La mujer que humilló a su prometido por comprarle un anillo demasiado «barato»

Encuentra el ticket de compra de su anillo de compromiso, valorado en 1.800 euros, y lo comparte en Internet

Actualizado:

Todavía quedan muchas parejas de enamorados que respetan la tradición de la pedida. Algunos incluso buscan un entorno y un momento especiales para ese momento, en el que formalizan su promesa de llegar al matrimonio. Todo queda sellado con un anillo, el que el hombre coloca en el dedo de la mujer. Se trata de un símbolo de amor, fidelidad y compromiso, en el que se supone que lo de menos es la propia joya... pero no todo el mundo está de acuerdo. Hay quien cree que es una ocasión lo suficientemente especial como para rascarse el bolsillo.

El blog Little Things nos cuenta la historia de una mujer que piensa de ese modo, un caso que se ha hecho viral en los últimos días. Tras recibir el correspondiente anillo y dar el sí a su futuro esposo, la joven decidió compartir su frustración en «MumsNet», una página web para padres. El controvertido mensaje ya ha sido eliminado, pero algunas capturas de pantalla han facilitado que los internautas lo recuperen y lo difundan a través de las redes sociales.

«Me pidió matrimonio y me ofreció el anillo que había escogido, un diamante solitario en oro blanco. Estaba feliz y emocionada por aceptar, pero decepcionada al ver el anillo. La primera palabra que me vino a la mente fue 'pequeño'», explica la mujer, que adjuntó a su mensaje una fotografía del ticket de compra. El documento muestra que el anillo tenía un precio de 1.800 euros. «Su sueldo es de seis cifras y habitualmente es muy generoso... pero gastó en el anillo mucho menos de lo que habría imaginado que gastaría en una joya con tanto significado», añade.

«Él estará decepcionado conmigo por discutir sobre esto, porque a sus ojos no hay nada de malo en el anillo, en lugar de preocuparse porque yo no estoy satisfecha. Alguien de su trabajo le ha dicho que si me preocupaba tanto el anillo, no era la adecuada», continúa la mujer, «pero es algo que voy a usar a diario, algo especial, quería que me encantase y no es así. ¿Alguien se ha visto en esta situación?». Las respuestas a la pregunta no fueron precisamente manifestaciones de comprensión con la protagonista.

La mayor parte de los usuarios de la web prefirieron echarle en cara su superficialidad, considerando cruel y humillante que publicase en la red el ticket de compra. «Si hubieses dicho que no te gustaba el estilo empatizaría contigo. Pero si simplemente no es suficientemente grande y ostentoso... parece que tienes más interés en presumir de anillo que en tu futuro esposo», dice uno de los comentarios. Muchos otros fueron más allá y aplaudieron el comentario del compañero de trabajo: «si tanto te preocupa el anillo, no eres la adecuada».