Carrera solidaria con el cáncer de mama en Ciudad Real
Carrera solidaria con el cáncer de mama en Ciudad Real - EFE

Los oncólogos critican que los costes de los tratamientos del cáncer se están disparando

Tabernero, jefe de servicio de oncología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, ha subrayado que cada avance permite ofrecer mejores opciones a los pacientes

MADRIDActualizado:

Oncólogos europeos han denunciado este lunes que los costes del tratamiento contra el cáncer «se están disparando» y han pedido medidas que permitan llegar a un acuerdo sobre los precios para facilitar el acceso de todos los pacientes sin poner en riesgo la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

Así lo ha explicado este lunes el presidente electo del Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médico (ESMO), el doctor Josep Tabernero, en rueda de prensa, en la que ha hecho un balance de las principales novedades que se han presentado en el congreso desde el pasado viernes, y que van a cambiar la práctica clínica en tumores como mama, colón, vejiga, riñón, pulmón y melanoma.

El acceso equitativo de todos los enfermos de cáncer a las novedades terapéuticas en igualdad de condiciones en toda Europa ha sido uno de los asuntos prioritarios que se han abordado en el Congreso de ESMO 2017, que concluye mañana.

La cita, que ha reunido a casi 24.000 especialistas de 130 países, se salda con un espaldarazo a la inmunoterapia en un abanico cada vez más amplio de tumores, como es el caso de enfermedades tan complejas como el cáncer de pulmón, en el que cada vez se está avanzando más en controlarlo con los fármacos que refuerzan el sistema inmune.

Tabernero, jefe de servicio de oncología Médica del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, ha subrayado que cada avance contra el cáncer, como la inmunoterapia o las terapias personalizadas, permite ofrecer mejores opciones a los pacientes, pero al mismo tiempo nos enfrenta a un aumento del precio de las terapias.

Los costes del tratamiento del cáncer «se están disparando y este es un debate internacional», ha asegurado el doctor Tabernero, quien ha explicado que ESMO tiene un grupo de trabajo que está analizando nuevos modelos de reembolso (el precio que pagan los sistemas sanitarios por un fármaco tras negociarlo con los laboratorios). Ese precio —ha precisado— debe estar basado en la eficacia del medicamento en un tumor determinado y debe también estar adaptado a la economía y geografía de cada país.

Los oncólogos europeos también defienden la introducción de los biosimilares (medicamento biológico similar), que según el doctor Tabernero, «sí están bien desarrollados serán un factor clave para la sosteniblidad de los sistemas de salud y para facilitar el acceso a todos los pacientes».

También el doctor Miguel Martín, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y «local officer» de la reunión, ha advertido de que el gasto en tratamientos oncológicos «en algún punto será inabordable», por lo que «habrá que llegar a algún tipo de consenso o regulación para ver qué es lo que somos capaces de pagar».

Tras reconocer que en España el acceso no es homogéneo, este oncólogo ha asegurado que más que una negativa a financiar un determinado fármaco, lo que se produce es «el uso de una serie de trampas para retrasar la aprobación en determinadas autonomías», que son las que tienen que hacerse cargo de los costes. No obstante, ha considerado que la demora en financiar un medicamento en España «no es escandalosa», y ha resaltado que estamos «mucho mejor que otros países con un PIB más alto».

El doctor Martín, jefe de servicio de oncología médica del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha señalado que junto a los avances «casi revolucionarios» que se han conocido en este congreso, hay también avances pequeños con los que hay que contar «porque todo ayuda».

Uno de los trabajos más destacados de los que se han presentado ha sido fruto de la cooperación internacional y ha contado con la participación de más de 12.000 pacientes con cáncer de colon en estadio III de los cinco continentes.

El trabajo ha demostrado que se puede reducir el tratamiento adyuvante (después de la cirugía) con quimioterapia de seis a tres meses con una disminución muy importante de los efectos adversos tóxicos que afectan a la calidad de vida sin reducir la eficacia, ha señalado el doctor Andrés Cervantes, director del Comité Educativo de ESMO.

Se trata de un «estudio académico puro» de grupos independientes de la industria, según ha resaltado el doctor Martín, quien ha explicado que «actualmente» este tipo de investigaciones «son muy difíciles de hacer y en España imposible porque no tienen apoyo institucional», a pesar de la relevancia que tienen, por lo que ha hecho un llamamiento a las autoridades para que los apoyen.