células afectadas en uno y otro subtipo eran distintas.

Pero, dado que los pacientes de los que se obtuvieron las muestras ya habían sido sometidos a tratamiento e, incluso, a cirugía, ¿no es posible que estas terapias hubieran alterado estos patrones de expresión génica hasta el punto en que los tornaran distintos? Pues para evitar esta posibilidad, los autores analizaron los datos de expresión génica de 201 niños con Crohn que aún no habían recibido ningún tratamiento. Y si bien en este caso las biopsias procedían del íleon, la presencia de los dos subtipos diferenciados de la enfermedad resultó de nuevo muy evidente.

En consecuencia, como apunta Shehzad Sheikh, «los resultados sugieren que estos programas moleculares de los subtipos de enfermedad de Crohn son independientes de la edad del paciente o de los tratamientos recibidos».

Abordaje más adecuado

En definitiva, el nuevo estudio sugiere que existen dos subtipos diferentes de enfermedad de Crohn. Y asimismo, que el curso la enfermedad es diferente según el subtipo. Por ejemplo, en el ‘subtipo de colon’ hay un mayor grado de inflamación intestinal visible en la colonoscopia, mayor afectación rectal y un grado de inflamación en el colon lo suficientemente grave como para requerir cirugía –colectomía o extirpación quirúrgica total o parcial del colon.

Los autores esperan que el nuevo hallazgo permita diseñar pruebas diagnósticas que, ya sea a partir de las biopsias tomadas de forma rutinaria en las colonoscopias o de los análisis sanguíneos, permitan identificar qué subtipo presenta cada paciente para, así, elegir el tratamiento más adecuado.

Como concluye Shehzad Sheikh, «esperamos que un día podamos evaluar qué subtipo de enfermedad de Crohn tiene un paciente y, en consecuencia, poder determinar qué tratamiento funcionará mejor en cada caso. El objetivo es encontrar la mejor estrategia terapéutica para cada afectado de una forma tan rápida y eficiente como sea posible».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios