La entrañable historia del perro perdido que se convirtió en héroe

Regresa a casa con una nota que desvela su hazaña y su historia se hace viral

Actualizado:

Quien tiene o ha tenido perro sabe lo mal que se pasa cuando el animal se extravía. La preocupación al no dar con él después de horas de búsqueda, la incertidumbre por no saber si alguien se lo ha llevado, el agobio por temer que pueda haber sufrido algún daño... El sufrimiento sólo es comparable al alivio que se siente si el can acaba apareciendo sano y salvo. Lo que no es habitual es que regrese a casa con una nota colgada del collar, una nota que explica que se ha convertido en héroe. Eso es lo que le ha pasado a Louie.

El blog The Dodo recoge la historia de este perro pastor, un 'abuelo' de 12 años que vive en Nueva Zelanda. Sus dueños, la familia Diver, pasaron unas horas terribles cuando se perdió. Temían que a su edad, ya con los reflejos mermados, pudiese sufrir algún daño vagando por lugares desconocidos para él. Lo cierto es que Louie apenas se ausentó durante una tarde, pero su retorno tampoco fue del todo tranquilizador. Los Diver lo encontraron derrotado al pie de un arbusto, como si hubiese sufrido un colapso.

¿Qué le había pasado? ¿Tal vez alguien le había hecho daño? Nada más lejos de la realidad. Una nota colgada del collar del perro explicaba qué había estado haciendo durante su ausencia. «Louie es un héroe. Me condujo hasta Maddy, que estaba atrapada bajo una pila de ramas. Gracias, Rob», decía el texto. Los Diver sabían quién firmaba la carta: se trataba de un vecino de la zona y, como ellos mismos, granjero. Maddy es su perrita; y al parecer, Louie le había salvado la vida.

Agradecida, la familia del héroe decidió hacer una visita a Rob para conocer más detalles sobre lo ocurrido. El granjero no podía encontrar a su perrita tras regresar de la ciudad, pero sí estaba allí Louie, que insistía en hacerle gestos para que le siguiese. Aunque al principio no le dio importancia, la insistencia del can acabó surtiendo efecto. Guió a Rob hasta el lugar en el que Maddy había quedado atrapada, «y sabía perfectamente qué estaba haciendo», en palabras del vecino.

Colaborador hasta el final, Louie también ayudó a retirar las ramas para rescatar a la perrita, completamente encerrada. «Después le di un montón de galletas caninas como agradecimiento y, sabiendo que tendría problemas por llegar tarde a casa, pensé que podía escribir una nota para explicar su ausencia», confirmó Rob. No es la primera vez que vemos al mejor amigo del hombre acudir al rescate de otro animal: recuerda la historia del perro que se lanzó al agua para salvar una cría de ciervo.