Youtube

Caviar, pijama y hasta un baño en pleno vuelo: así es un viaje en primera clase de 18.000 euros

El youtuber Casey Neistat había comprado un billete turista, pero le ascendieron y decidió grabar su experiencia

Casey Neistat muestra una fuente de aperitivos
Casey Neistat muestra una fuente de aperitivos - Youtube
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El youtuber Casey Neistat tenía que volar de Dubai a Nueva York con la compañía Emirates cuando le dieron la buena noticia de que le ascendían a primera clase. Una experiencia que él mismo ha descrito como «uno de los mejores días de su vida».

Neistat, que además de youtuber, es productor y director de cine, decidió grabar su viaje de 14 horas para mostrar todos los lujos de los que se disfruta en un vuelo como este de primera clase, cuyo precio alcanza los 21.000 dólares (unos 18.000 euros). El vídeo publicado en Youtube ha superado los 12 millones de reproducciones en menos de tres días.

El cineasta comienza grabando la puerta automática que cierra su cabina completamente privada, que cuenta con todo tipo de obsequios, desde una fuente de aperitivos, pasando por una selección de cremas y hasta un kit de escritura.

Entre las modernidades de este vuelo en primera clase también se encuentra una televisión enorme y una tableta para que las 14 horas de vuelo no se hagan tan largas. Además, las ventanillas con las que cuenta su habitáculo se pueden cerrar presionando un botón.

La comida tampoco baja las expectativas. Además de un mueble bar desplegable, el cliente cuenta con una carta para ordenar lo que sea en el momento que le apetezca. Neistat aprovechó la ocasión y pidió una selección de caviar.

Las azafatas le entregaron una bolsa con todo tipo de objetos para que se sientieran como en casa, desde un pijama, zapatillas de estar en casa hasta un antifaz. Además, el sillón se podía transformar en una cama. Como señala en el vídeo Neistat, las azafatas se enfadaron con él porque él mismo se estuviera haciendo la cama y una de ellas la terminó.

Y para terminar bien el viaje, los afortunados que viajan en primera clase también pueden disfrutar de un baño en pleno vuelo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios