VACUNAS

Confirmado: la vacuna de la gripe en el embarazo no aumenta el riesgo de autismo del futuro hijo

Ni la infección por la gripe durante el embarazo ni la vacunación prenatal frente al virus incrementan la probabilidad de desarrollo de un TEA en la infancia

La vacuna de la gripe en el embarazo inmuniza tanto a la madre como al bebé
La vacuna de la gripe en el embarazo inmuniza tanto a la madre como al bebé - ARCHIVO

Con la llegada del frío, y como cada año, las consejerías de Sanidad de las diferentes Comunidades Autónomas han puesto en marcha sus campañas de vacunación frente a la gripe. Una vacuna que el pasado año recibieron hasta 4,7 millones de personas en nuestro país y que está especialmente indicada en los mayores, las personas con enfermedades crónicas y el personal sanitario. Y asimismo, en las mujeres embarazadas, que gracias a esta inmunización protegen frente al virus, además de a sí mismas, a sus futuros bebés. Y esta vacunación durante la gestación, ¿es realmente segura? Pues sí. Además, y como confirma, una vez más, un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico Kaiser Permanente en Oakland (EE.UU.), no se asocia a un mayor riesgo de desarrollo de trastornos del espectro autista (TEA) para los futuros niños.

Como explica Ousseny Zerbo, director de esta investigación publicada en la revista «JAMA Pediatrics», «nuestros resultados muestran la ausencia de una asociación entre el riesgo de TEA y la infección por la gripe durante el embarazo o la vacunación frente a la gripe durante el segundo o tercer trimestre de gestación».

Inmunización por duplicado

La vacunación frente a la gripe de las gestantes conlleva una reducción del 70% en los casos de gripe y del 80% en el número de hospitalizaciones por la infección en bebés menores de 6 meses. Un aspecto muy a tener en cuenta dado que los niños no pueden ser inmunizados hasta alcanzar la edad de seis años. Por tanto, esta vacunación es muy eficaz. Y asimismo, muy segura, por mucho que haya personas que se empeñen en relacionar las vacunas, incluida la de la gripe, con el autismo sin ninguna base científica.

Para llevar a cabo el nuevo estudio, diseñado para analizar la posible relación entre la vacuna de la gripe y los TEA, los autores evaluaron a 196.929 niños nacidos entre los años 2000 y 2010, 45.231 de los cuales habían sido inmunizados cuando aún se encontraban en el vientre de sus madres.

No hay asociación entre el riesgo de TEA y la gripe en el embarazo o la vacunación frente al virus en el segundo o tercer trimestre de gestaciónOusseny Zerbo

Los resultados mostraron que cerca de 1.400 del total de las gestantes acabaron padeciendo la gripe. Y asimismo, que únicamente 3.101 de los niños –o lo que es lo mismo, el 1,6% del total– acabaron siendo diagnosticados de un TEA. Por tanto, y según concluyen los autores, no puede establecerse una asociación entre la vacunación frente a la gripe y un riesgo incrementado de autismo en niños. O cuando menos, no cuando la inmunización se lleva a cabo durante el segundo o tercer trimestre de gestación.

Tampoco en el primer trimestre

Entonces, ¿qué sucede si la gestante recibe la vacuna cuando aún está en el primer trimestre de embarazo? ¿Hay un mayor riesgo de autismo para su descendiente? Pues no. Es cierto que, en un inicio, los resultados parecieron mostrar un ligero incremento de la probabilidad de padecer un TEA asociado a la inmunización prenatal. Un resultado que finalmente no fue tal una vez se llevó a cabo el necesario ajuste de los distintos factores contemplados en el estudio.

Como refiere Ousseny Zerbo, «nuestros hallazgos sugirieron un aumento del riesgo de TEA en los niños cuyas madres recibieron la vacuna frente a la gripe en los primeros meses de gestación, pero esta asociación no tuvo finalmente ninguna significación tras realizar la corrección estadística para múltiples componentes».

En definitiva, la vacuna de la gripe es segura en todos los meses de embarazo. Lo cual no quita que, a tenor de los nuevos resultados, no deba investigarse más profusamente su seguridad durante los primeros tres meses de gestación.

Como concluye el director de la investigación, «en ningún caso decimos que deba cambiarse la práctica clínica o las estrategias de vacunación. Solo creemos que deben realizarse más estudios para evaluar cualquier asociación potencial entre la vacunación frente a la gripe en el primer trimestre de embarazo y el autismo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios